Los cristianos deben dominar el pensamiento del mundo.

John Gresham Machen

John Gresham Machen

“El cristiano no puede sentirse satisfecho en tanto que alguna actividad humana se encuentre en oposición al cristianismo o desconectada totalmente del mismo.” Esta frase J. Gresham Machen refleja la visión cristiana con relación a la cultura. Machen se opone a las ideas de que los cristianos deban sumeter su pensamiento a la cultura o que deban destruir la cultura. Al contrario, el cristiano debe consagrar la cultura.

El cristiano debe hacer que el mundo se someta a Dios y para eso él tiene que demostrar que el cristianismo es verdadero y cualquier otra cosmovisión es falsa. El cristiano debe mostrar como el cristianismo puede y debe guiar todo el pensamiento humano.

Les dejo algunos párrafor del ensayo “Cristianismo y Cultura” de J. Gresham Machen para que puedan degustarlo y los invitó a bajar y leer el texto completo desde el link al final del post. Buena lectura!

¿Se encuentran, pues, el cristianismo y la cultura en un conflicto que sólo puede resolverse mediante la destrucción de una u otra de las fuerzas contendientes? Afortunadamente, es posible hallar una tercera solución, a saber: la consagración. En lugar de destruir las artes y las ciencias o de ser indiferentes a las mismas, cultivémoslas con todo el entusiasmo del auténtico humanista, mas al mismo tiempo consagrémoslas al servicio de nuestro Dios. En lugar de sofocar los placeres que ofrece la adquisición del saber o la apreciación de lo bello, aceptemos estos placeres como dones de un Padre celestial. En lugar de eliminar la distinción entre el Reino y el mundo, o por otro lado retirarnos del mundo en una especie de monasticismo intelectual modernizado, avancemos gozosamente, con todo entusiasmo, para someter el mundo de Dios.

Esta solución está conectada con ciertas ventajas obvias. En primer lugar, una ventaja lógica. Él puede creer solamente aquello que tiene por verdadero. Nosotros somos cristianos porque tenemos el cristianismo por verdadero. Pero otros seres humanos tienen el cristianismo por falso. ¿Quién tiene razón? Esta es una cuestión que sólo puede resolverse examinando y comparando las razones aducidas por ambos bandos. Es cierto que una de las bases de nuestra creencia es una experiencia interior que no podemos compartir con nadie – la gran experiencia que empezó por la convicción de pecado y la conversión y que continuó por la comunión con Dios – una experiencia que otras personas no poseen, y en la cual, por consiguiente, no podemos basar directamente un argumento. Mas si nuestra posición es correcta, deberíamos, por lo menos poder demostrar al otro hombre que sus razones pueden no ser concluyentes. Y eso exige el estudio cuidadoso de ambos aspectos de la cuestión. Además el campo de acción del cristianismo es el mundo. El cristiano no puede sentirse satisfecho en tanto que alguna actividad humana se encuentre en oposición al cristianismo o desconectada totalmente del mismo. El cristianismo tiene que saturar, no tan solo todas las naciones, sino también todo el pensamiento humano. El cristianismo, por tanto, no puede sentirse indiferente ante ninguna rama del esfuerzo humano que sea de importancia. Es preciso que sea puesta en contacto, de alguna forma, con el evangelio. Es preciso estudiarla sea para demostrar que es falsa, sea para utilizarla en activar el Reino de Dios. El Reino debe ser promovido, no sólo en ganar a todo hombre para Cristo, sino en ganar al hombre entero. Acostumbremos a alentarnos, en medio del desánimo, pensando en el tiempo en que toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesús es Señor. No es menor la inspiración que contiene el otro aspecto de la misma gran consumación. También vendrá el tiempo en que las dudas hayan desaparecido, en que toda contradicción haya sido eliminada, en que toda ciencia converja en una sola gran convicción, en que todo arte sea dedicado a un solo gran fin, en que todo pensamiento humano esté saturado por la influencia purificadora y ennoblecedora de Jesús, en que todo intento haya sido traído a sujeción, a la obediencia de Cristo.

Si para algunas de nuestras personas prácticas estas ventajas de nuestra solución al problema parecen ventajas intangibles, podemos señalar la ventaja meramente numérica de la actividad intelectual y artística dentro de la Iglesia. Todos estamos de acuerdo en que por lo menos una de las grandes funciones de la Iglesia es la conversión de seres humanos individualmente considerados. El movimiento misionero es el gran movimiento religioso de nuestro tiempo. Ahora bien, es perfectamente cierto que los hombres han de ser llevados a Cristo uno a uno. Pero no obstante, sería un gran error suponer que todos los seres humanos están igualmente bien preparados para recibir el evangelio. Cierto es que lo decisivo es el poder regenerador de Dios. Este poder puede superar toda falta de preparación, y la ausencia del mismo hace que aun la mejor de las preparaciones sea inútil. Mas el hecho es que Dios, por lo general, ejerce dicho poder en conexión con ciertas condiciones previas en la mente humana, y nuestra tarea debe ser crear, dentro de nuestras posibilidades, con la ayuda de Dios, esas condiciones favorables para la recepción del evangelio. Podemos predicar con todo el fervor de un reformador y no obstante lograr tan solo ganar una persona aquí o allí, si permitimos que todo el pensamiento colectivo de una nación o de un mundo sea controlado por ideas que, por la fuerza de la lógica, impiden que el cristianismo sea considerado como algo más que una ilusión inocua.

En tales circunstancias, lo que Dios desea que hagamos es destruir el obstáculo en su propia raíz. Muchos pretenden que los seminarios combatan el error atacándolo en las enseñanzas de sus representantes populares. En lugar de hacerlo, lo que consiguen es confundir a sus estudiantes con buen número de nombres extranjeros desconocidos fuera de las universidades. Esta manera de proceder se basa simplemente en la profunda creencia que tenemos de que las ideas llegan a saturarlo todo. Lo que hoy día es tema de especulación académica, mañana empezará a mover ejércitos y a derribar imperios. En esa segunda etapa, el problema ha llegado demasiado lejos para ser combatido. El tiempo, el momento de detenerlo era cuando era todavía tema de debates apasionados. De modo que, como cristianos, deberíamos tratar de moldear el pensamiento del mundo de manera que la aceptación del evangelio fuese algo más que una cosa lógicamente absurda. Los pensadores se están preguntando por qué los estudiantes de las grandes universidades de la costa este de Estados Unidos ya no se dedican al ministerio ni demuestran interés vital alguno por el cristianismo. Se han sugerido explicaciones totalmente insatisfactorias, tales como el creciente atractivo de otras profesiones – explicación absurda, digámoslo de paso, ya que las demás profesiones están tan abarrotadas, que uno apenas puede ganarse la vida en ellas. La dificultad real estriba en esto: en que el pensamiento de nuestros días, tal como se hace sentir intensamente en las universidades, y de allí, inevitablemente, se extiende a las masas del pueblo, es profundamente opuesto al cristianismo o, lo que es casi igualmente maligno, está completamente desconectado del cristianismo. La Iglesia es incapaz ni de combatir ni de asimilar este pensamiento, sencillamente porque no lo entiende. En tales circunstancias, no hay deber más urgente para los que han recibido la poderosa experiencia de la regeneración, y que por lo tanto, no pasan por alto, como el mundo, toda la serie de hechos vitalmente importantes que la experiencia cristiana abarca – no hay deber más urgente, insisto, que el de dominar el pensamiento del mundo con objeto de convertirlo en un instrumento de la verdad en lugar de un instrumento del error. La Iglesia no tiene derecho alguno a absorberse de tal manera en la ayuda al individuo que olvide al mundo.

Fuente: MACHEN, J. Gresham. Cristianismo y Cultura. Felire (2012) Traducido por Manfred Svensson.

24 comentarios

  1. Oh!! Muy bueno

    Me gusta

  2. Para que el cristianismo domine el pensamiento es preciso que los cristianos boten los televisores de sus hogares. Los cristianos no se dan cuenta de que su mente está siendo sutil pero inexorablemente procesada por el principe de la potestad del aire el cual es el gran programador de las emisoras televisas. No se puede beber el agua de vida en la Biblia y despues tragarse las imagenes y palabras que emiten los televisores. Los cristianos tienen un caballo de Troya en casa, y con esto ni podran dominar sus propios pensamientos, cuanto menos los del mundo…

    Me gusta

  3. Nunca he estado de acuerdo cuando se habla de que los cristianos debemos cambiar al mundo. Este debiera ser un tema, que ni siquiera debiera ser considerado entre los reformados. Una de las características clásicas en la iglesia evangélica apóstata, tiene que ver con lo que menciono. Ellos, mediante persuación humana, intentan revertir la incredulidad. Nunca hemos sido llamados a eso, y no debe confundirse, sí, tenemos la responsabilidad de dar un buen testimonio.
    Pretender dar una explicación humana a la falta de interés de parte de los estudiantes hacia el cristianismo, revela que entonces no hemos entendido nada acerca del evangelio.

    Me gusta

    • Fernando Soulodre T. No podría estar mas de acuerdo, a quien tenemos que ver no es a John Gresham o ningún otro, sino a Cristo, su comportamiento y sus enseñanzas, hacerlo de otro modo es sustituir (mas bien prostituir) el evangelio. Efectivamente no hemos sido llamados a destruir la cultura, pero tampoco a moldearla, adapatarla o adoptarla en el cristianismo. Nuestro llamamiento es mayor, supremo, eterno y no de este mundo.

      Me gusta

  4. El artículo dice textual:

    “El cristiano debe hacer que el mundo se someta a Dios”.

    Respondo: De ninguna manera !!! Nunca hemos sido llamados a tal cosa.

    Precisamente hoy en día, en este tiempo de apostasía, se enseña eso: “Las naciones para Cristo”. Mediante ese discurso, pretenden cambiar al mundo. La exhortación verdadera es: “Apartaos del mundo”.
    El mundo jamás se someterá a Dios, porque sería lo mismo pretender que el diablo se someta a Dios. Precisamente, este mundo está gobernado por Satanás.

    Nuestra responsabilidad es guardar el testimonio por amor al Señor, y para que el nombre del Señor no sea vituperado, y también por amor a los débiles en la fe.

    Me gusta

    • entonces cómo queda el “que toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesús es el Señor?..acaso esto no es sometimoento total del mundo hacia Dios?

      Me gusta

      • No, eso acontecerá en el día del Señor. Es muy diferente pretender que el mundo (impío) se someta a Dios en este tiempo, a diferencia del cumplimiento de la profecía, cuando los incrédulos, blasfemos y los malditos, reconozcan la majestuosidad del Señor en aquel gran día. Todos los que no son hijos de Dios se asombrarán y muchos dirán: “ciertamente ha acontecido lo que estaba escrito”; pero para ellos será tarde, aunque caigan de rodillas y confiesen la existencia de Dios.

        Me gusta

  5. Nosotros no estamos llamados a cambiar el mundo, sino a anunciar que va hacia su destrucción y que solo los que se embarcan en el arca de Evangelio de gracia escaparán de la ira venidera. No obstante, una cosa no toca hacer, es mantener nuestro viejo hombre, nuestro yo carnal, crucificado y no alimentarlo si queremos ser utiles en la viña del Señor.

    Me gusta

  6. El discurso es bueno de Gresham , está muy bien construido pero la base de su pensamiento está en total oposición con lo que nos enseña nuestro Señor Jesús, del mundo. El reino de Cristo no es de este mundo, y aunque viene en los corazones de los elegidos, y por ende influencie la sociedad , el mundo es por natureleza enemigo acérrimo de la Verdad. La amistad con Dios es un milagro de la gracia. Su posición parece ser postmilenarista; un viejo sueño, de la iglesia católica romana…

    Me gusta

    • Gilberto, en la biografía de Andrés comentaste que no te gusta el Rock, pero que te agrada la música sacra. Bueno, algo así es lo que propone Machen. Debemos alejarnos de la música o debemos hacer música para gloria de Dios? El argumento de Machen es que los cristianos debemos hacer todo para la gloria de Dios y mostrar que el cristianismo no es irracional, que puede ser defendido.

      Aquel que Dios llamó para ser profesor debe hacerlo para gloria de Dios, el artista, el médico, todos, deben cumplir con su vocación para gloria de Dios.

      Me gusta

      • Siempre espero tu respuesta hermano sobre estas 4 clases de musica que te he citado preguntandote si se puede glorificar a Dios usándolas…En cuanto a la filosofia, tienes razón ya que hay circulos de filosofia, gente que Dios ha provisto con un intelecto excepcional , y puede ser util un cristiano que tiene ese intelecto excepcional dentro de esos circulos.

        Me gusta

  7. Magnífico texto!!!, claro que un cristiano debe utilizar los medios que Dios nos ha puesto para darle gloria.

    Qué injusto que un cristiano se sienta culpable por tener talento y gozar con el arte (porque hay que ser sinceros la iglesia muchas veces se dedica a matar las vocaciones y a exaltar solamente a los misioneros), si su impulso primero es glorificar a Dios, adelante con el arte … en la actualidad lamentablemente parece pensarse que servir a Dios a tiempo completo es dentro de las cuatro paredes de una iglesia o como misioneros o que nuestra cultura se reduce a escribir algunos libros sentimentaloides sobre Dios.

    Todos dentro de nuestras diferentes vocaciones podemos transmitir la verdad de Dios. No es lo mismo un abogado con la mente en las cosas de Dios que un abogado con la mente en las cosas del mundo.

    Un saludo!

    Me gusta

    • Estimada Claudia, es cierto, no encuentro sustento bíblico para mi apreciación siguiente. No creo que la música, sea compatible con la nueva vida de un verdadero creyente. Sé que esta mi apreciación puede ser polémica para muchos. A mi entender, la vida tal como la conocemos, no es más que un pequeño estado de paso ante la eternidad. En ese sentido, usted hace mención de varias cosas con las que estoy en desacuerdo. Seguro, que este es un tema para otro debate, pero es necesario que aclare mi punto aquí:

      Primero, usted dice:

      “gozar con el arte”

      Respondo:

      No veo, que el nuevo evangelio transmitido por los apóstoles, diga que estamos aquí para gozar con el arte. Mas por el contrario, se nos dice que es necesario “padecer” por causa de Él. El único gozo que tenemos es con respecto a nuestra esperanza en Cristo. ¿Que es la música?, ¿acaso, no es más que un deleite para el alma (carne)? “…el mundo y sus placeres…

      Segundo, usted dice: “nuestra cultura “.

      Respondo:

      ¿Cultura? ¿Usted sigue creyendo que la cultura es compatible con la vida cristiana? Somos nuevas criaturas en Cristo, si es que usted ha nacido de nuevo. La cultura es del mundo, y nada tiene que ver con los hijos de Dios. Nosotros ya no pertenecemos a este mundo. Es posible que usted no crea en esto de la cultura, pero lo aclaro igual, porque hay muchos cristianos que enseñan que la cultura es parte de la vida espiritual.

      Me gusta

      • Por supuesto que no existe sustento bíblico para que Ud. condene la música, recuerde que la música es un medio no un fin en si mismo, y hay tipos de música que ensalzan la gloria a Dios y otras que motivan lo carnal, es el segundo tipo lo que debemos evitar.

        Tiene toda la razón al decir que estamos únicamente de paso y que nos espera una eternidad con Dios a todos los que somos sus hijos. Pero eso no quiere decir que mientras estemos aquí en la tierra no debamos mediante nuestras acciones glorificar a Dios, recuerde que la Biblia habla muy claramente de los dones espirituales, algunos de ellos se aplican hoy en dia de manera distinta que en la antiguedad, como el don de la profecía, que en tiempos bíblicos trataba de las apariciones de Dios en sueños (por ejemplo), pero ahora tener don de profecía es explicar la palabra de Dios con una brillantez especial.

        Para desarrollar un don como aquel se necesita estudiar mucho para entender mejor la palabra, incluso la historia, las costumbres y la geografía del antiguo Israel. Y cuando el cristiano está bien formado hasta deberá leer libros no cristianos para entender cómo piensan los no creyentes y confrontar esos libros a la luz de la Palabra de Dios, obviamente, tomando en cuenta que es Dios quien tiene la razón.

        El estudio de la naturaleza también forma parte de la cultura, conocer lo que Dios creó, apreciarlo mejor, no olvide que la cultura es medio no un fin, lo que cuenta es la condición del corazón, si Ud. emplea un medio para su propia satisfacción carnal, por supuesto que no glorifica a Dios, pero si lo hace para servirlo a Él, adelante con el medio utilizado.

        Lo que Ud. me dice de solamente esperar, me parece una especie de nihilismo, la vida cristiana no es sentarse a esperar que el mundo se destruya, ni ser pasivos, sino actuar según la palabra de Dios.

        El templo que hizo Salomón fue elaborado a base madera, metales, y Dios lo santificó, y los ídolos que hacían también los paganos también eran elaborados a base de esos materiales, esos elementos eran solamente medios. Piense en ello.

        Me gusta

    • Es cierto que el arte de la musica por ejemplo cuando no es champeta o de este estilo, es un buen soporte para el evangelio. Mucha gente se preguntaba como se propagó el evangelio en Francia en el siglo XVI, cuando habia muy pocas biblias y muy caras, y prohibidas. Se dieron cuenta de que era por causa de salmos que cantaban por todo lado como el salmo 115 que denuncia la locura de las imagenes y estatuas. Tambien unas buena peliculas como sobre Lutero, Wycliffe o otro santo varón puede llamar la atencion y atraer a la gente hacia el evangelio.Como usted dice: adelante con el arte si glorifica a Dios. No olvidemos que en la eternidad los coros y las melodías tocadas sobre las arpas de Dios van a ser de un arte sublime, un gozo inefable.Estoy totalmente en contra de mujeres predicando o dando clases de teología, pero ¡oir los coros de mis hermanas subiendo en tonos altos casí me transportan al cielo! Cantar es orar 2 veces decía Lutero…”Cantad a Jehová toda la tierra” dice la Palabra. Y gozemonos en este arte, es don de Dios. Saludos.

      Me gusta

  8. Corrijo: “ciertas iglesias se dedican a matar las vocaciones”

    Me gusta

  9. Estimada Claudia, con respeco a la música, le aclaro que yo no la he condenado. Lo que yo he dicho es, que no creo que sea compatible con la vida cristiana.
    Sobre lo que usted menciona como “un medio y no un fin”; mmmmm discutible. Hay muchas personas que se han quedado en el antiguo pacto, siendo que La Palabra dice que está próximo a desaparecer. En aquella época, la música era parte activa en la adoración y alabanza; no así en esta nueva dispensación. Usted dice que hay tipos de música que ensalzan la gloria de Dios; pregunto: ¿Me podía decir cual?, y si es así, ¿bajo qué sustento bíblico? Entonces, ¿Quién determina el tipo de música, que según usted, ensalza Su gloria? Además, usted dice que hay otro tipo de música que motiva lo carnal; ¿cual?, ¿usted es capáz de discernir cual si y cual no? Sinceramente, no creo que pueda responder a estas preguntas, ya que la linea que “supuestamente” separa ambos tipos de música es demasiado delagada, para que un humano pueda decir cual está bien y cual está mal.
    La adoración para estos días, es aquella relacionada exclusivamente a lo espiritual. Un verdadero creyente no necesita de la música para adorar, pues ello se realiza en todo momento mediante la obediencia a nuestro creador. Es por eso que El Señor dijo: “Es necesario que los que le adoren lo hagan en espíritu y en verdad”. Acá hay un mandato, no una opción.
    Hoy en día, en este tiempo de apostasía, muchos dicen vivir en la libertad del espíritu; sin embargo no es más que un descarado LIBERTINAJE; y la música, mas que ser un medio para adorar o alabar, ha servido para que muchos se desvíen del camino de la verdad. No es necesario ser un hombre espiritual para darse cuenta de ello. No hay mas que ver cuanto dinero se embolsillan muchos “artistas cristianos” ( es así como ellos se autoproclaman). Por otra parte, tal como dije, la música en la gran mayoría de los casos no es más que un medio utilizado para satisfacer los deseos carnales, y/o para despertar emociones del alma. Quiero decir con esto que es pecado participar de la musica tanto como intérprete o como oidor ? Realmente no creo que sea así, y es a eso a lo que me refería con no encontrar sustento bíblico. Sin embargo, estoy convencido que así no hayan cosas que la biblia las determine como pecado, nos diferenciamos del mundo, pues Dios nos ha apartado de el (mundo). Entonces, cada uno sepa según lo que el Espíritu le muestre, que es bueno y que es malo; pero de ahí a yo enseñar que la música es un medio para adorar, existe una gran distancia. El evangelio en el cual yo he creído es uno que se mueve en lo espiritual, en donde la música para mi no encaja. Cada uno sabe en donde le aprieta el zapato.

    Con respecto a la cultura, usted hace un paralelismo o similitud entre cultura y conocimiento. Pues creo que, ambas no tienen mucho que ver. Lo que usted menciona como por ejemplo “la historia” o “las costumbres”, para mi no es mas que conocimiento. Cuando se habla de cultura, queda intrínseco un aire de paganismo. De hecho, si no me equivoco, la palabra cultura deriva de culto. Si es cierto aquello, entonces así se explica la relación cultura paganismo. Una apreciación muy personal, me lleva a pensar que todo aquel “cristiano” que quiere involucrar la cultura en su fe, es uno que no ha podido desprenderse aún del mundo; y si es así, entonces posiblemente el tal no es un verdadero cristiano todavía, dicho en otras palabras, no ha experimentado el nuevo nacimiento.

    Saludos.

    Me gusta

    • EL CRISTIANISMO ES PODER, ES CAMBIO ES, TRANSFORMACIÓN PARA HONRA Y GLORIA DE NUESTRO PADRE. PERO TAMBIÉN ES CULTURA, ES FILOSOFÍA, ES EPISTEMOLOGÍA.

      Me gusta

      • Conozco un sólo evangelio, y en ese no dice que halla que agregarle cultura y filosofía; sí conocimiento, pero aquel que proviene de lo alto; no el conocimeinto del mundo. Ese conocimiento es para salvación, porque si una persona dice creer en Dios, entonces necesariamente debe tener conocimiento de Él. Este es uno de los motivos por los cuales las iglesias se llenan de personas simpatizantes pero no nacidas del espíritu. Ellos dicen creer en Dios, pero no tienen conocimiento de Él ni de su doctrina. Se han limitado a lo que sus pastores les enseñan, y no tienen el mas mínimo interés de escudriñar la verdad.
        Estimado amigo, la cultura ni la filosofía tienen parte en esto; todo ello es basura humana.

        Me gusta

      • Fernando, dónde afirma que debemos agregar cultura y filosofía? A contrario, debemos, a partir de la Escritura, pensar en una cultura y filosofía bíblica.

        Me gusta

  10. Estimado Marcelo, yo no soy el que ha dicho que hay que agregar tales cosas al cristianismo. El que dice eso es Marcos.

    Me gusta

  11. Me pregunto cuando vivio Machen…Pues quizas no conoció la nueva cultura audio visual, es decir el poder de la TV para moldear el pensamiento y la cultura. El cristianismo no tiene ninguna posibilidad de influir un territorio completamente controlado por el principe de la potestad del aire, el espiritu que opera en los hijos de desobediencia. El Internet es algo que ahora molesta Satanás porque no lo puede controlar todavía. Pero la cultura es cada vez más humanista y por ende anti biblica.Supongo que Machen era un postmilenialista, ¿o me equivoco?

    Me gusta

    • Gilberto, cómo que el cristianismo no tiene ninguna posibilidad de influir? La Escritura dice que las puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia. El texto que cita muestra que si es posible que el cristianismo influye en el ” territorio completamente controlado por el principe de la potestad del aire, el espiritu que opera en los hijos de desobediencia.” Efesios 2 comienza mostrándolo. Los gentiles vivían bajo ese dominio pero gracias a la misericordia de Dios ya no es así.

      Tiene razón en que Machen era post. Usted es premilenista, o me equivoco?

      Me gusta

  12. Crees que el cristianismo tiene influencia en un lupanar, o en un casino? Es lo mismo con la TV. Ahora si estoy equivocado citame 1 sola cadena de TV calvinista. Pero calvinista de veras, que no tiene pastoras y que llama el papa : anticristo mayor. ¡Hechos quiero, no palabras!Para más información a nuestros lectores: la primera cadena de TV en Europa era nazi, estaba destinada para los heridos de la tropas de Hitler, para animarlos en su convalescencia. Y si queréis recibirlo: la TV es la imagen de la bestia.
    En cuanto a” las puertas del Hades que no prevalecerán contra la iglesia”; creo que como la inmensa mayoría , hay una interpretacion tradicional de ello que no necesariamente es la mejor aunque es posible.Todos toman las puertas del infierno como una metáfora que significa : las fuerzas del mal o de Satán, y el resto de la proposición (la iglesia) de forma literal.Por mi parte tomo literalmente las puertas del infierno (Hades), y creo que lo que dice el Señor es que a partir de su resurrección los que mueren en Cristo ya no serán detenidos abajo en detrás de las puertas del infierno, sino que irán directamente al tercer cielo donde el paraiso será trasladado. En efecto antes de la resurrección de Cristo los justos iban al infierno en un sitio llamado : el seno de Abraham, y conocido por los griegos como : los Campos Eliseos, un sitio de reposo y de consuelo reservado para los santos , es decir el paraiso. Despues de su resurrección cautivó la cautividad y rompió las puertas de bronce y las almas de los santos fueron trasladadas al cielo, porque la sangre que limpia del pecado había sido vertida y podían estar en la presencia de Dios. Por esto dice Jesús al ladrón: “Hoy estarás conmigo en el paraiso” paraiso que en aquel momento se encontraba todavía abajo en una parte privilegiada del Hades, y 3 días despues dice a María Magdadlena : “No me toques, no he subido todavía al Padre”.
    No te equivocaste Marcelo; soy premilenialista, pretribulacionista, no dispensacionalista.Y estoy seguro que tu eres amilenialista. ¿Me equivoco?

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s