Evangelismo y Fe Reformada: El Método del Evangelismo Reformado

En la serie “Evangelismo y Fe Reformada” ya definimos lo que es el evangelismo, la fe reformada y hablamos de cual debe ser el mensaje del evangelismo.

En esta ocasión hablaremos de las diferencias entre los métodos de evangelismo hoy comparados con el evangelismo que la Palabra nos enseña. El resumen de esta entrega es que el evangelismo sólo puede ser fructífero cuando se depende del Espíritu Santo y de predica Su Palabra.

El método del evangelismo reformado

Rev. David J. Engelsma

Así como tiene un mensaje para el evangelismo, la fe reformada tiene un método para hacer evangelismo: el método bíblico de enseñar y predicar. El método correcto y efectivo de evangelismo está prescrito en la Escritura. Una iglesia no puede inventar su mensaje tampoco puede inventar su propio método. Ella está restringida por los mandamientos de la Biblia. Cristo determinó el método en Lucas 24.47, cuando dijo a sus discípulos: “que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones.” De acuerdo a Marcos 16.15, el Señor le dio a su iglesia esta comisión en esas palabras, id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. A este método, y sólo a este método, le es añadida la promesa se que habrán frutos en aquellos que crean y sean salvos (v.16). Este es el diseño del ministerio de los apóstoles, puesto en obra por Pablo en el primer versículo de 1 Corintios 2:1 “Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría.”

El método de evangelismo no es música estridente; show de títeres; testimonios de celebridades; actuaciones artísticas; o producciones dramáticas. Tampoco lo es la elocuencia, carisma, personalidad dinámica, rimbombancia, persuasión ni las seductoras palabras del evangelista. Jesús es deshonrado hoy por el rock evangélico, por las orgullosas estrellas de Hollywood y atletas, que profanan el Sabbath, que son usados para promover el evangelio. Jesús lo es todo pero se pierde detrás del nombre de los grandes nombres de los presentadores cristianos que dicen predicarlo. No nos sorprende mucho que continuamente se demuestre que esos espectáculos evangelísticos son planes para hacer dinero y el enriquecimiento de los evangelistas y sus familias. Ellos son los que falsifican el evangelio (2 Cor. 2.17), aquellos que hacen mercadería de la Iglesia a través de la codicia (2 Pe. 2.3).

A Dios le plugo llamar a Su pueblo para salvación por la locura de la predicación (1 Cor. 1.21). La predicación es el anunciamiento del evangelio por un hombre (aquí uso el género masculino deliberadamente) llamado y enviado por Cristo a través de la Iglesia; es su oficial y autoritativa proclamación. En Lucas 24 Jesús envió a los apóstoles; Él los envió “en su nombre” (v.47). Romanos 10.15 establece la norma cuando pregunta “¿Y cómo predicarán si no fueren enviados?” Ya no existen evangelistas en el sentido del Nuevo Testamento. Aquel oficio fue temporal, como el oficio apostólico. El evangelismo es, hoy, hecho por ministros ordenados apartados para el trabajo de ir con el evangelio a aquellos que están fuera de la iglesia establecida: nuestros misioneros. La razón para ellos es que Cristo mismo reúne la Iglesia. Él ha revelado en la Escritura que Él hace su trabajo a través de la predicación de la Palabra de Dios, cuya predicación pertenece a los oficiales de la Iglesia.

El evangelismo, o misiones, por lo tanto, es el trabajo de la Iglesia. Es la iglesia, la iglesia instituida, la que predica la Palabra. Este es el patrón bíblico: la congregación de Antioquía, en Siria, envió a Pablo y Barnabás a su primer viaje misionero y supervisó su trabajo (ref. Hechos 13.4; 14.26-27). El evangelismo no es para ser realizado por sociedades u organizaciones para-eclesiásticas. Ellas no tienen autoridad. Ellos no tienen poder – ellas no tienen el oficio de la predicación.

¿Pero no es verdad que todos los santos tienen la comisión de evangelizar? ¿No son todos los hijos de Dios misioneros? ¡Enfáticamente no! No es bíblico sostener que todo creyente puede y debe evangelizar. Esto es mantener que todos los santos pueden y deben predicar el evangelio. ¿En qué parte de la Escritura se da esta autoridad a todos los creyentes? ¿Dónde en las partes prácticas de las epístolas del Nuevo Testamento los cristianos tienen esta responsabilidad? La noción de que todo miembro de la iglesia es un misionero destruye la verdad fundamental del oficialato en la iglesia. Lo mas pernicioso de todo es el temerario acto de poner esta carga en los hombros de nuestros adolescentes quienes no deben estar enseñando sino que aprendiendo la Palabra de Dios.

Esto no quiere decir que los creyentes no deban testificar la verdad cuando tengan la oportunidad; ellos deben hacerlo – esto pertenece al oficio de los creyentes (1 Pe. 3.15). No nos olvidemos, sin embargo, que testificamos, no sólo con nuestras bocas, sino que también – y muy poderosamente – con nuestra conducta. Por nuestra buena conducta, otros pueden ser ganados para Cristo (Catecismo de Heidelberg, P.86).

Tampoco tenemos la intención, al negar que todo creyente es un evangelista, de excluir a todos los santos de la obra evangelística. ¿Cómo puede ser esto? El evangelismo es una obra de la iglesia; y los santos son la iglesia. Aunque el instrumento del evangelismo es el hombre llamado a ser misionero, es la iglesia, el cuerpo de los creyentes y sus hijos instituidos en los oficios de presbítero y diácono, que están haciendo esta obra a través de él. Así como el cuerpo habla por la boca (tú no dices “mi lengua está hablando” sino que “yo estoy hablando”), por lo tanto la congregación de los santos evangeliza a través del misionero. Las misiones nos son la obra de los misioneros, es la obra del pueblo de Dios.

Los santos son activos en esta labor de la iglesia. Ellos oran por la obra de misiones. Esta es la cooperación que Pablo pedía a los creyentes: “hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada” (2 Tes. 3:1). Ellos apoyaban la obra financieramente. Pablo alaba a los filipenses por ayudarlo en su necesidad material: “bien hicisteis en participar conmigo en mi tribulación” (Fil. 4:14).

No menor, el pueblo de Dios existe para vivir unos con otros en la iglesia de tal manera de que el Espíritu bendiga su testimonio fuera de la iglesia. Es sorprendente, en el libro de Hechos, que la iglesia creció y vivió en fe a la doctrina de los apóstoles, en un celoso culto a Dios y en paz unos con otros. Donde hay herejía, desinterés en las cosas espirituales, carnalidad, mundanalidad, inmoralidad, odio, discordia y división, no se puede esperar que el evangelismo prospere. Esto es así porque el Espíritu Santo no puede bendecir nuestra labor; y el evangelismo depende completamente del Espíritu de Cristo.

El poder del evangelismo es el Espíritu Santo. Él envía a los obreros a la mies; Él abre puertas; Él abre el corazón de hombres y mujeres para recibir la Palabra; Él une a los elegidos a Cristo, Él pone hombres en el cuerpo de Cristo como a Él le place. Existe una gran preocupación hoy en los métodos de evangelismo. El hombre trata de descubrir que hará efectivo al evangelismo. El peligro es, no sólo que ellos recurren a métodos que no son bíblicos, sino que ellos también recurren, en materia de misiones, a sus propios recursos – su propia sabiduría, sus propias fuerzas, sus propios inventos. El método del evangelismo es predicar a Jesús, a Jesús crucificado; y lo que lo hace efectivo es el Espíritu Santo. Esta es la profunda doctrina de Pablo en 1ª de Corintios 2. “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente” (v.14). “Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu” (v.10).

Cristo señaló el lugar indispensable del Espíritu Santo en las misiones cuando, inmediatamente después de haber dado a los apóstoles el deber de ir a predicar en Su Nombre, Él les dio las instrucciones: “He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto” (Luc. 24:49).

Debemos tener cuidado en no suponer que para un evangelismo efectivo necesitamos millones de dólares, grandes cadenas radiales, formatos de radio pegajosos, producciones televisivas profesionales o guapos y elocuentes predicadores. Una vez, dos hombres de países claramente incrédulos e inmorales, sólo con el evangelio de Cristo pusieron al mundo con los pies para arriba. Una vez, un oscuro monje en el interior de la barbarie alemana habló de la verdad – y dejó caer la Palabra de Dios sobre el mundo entero. El Espíritu Santo es el poder de las misiones. Debemos depender de Él. Debemos rogarle constantemente para que haga nuestro trabajo fructífero. Debemos conscientemente trabajar en su poder.

Anuncios

8 comentarios

  1. Interesante esto. La misiono es de la iglesia pero la funcion de ministro de la palabra es de unicamente el llamado por Dios. Preguntas>

    Se puede pedir a Dios el llamado para ser misionero?

    Como se recibe el llamado?

    Me gusta

    • tODOS ESTAMOS LLAMADOS A EVANGELIZAR: MARCOS 16:15 Y MATEO 28:19

      DEBES ACEPTAR EL LLAMADO. RELEE LOS TEXTOS QUE TE SEÑALE.

      CON GOZO, ORACION Y AYUNO

      BENDICIONESSS

      Me gusta

  2. El Rev. Engelsma dice en el texto que un misionero es un pastor que predica fuera de la iglesia establecida por lo que para poder ser misionero primero hay que querer ser pastor.

    El asunto del llamado es algo complejo. A veces entendemos el llamado como una experiencia casi milagrosa y queremos escuchar a Dios llamándonos. El llamado para ser un ministro debería ser un llamado de la Iglesia (Dios la utiliza) en respuesta de que ella ve en la persona que tiene los dones para cumplir con las labores que se necesitan…

    Hablamos más por ms ;)

    Bendiciones

    Me gusta

  3. Muy interesante aporte sobre el evangelismo. Sin embargo me siento inquietado por cómo debe ser entonces el proceder de un creyente, como individuo, con respecto a las personas que lo rodean; más que la familia, me refiero a los compañeros de estudio/trabajo, vecinos, etc. ¿Cómo comienza uno la tarea de evangelismo con estas personas? Obiamente la conducta es indispensable, pero ¿es necesario buscar una oportunidad para concreta y directamente confrontar a la persona con el evangelio, haciéndole saber que es pecador y que necesita arrepentirse y reconocer a Jesús como Señor de su vida para no morir en sus pecados? ¿O simplemente orar por esa persona? ¿invitarla a una reunión de la iglesia? ¿Cuál debe ser la actitud y el proceder al respecto?

    Me gusta

  4. Estimados Hnos: EXCELENTE EL TEMA Y EXCELENTE SU PAGINA WEB. Soy pastor de una Iglesia Reformada en Reñaca Bajo, Viña del Mar (Iglesia Cristiana Reñaca) somos una congregación pequeña, pero aferrada a la Fe Reformada.

    Deseo hacerles una OBSERVACION sobre el Link bajo el titulo LIBROS PARA MINISTERIO, es decir hablo sobre [editado] ¿SABÍAN USTEDES QUE SON UNA SECTA? ¿QUE ELLOS PROCLAMAN UN FALSO EVANGELIO? Todo bajo el mando de su “Gurú” Paul C.Jong.

    Creo que tener este link es perjudicial para su sitio Web. Ignoro si automaticamente aparece, pero lo sano SERÍA ELIMINARLO…

    Agradeciendo su atención y confiado que arreglaran este error.

    Rvdo. Fernando Corales A
    Iglesia Cristiana Reñaca
    Pers. Juridica 872.

    Me gusta

  5. Hola pastor : solo quiero hacer una pregunta general … es normal que un pastor reformado trate a una persona creyente por la gracia de Dios ; ” tarado” y que ademas me niegue la entrada a su iglesia donde el pastorea ? Me gustaria que me respondieras y pudieramos hablar sin caer en la murmuracion mi numero es el 95562449 … saludos pastor ..

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s