Cita: La existencia de Dios a partir de la verdad

Gordon H. Clark

“La verdad, argumentaba [Gordon H. Clark], debe existir. Esto es, el Escepticismo es falso. Inclúso negar la existencia de la verdad (esto es, decir que es “verdad” que no hay verdad) es afirmar que la verdad existe y debe existir. Es más, no es posible que la verdad cambie. Aquello que cambia, por definición, no puede ser verdad. Negar la eternidad de la verdad (esto es, decir que es “verdad” que la verdad no es eterna o que algún día perecerá) es afirmar su naturaleza eterna. Y debido a que la verdad solo puede existir en forma de proposiciones, debe, entonces, ser mental (esto es, al ser [la verdad] proposicional, solo puede existir en la mente). Pero sabiendo que la mente del hombre no es eterna ni inmutable, debe haber una mente superior a la mente del hombre que sea eterna e inmutable: la mente de Dios. Dios, como la Escritura testifica, y la Confesión de Fe de Westminster (1:4), es “en Sí mismo verdad”. Por lo tanto, si el hombre conoce alguna verdad, también, entonces, conoce algo de Dios, porque Dios se lo ha revelado.” Sigue leyendo

Anuncios

Presuposiciones filosóficas

Aquellos que creen que no tienen ninguna presuposición filosófica cuando se acercan a la Escritura simplemente están inconscientes de ellas y son fácilmente engañados por ellas.

Aquellos que nacimos en occidente en el siglo veinte hemos crecido en una cultura cuya forma de ver al mundo que ha sido moldeada por numerosas líneas de pensamiento filosófico (Por supuesto, muchas líneas de pensamiento filosófico también han influenciado a los que nacieron en oriente). No podemos simplemente cambiar el hecho de que vivimos después de Descartes y Hume, después de Kant y Hegel, después de Marx y Nietzsche, y después de Rorty y Derrida. El mundo intelectual en el que vivimos ha sido afectado de muchas maneras, no sólo por el racionalismo y el empiricismo, sino también por el pragmatismo, el naturalismo, el existencialismo y el relativismo. Vivimos en una era en la que la segura arrogancia del modernismo está gradualmente cediendo a la arrogancia escéptica del postmodernismo. Todas aquellas filosofías afectan la forma en la que pensamos acerca de Dios, el hombre, el lenguaje, la revelación, la historia, la ciencia, la ética, la política, y más. Aunque no podemos pretender que esas líneas de pensamiento no han sido parte del aire filosófico que respiramos, podemos hacer el esfuerzo de volvernos auto-conscientes de las formas en que ellas nos influencian y afectan. Sólo entonces seremos capaces de detectar esas influencias en nuestro pensamiento y examinarlas críticamente.

Keith Mathison. From Age to Age: The Unfolding of Biblical Eschatology. P & R Publishing, 2009. P. 6-7.

R. C. Sproul sobre la Pena de Muerte

R. C. Sproul

R. C. Sproul

Estoy convencido que todo el sistema de justicia criminal tiene una seria necesidad de reforma y reestructuración debido a su ineficacia y muchas injusticias. Los cristianos están divididos acerca del tema de la pena de muerte. Primero, hay una pregunta básica acerca de si la pena capital es algo bueno o malo. Me parece que la opinión de la mayoría de los cristianos a través de la historia es que la pena de muerte es algo bueno. Esta opinión ha sido tomada, no porque los cristianos sean particularmente sedientos de sangre, sino porque los cristianos leen la Escritura.

Sigue leyendo

Cita: Clark (y Calvino) sobre la Fe Salvífica.

Gordon H. Clark

Fe salvadora como asentimiento, verdad como proposiciones (no existe otro tipo de verdad), la inerrancia de la Escritura, con el sincero rechazo de todo irracionalismo, son partes integrantes de un único sistema.

En uno u otro de estos puntos, consideremos nuevamente a Calvino.

Sigue leyendo

Cita: Gordon H. Clark sobre el anti intelectualismo

Gordon H. Clark

Desde el punto de vista del Calvinismo, el anti intelectualismo – un menosprecio de los credos, una perspectiva esencialmente emocional o la confianza en alguna experiencia bíblica indescriptible – es por mucho un error más peligroso en la religión que una ilustración infeliz la predicación popular. Puede parecer pio el minimizar el creer en un credo y exaltar la fe en una persona, pero la implicación es que esto hace que la diferencias entre lo que los hombre creen sean pequeñas o nulas. La religión – me niego a decir el Cristianismo – se vuelve no doctrinal.

Sigue leyendo

Cita: Robert L. Reymond sobre la Libre Oferta del Evangelio

Dr. Robert L. Reymond

Dr. Robert L. Reymond

Algunos teólogos reformados enseñan que Dios puede y desea honestamente, espera ardientemente que suceda, y de hecho trabaja para efectuar cosas que el decretó que nunca sucedieran. Basando sus conclusiones en Deuteronomio 5:29, Ezequiel 18:23, 32; 33:11, Mateo 23:37 y 2 Pedro 3:9, John Murray afirma en “The Free Offer of the Gospel” [La Libre Oferta del Evangelio], Collected Writings of John Murray (Edinburgh: Banner of Truth, 1982), que Dios se representa como “deseando honestamente el cumplimiento de algo que en el ejercicio de su voluntad soberada de hecho no ha decretado que aconteciera”, que Él “expresa un ardiente deseo por el cumplimiento de ciertas cosas que en su inescrutable consejo no decretó que pasaran”, que Él “desea… el cumplimiento de lo que Él no deseó decretivamente”, que Cristo “deseaba el favor de su salvadora y protectora gracia sobre no el Padre ni Él decretaron salvar y proteger”, que “Dios no desea que ningún hombre peresca. Su deseo es todos entren a la vida eterna por medio del arrepentimiento” y finalmente, que “hay en Dios una benevolente bondad hacia el arrepentimiento y salvación incluso de aquellos que Él no decretó salvar” (4:119, 130, 131-132). Sigue leyendo

Cita: Calvino sobre el conocimiento de Dios y de nosotros mismos.

Juan Calvino

Juan Calvino

Casi toda la suma de nuestra sabiduría, que de veras se deba tener por verdadera y sólida sabiduría, consiste en dos puntos: a saber, en el conocimiento que el hombre debe tener de Dios, y en el conocimiento que debe tener de sí mismo.

Mas como estos dos conocimientos están muy unidos y enlazados entre sí, no es cosa fácil distinguir cuál precede y origina al otro, pues en primer lugar, nadie se puede contemplar a sí mismo sin que al momento se sienta impulsado a la consideración de Dios, en el cual vive y se mueve; porque no hay quien dude que los dones, en los que toda nuestra dignidad consiste, no sean en manera alguna nuestros. Y aún más el mismo, ser que tenemos y lo que somos no consiste en otra cosa sino en subsistir y estar apoyados en Dios. Sigue leyendo