Revelación: Canonicidad.

sistematica.jpgEn esta entrega de la serie “Revelación” Buswell trabaja en el concepto de canonicidad. Concepto que muchas veces es utilizado para nombrar la lista de libros que componen la Biblia.

“La canonicidad de la Biblia es la cualidad o carácter de las Escrituras por el cual son nuestra regla de fe y vida, como la Palabra infalible de Dios. Así, canonicidad es equivalente a autoridad, la divina autoridad de las Escrituras” dice el autor en este artículo.

 

 

A. Definición

Será imposible dentro del compás de este capítulo dar una discusión adecuada a la historia del canon del Antiguo y del Nuevo Testamento. Tenemos que referir al estudiante a las grandes obras referentes al canon. Sugiero que empiece con la excelente obra del Dr. Harris La inspiración y la canonicidad, en la cual encontrará no sólo valiosa y auténtica instrucción sino también adecuadas referencias bibliográficas. Por ahora tengo que limitarme a discutir el significado de «canonicidad» y su lugar en nuestro sistema de doctrina.

La palabra «canon» literalmente significa «regla». Quería decir una vara por la cual las cosas se mantenían en orden físicamente.

Pero se usa metafóricamente en 2 Corintios 10.12-18 para indicar el gobierno de Dios para nuestro trabajo y la providencia de Dios en el mismo. Se usa también en Gálatas 6.14-16 para designar la «regla» del andar según la cruz de Cristo.

Aplicado a las Escrituras, la palabra «canon» se emplea por algunos escritores como equivalente de «una lista de libros». Sin embargo, esto es erróneo. Tales frases como «el canon de las Escrituras» o «la canonicidad de un libro» o «los sesenta y seis libros del canon» no designan meramente una lista de libros. La canonicidad de la Biblia es la cualidad o carácter de las Escrituras por el cual son nuestra regla de fe y vida, como la Palabra infalible de Dios. Así, canonicidad es equivalente a autoridad, la divina autoridad de las Escrituras.

Canonicidad no es sinónimo de inspiración, pero ambas áreas son precisamente coextensivas. Aquellos libros que son inspirados son canónicos y aquellos libros que son canónicos, son libros inspirados.

B. El reconocimiento de la canonicidad

La canonicidad no es idéntica al reconocimiento por la iglesia. Mantengo que los libros de la Biblia fueron canónicos cuando fueron escritos, en el verdadero sentido de la palabra, es decir, fueron la regla de Dios para nuestra fe y vida. Estos libros fueron reconocidos como canónicos en el momento de ser escritos por la porción particular de la iglesia de Dios a la cual fueron escritos. El reconocimiento por la iglesia en conjunto, en algunos casos, requería tiempo. En general los varios libros de la Biblia fueron reconocidos por el pueblo de Dios como la Palabra de Dios al ser leídos y estudiados.

En períodos y en grupos en que no se leen ni estudian las Escrituras (como por ejemplo: en comunidades católico-romanas en general), hay oscuridad en cuanto a la canonicidad de los libros apócrifos, ciertos libros no inspirados que circulaban entre el pueblo de Dios en el mundo antiguo. Donde hay diligente estudio bíblico y familiaridad con la Palabra de Dios entre la gente, hay claridad en la discusión entre los sesenta y seis libros y los libros religiosos canónicos.

Cuando Jerónimo tradujo la Biblia al idioma común del pueblo (la Vulgata), entendió bien la diferencia entre los sesenta y seis libros y los libros apócrifos. Estos últimos los puso a un lado, en un casillero aparte. En tiempo de la Reforma protestante la misma distinción fue reconocida por los líderes, creyentes en la Biblia y temerosos de Dios. En los comienzos del movimiento misionero moderno la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera, al publicar la Palabra de Dios para los paganos, hizo una distinción clara, omitiendo los libros apócrifos. Cuando y donde un grupo del pueblo de Dios estudia diligentemente las Escrituras, los libros canónicos serán reconocidos y los otros serán rechazados.

Frecuentemente se pregunta: ¿Cómo sabemos que estos libros son canónicos? Nada podía ser más falso que la respuesta dada por algunos personajes eclesiásticos al efecto de que los concilios de la iglesia han declarado que estos libros son autoritativos. En realidad, los primeros concilios de la iglesia no publicaron ninguna lista de libros. Había conocimiento común entre el pueblo del Señor en cuanto a cuáles libros tenían las características de canonicidad. No fue sino hasta fines del siglo IV que los concilios publicaron listas formales de los libros. Estas listas no fueron publicadas como decisiones autoritativas, sino como declaraciones de los libros que ya habían sido reconocidos por la comunidad cristiana.

C. No fue decisión de los concilios

En mis días universitarios, un buen profesor, quien debía haber estado mejor informado, nos dijo a los estudiantes: «La lista de libros en el Antiguo Testamento fue determinada por un concilio de rabinos en Jamnia, y la lista de libros en el Nuevo Testamento fue determinada por un concilio de obispos en Nicea». El buen hombre meramente repitió un refrán. No tenemos ningún informe de decisiones oficiales del concilio de rabinos en Jamnia en cuanto a una lista de libros. Sabemos que los rabinos en Jamnia gozaban de influencia y que a veces conferenciaban juntos; pero la historia no nos presenta nada parecido a una decisión autoritativa sobre el canon por un concilio de rabinos. Antes de Cristo los creyentes judíos sabían cuáles libros eran inspirados, y la lista era un asunto de conocimiento común.

El concilio de Nicea no tomó acción alguna en cuanto a una lista de libros del Nuevo Testamento. Basados en la autoridad de los libros que todos sabían eran la Palabra de Dios, determinaron la definición de la gran doctrina de la Trinidad, la que descansa en el hecho de la deidad perfecta de Jesucristo.

D. Libros «perdidos», apócrifos

No hace muchos años un editor publicó un tomo intitulado The Lost Books of the Bible [Los libros perdidos de la Biblia]. Se anunció la obra con cuadros llamativos y preguntas provocativas, tales como: «¿Por qué los obispos ocultaron estos libros? ¿Por qué estos libros no fueron incluidos en el canon sagrado?» Este fue uno de los fraudes religiosos más deshonrosos de los últimos tiempos. Todo el contenido publicado como «los libros perdidos de la Biblia» había ya existido en un tomo en inglés por más de doscientos años. Ninguno de los libros se había perdido. Ninguno de se había ocultado. Los eruditos bíblicos siempre supieron de estos libros. No fueron conocidos por el público cristiano en general sencillamente porque no eran de bastante interés o importancia.

Los libros apócrifos del Antiguo Testamento se pueden encontrar en cualquier Biblia católico-romana. Los protestantes debieran tener copias para información propia. Hay una gran obra en dos tomos editada por el profesor Charles llamada The Apocrypha and Pseudopigrapha of the Old Testament [Los libros apócrifos y pseudopígrafos del Antiguo Testamento], que incluye no sólo los libros apócrifos de la Biblia católico-romana sino un número considerable de otros escritos religiosos relacionados más o menos con el Antiguo Testamento o el tiempo entre los testamentos.

La mejor edición de los libros apócrifos del Nuevo Testamento es  la que editó M.R. James, Oxford Press, 1921. En su prefacio James dice: «Todavía se puede oír a algunas personas decir: «Después de todo, estos evangelios y hechos apócrifos, como ustedes lo llaman, son tan interesantes como los antiguos. Pero sólo por accidente o por capricho no fueron puestos en el Nuevo Testamento». La mejor respuesta a esta frívola opinión ha sido siempre, y sigue siendo, producir los escritos y dejarlos que digan su propia historia. Muy pronto se verá que no hay más cuestión de que alguien no los haya excluido del Nuevo Testamento: ellos se han excluido a sí mismos. Interesantes como son … no alcanzan ninguno de los propósitos principales para los cuales fueron escritos: instruir en la religión verdadera y proveer una historia verídica».

En otras palabras, el profesor James dice que para saber por qué los libros apócrifos no están en el canon de la Escritura, y por qué los sesenta y seis libros lo están, la respuesta es, léalos y verá. La canonicidad es una cualidad de los libros que la mente guiada por el Espíritu puede percibir.

E. Criterios

Cuando un estudiante me pregunta: «¿Por qué consideramos estos libros como canónicos?», generalmente contesto: «¿Por qué consideramos un diamante como un objeto muy especial? ¿Por qué lo ponemos en un engaste Tiffany y pedimos a nuestra amada que lo lleve en el dedo anular de la mano izquierda?» La única respuesta es: «Puesto que un diamante es un diamante, se trata como diamante».

Pero eso es razonar a la redonda. Sí, toda aclaración basada en hechos existenciales se puede considerar como circular. ¿Por qué es un hecho un hecho?, y ¿por qué se considera como un hecho? La única respuesta es, porque es un hecho.

Hay algo acerca de un diamante que es diferente. Esto no quiere decir que yo como un individuo pueda siempre distinguir entre un diamante genuino y una imitación. Podría ser engañado; no soy un experto. He comprado sólo un diamante en mi vida, y todavía centellea en el dedo donde lo coloqué. Sin embargo, hay algo en un diamante que es objetivo y determinable y que se puede conocer positivamente y aceptar como un hecho.

Para mí eso es exactamente la base de mi fe en los sesenta y seis libros. Son canónicos porque son la Palabra de Dios, y decir que son canónicos quiere decir que son la Palabra de Dios. Hay algo acerca de estos libros que es diferente.

Repitiendo, yo podría ser engañado como individuo, pero el Espíritu Santo de Dios, obrando en los corazones del pueblo de Dios, si prestaran atención a las Escrituras, siempre da evidencia de que las Escrituras son las Escrituras, que los libros inspirados son los libros inspirados. Nosotros los protestantes no tenemos deseos de ocultar o ignorar los libros apócrifos. Instamos solamente que deben ser leídos para que la diferencia entre ellos y los libros inspirados sea apreciada por la iglesia en general de una manera más clara y definida.

Es mi convicción que si todo recuerdo de la Biblia como una colección de libros fuera borrada mágicamente de la mente del hombre, y si estos sesenta y seis libros fueran echados de nuevo al océano de la literatura, dentro de un tiempo relativamente corto serían otra vez recogidos y reconocidos como la Palabra infalible de Dios.

F. La Confesión de Westminster

Lo que he tratado de decir es lo que creo es la enseñanza del capítulo 1 de la Confesión de fe de Westminster, especialmente las secciones 4 y 5. La sección 4 dice así: «La autoridad de las Santas Escrituras, por la que ellas deben ser creídas y obedecidas, no depende del testimonio de ningún hombre o iglesia, sino enteramente del de Dios (quien en sí mismo es la verdad), el autor de ellas; y deben ser creídas, porque son la Palabra de Dios» (2 Tim 3.16; 1 Jn 5.9; 1 Tes 2.13).

Como he tratado de clarificar más arriba, este argumento no es más circular que cualquiera otra declaración basada en hechos.

Pero, ¿cómo sabemos, cómo reconocemos la canonicidad de estos libros? La sección 5 dice así: «El testimonio de la iglesia puede movernos e inducirnos a tener para las Santas Escrituras una estimación alta y reverencial (1 Tim 3.15) a la vez que el carácter celestial del contenido de la Biblia, la eficacia de su doctrina, la majestad de su estilo, el consenso de todas sus partes, el fin que se propone alcanzar en todo el libro (que es el de dar toda gloria a Dios), el claro descubrimiento que hace del único modo por el cual puede alcanzar la salvación el hombre, la multitud incomparable de otras de sus excelencias, y su entera perfección, son todos argumentos por los cuales la Biblia demuestra abundantemente que es la Palabra de Dios. Sin embargo, nuestra persuasión y completa seguridad de que su verdad es infalible y su autoridad divina proviene de la obra del Espíritu Santo, quien da testimonio a nuestro corazón con la palabra divina y por medio de ella».

En este párrafo tenemos un resumen notable de la evidencia de la inspiración de la Biblia. Sería tentador presentar una larga disertación sobre cada una de las frases. Tómese; por ejemplo, «el consenso de todas sus partes» y elabórese el pensamiento de la unidad y coherencia del sistema doctrinal presentado en todo el cuerpo de los sesenta y seis libros. Esto incluiría el argumento del cumplimiento de profecías, que en sí mismo requeriría un tomo.

Para nuestro propósito actual no puedo más que hacer hincapié en que es «el Espíritu Santo dando testimonio a nuestro corazón con la palabra divina y por medio de ella» lo que da la evidencia final y concluyente. Esto no quiere decir que el cristiano individual pueda juzgar aparte del cuerpo de la iglesia, pero significa, sí, que Dios ha guiado a su iglesia y la guiará a reconocer las Escrituras por lo que son.

G. El libro es la autoridad

Hay que hacer aquí una advertencia. Ha habido aquellos que han tratado de torcer estas palabras de la Confesión de fe de Westminster y hacer de ellas una doctrina de una mera «luz interior». Tengo que insistir en que un estudio honrado de la sintaxis de la oración debe aclarar que aquello a lo cual el Espíritu Santo da testimonio, en la conciencia espiritual colectiva del pueblo de Dios, es la autoridad y canonicidad de las Escrituras. De lo que el Espíritu Santo nos persuade es, según la confesión, de «que su verdad es infalible y su autoridad divina». Este mismo pensamiento se confirma por la sección 10 de este mismo capítulo de la confesión. «El Juez Supremo por el cual deben decidirse todas las controversias religiosas, todos los decretos de los concilios, las opiniones de los hombres antiguos, las doctrinas de hombres y espíritus privados, y en cuya sentencia debemos descansar, no es ningún otro más que el Espíritu Santo que habla en las Escrituras».

Anuncios

4 comentarios

  1. esta chido todo esto

    Me gusta

  2. Buen articulo hermano. Parece que te sabes la confesión de fe de Westminster de memoria…

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s