Gordon H. Clark: La Imposibilidad de las Ciencias Empíricas para Explicar Cualquier Cosa

La Ciencia no puede refutar el Cristianismo

Tiempo atrás traduje para un foro un sumario escrito por el Dr. Matthew McMahon sobre el libro del Dr. Gordon H. Clark A Philosophy of Science and Belief in God, el cuál considero puede ser de mucha edificación para nosotros. Quiera Dios bendecir este artículo para nuestra edificación y para Su gloria:

___________________________________

Siempre ha pasado que algunos filósofos y científicos usan conclusiones científicas para atacar al Cristianismo y a las religiones en general. Hay hombres a través de todo el espectro: algunos niegan los milagros pero admiten la existencia de Dios; otros son completamente naturalistas y niegan absolutamente cualquier Dios. Hasta cierto punto, los teólogos que contestan estos ataques están en desventaja. Cuando un científico o filósofo argumenta en contra de una religión casi nunca tienen información suficiente acerca de esa religión y sabe poco sobre ella. No es como si toda la vida los científicos hayan estudiado las creencias religiosas y luego concluyan que la Ciencia está sobre todas ellas. Más bien, simplemente usa la Ciencia como un fundamento firme para lo que creen es correcto. Los teólogos, por otra parte, deben saber bastante. Se supone que deben tener suficiente conocimiento para discutir sobre espacio, tiempo, movimiento, energía, el sistema solar, leyes naturales, teoría quántica, relatividad y otras ideas científicas.

Sin embargo, al tratar de refutar la Ciencia Naturalista, no es necesario en realidad sumergirse en todo eso. Más bien, solamente se necesita ser capaz de probar como la Ciencia no puede explicar las cosas más sencillas – como el que una esfera ruede a través de una mesa o el hecho de que cuando uno toma una punta de un lápiz, la otra viene junto con ella.

La Ciencia comienza con el estudio del movimiento. Si no hubiera movimiento, no habría ninguna necesidad de Ciencia. Materialmente, nada existiría. Todo, en un sentido u otro, en este universo es movimiento. Las plantas crecen, las aves vuelan, los volcanes hacen erupción, la Tierra rota y el movimiento es visto por todas partes en el planeta.

Zenón comienza la historia científica con un extraño puzzle acerca del movimiento. Si desde el punto A al punto B hay cinco pies ¿Cómo es posible, entonces, que una persona vaya del punto A al punto B? ¿Es el movimiento real, o una ilusión? ¿Y si suponemos que la distancia es dividida por la mitad? Debería ser evidente que la persona que va caminando debería llegar a la marca del medio antes de llegar al final. Pero ¿Y si dividimos cada mitad en cuartos, y cada cuarto en octavos, y así en adelante? ¿Cómo podría esta persona moverse a través de un número infinito de puntos antes de llegar al final? ¿Es el movimiento una ilusión? Bueno, la respuesta a este puzzle es un poco más compleja de lo que algunos piensan. ¿Cómo puede una persona pasar a travéz de cada punto y actualmente moverse de un punto a otro? Piensa en eso por un momento. Después de pensar en esto el lector debería hacer la conexión de que nadie pasa a través de un punto a la vez, más bien, pasa por todos ellos en un paso. No es que cada punto sea considerado, sino más bien todos ellos son considerados. Zenón confundió el colectivo ‘todos’ con el con el individual ‘cada’. El puzzle es actualmente una falacia lógica.

¿Como ayuda el puzzle de Zenón a la Ciencia? Realmente, no lo hace. Solo sirve para establecer que el movimiento siempre ha sido contemplado. Si todas las cosas cambian y están en un constante estado de cambio, entonces ¿Que sigue a este cambio? ¿Hay algo allí? ¿Tiene la Ciencia una respuesta? Aristóteles dijo, correctamente, que si todas las cosas están cambiando, entonces nada realmente existiría y el conocimiento sería imposible. Por lo tanto, volviendo a una primera causa, Aristóteles surgió con el Moviente Inmovible. Todo movimiento requiere de un sujeto que permanezca inalterado mientras aquello que es afectado se mueve. El movimiento presupone un fundamento inmovible. Pero ¿Cómo sabe uno que allí hay movimiento y que allí hay un fundamento inalterable? El movimiento debe ser definido si hemos de saber la verdad. Aristóteles usó los términos indefinidos ‘potencialidad’ y ‘actualidad’ para definir el movimiento. Algo no actual es potencial, sea lo que fuere que signifique esto. En realidad, Aristóteles dijo que la potencialidad no puede ser definida (al parecer entra en un círculo vicioso). El movimiento nunca es realmente, o útilmente, definido.

Durante el Renacimiento surgió el método científico. Se esperaba que el método científico usara algo de lo que Aristóteles ideó, pero entregando una definición útil sobre lo que el movimiento realmente es, y, relacionado a esto, sobre lo que la vida es. La Ciencia Newtoniana surgió para ayudar a Aristóteles a entender porqué un cuerpo que cae, cae. ¿Porqué hay movimiento? Los cuerpos caen porque son pesados. ¿Es esta una respuesta adecuada? Los cuerpos caen más rápido cuando tienen más tiempo para caer. Ahora hay más problemas a considerar. ¿Qué es lo que los hace caer más rápido? Aquí es cuando la Ley de Inercia de Newton entra en juego. Los planetas se mueven. Esto no es negado por nadie. Algunos, como Copérnico, dijeron que algunos planetas se mueven en ciertas formas – como la Tierra alrededor del Sol, pero en realidad no hace ninguna diferencia el que un planeta se mueva alrededor de otro, porque aún falta responder el porqué los planetas se mueven en absoluto. ¿Qué es lo que hace moverse a los planetas? Pareciera ser que ‘el descubrimiento de la gravedad’ por Newton es la respuesta. Pero entonces ¿Qué causa la gravedad? Porque al mirar el universo por un telescopio, vemos estas anomalías llamadas cometas que zigzaguean por el universo sin dirección, ni rotación. ¿Qué es lo que los hace moverse? Pareciera ser que todo esto es un poco confuso. Pero piénsalo de esta manera: Si alguien pregunta ‘¿Porqué esta roca cae al piso cuando la suelto?’ Y otro le responde ‘Por la gravedad’ ¿Ha sido realmente respondida esta pregunta? ¿Que hace que una piedra caiga al piso en vez de flotar en el aire? Aquí es donde la Ciencia se encuentra con la Filosofía. El científico puede decirnos cómo una piedra cae – treinta y dos pies por segundo – pero no puede decirle a nadie porqué cae.

Siempre que uno pregunta ‘porqué’ a un ‘cómo’ está preguntando sobre significancia. La Ciencia debe ser capaz de ofrecer significancia a sus afirmaciones si ha de ser confiable en absoluto. Aquí es donde la filosofía científica debe asumir. La Ciencia debe tener una filosofía de vida. Si no la tiene, entonces no puede proveer a nadie con ningún tipo de información real acerca de cualquier cosa en absoluto. Una declaración de hechos no es una explicación. Es la mismísima cosa que necesita ser explicada. En este sentido, la Ciencia no explica nada en absoluto.

Los científicos han intentado librarse del dilema de que la Ciencia no explica nada en absoluto. Algunos han abrazado el modelo mecánico para cubrir sus huellas. Éste enseña que el universo trabaja en cierto sentido, y como resultado de este modelo ‘mecánico’, las leyes universales pueden ser establecidas. Sin embargo, ¿Puede la Ciencia establecer la verdad sobre cualquier cosa? W. K. Clifford dijo: – ‘Es malo siempre, en cualquier lugar y para cualquiera, creer cualquier cosa sobre evidencia insuficiente’. Si esto es verdad, entonces ¿Qué posibilidad tiene la Ciencia de averiguar la suma total de una ‘cosa’ dada (sea lo que fuere que esa ‘cosa’ sea) a fin de verificarla? Si la Ciencia está contenida en un laboratorio, entonces ¿Cómo es posible que pueda darnos un absolutismo de leyes universales de la naturaleza? ¿Cómo puede ser posible que los científicos nos describan cómo funciona la naturaleza como un todo? En la actualidad, los científicos saben que no pueden, pero hacen sus mejores suposiciones ¿Suposiciones? Si, solo suposiciones. Teorías. Incluso en las ecuaciones matemáticas acerca de un ‘hecho’ dado, el peso real de un objeto o la longitud de una medida nunca es perfecto. Siempre es más o menos una cantidad, no importa que tan pequeña la medida pueda ser. Entonces la Ciencia nunca trabaja en un ambiente perfecto, menos uno universal. ¿Puede la Ciencia decir cualquier cosa a los hombres? En realidad, no. Los científicos simplemente eligen de un número infinito de posibilidades lo que creen es mejor para la situación a mano. Si las ecuaciones matemáticas por sí mismas pudieran describir la naturaleza, por ejemplo, la posibilidad de que un científico elija la formula correcta es una en infinito (o cero). Por lo tanto, en realidad, todas las leyes científicas son falsas.

Debido a estas grandes interrogantes sobre absolutos, la Ciencia no puede reclamar tener la ‘verdad absoluta’. Esto es especialmente verdad para el pensador secular del siglo 21. Si los científicos de antes hubieran reclamado haber encontrado la verdad absoluta, y esta fuese verificada en alguna manera, entonces la Ciencia de hoy no estaría renovando continuamente sus leyes e ideas para adaptarse a la nueva información. La Ley de la Relatividad de Einstein ahora remplaza la Ley de Inercia de Newton. Esto suena más a Filosofía 101 que a Ciencia 101.

Entonces, la Ciencia intenta crear leyes que no son realmente verdaderas para justificarse a sí misma mientras investiga el universo. Más aun, incluso estas ideas temporarias, las leyes de la física, por ejemplo, no describen como la naturaleza se mueve. Solamente suplen a los hombres con algunos hechos (algunas suposiciones) acerca de qué está sucediendo ahora mismo. El Operacionalismo intentó probar las leyes de la naturaleza y levantar los principios científicos de la naturaleza y la religión sobre ellas. Pero así como las teorías mecánicas colapsaron, así mismo colapsó el Operacionalismo bajo los hechos innegables de las suposiciones de la Ciencia.

La Ciencia deja al hombre suponiendo acerca de la naturaleza del universo, y como resultado la filosofía de la Ciencia colapsa inmediatamente. El Operacionalismo es ofrecido como la mejor suposición que la Ciencia puede ofrecer. Pero esto no es más que pedirles a las personas que crean lo que algunos esperan que sea cierto, pero no pueden probarlo, quizás nunca. La Ciencia, por lo tanto, nunca podrá determinar su propio valor, porque no puede hacer ningún juicio universal sobre la realidad última. La Ciencia hace ‘cosas’ posibles. Los hombres tienen misiles nucleares para hacer volar a otros hombres. Eso es posible. Pero la Ciencia no podrá darnos ninguna explicación sobre el porque uno debería hacer volar o no a otro hombre. ¿Puede la Ciencia determinar el porqué la vida debe ser extendida como algo que es bueno? De ninguna manera. La única respuesta realmente disponible, debido a que ninguna conclusión científico empirista puede hacerse acerca de nada, es volverse a la filosofía Cristiana del Teísmo.

Incluso en la narrativa temprana del Génesis, la cultura adoptó la agricultura, las artes y la industria. Esto es parte del mandamiento cultural de dominar el mundo para la gloria de Dios. La Ciencia tiene su lugar en el Teísmo Cristiano, pero es sirviendo a la meta de la humanidad que es la gloria de Dios. Dios demuestra Su poder en el mundo a través del mensaje de Su Palabra y Sus afirmaciones en los milagros que rodearon a Aquel que Él envió a proclamar Su Palabra. La Ciencia no ofrece ninguna refutación satisfactoria para excluir los milagros. No hay base científica para rechazar los milagros en absoluto. Cualquier sentimiento anticristiano que descanse sobre la Ciencia podría en algunos años o décadas ser desechado por uno nuevo. Esto demuestra la irresponsabilidad de la Ciencia en sus intentos de simplemente derrocar la fe Cristiana. Si las leyes científicas realmente refutaran la fe Cristiana, esas leyes (como las de Newton) entonces no se derrumbarían nunca. Si la Ciencia cree o no algo en este momento, no significa que lo seguirá creyendo en el futuro. ¿Cómo puede ser posible confiar en la Ciencia? Todo lo que los científicos descubren no son descubrimientos en absoluto, sino simples formulaciones. Las formulaciones no significan nada sin una verdad objetiva detrás de lo que las formulaciones están tratando de probar. La experimentación, por lo tanto, nunca descubre como trabaja la naturaleza. Einstein, como un científico secular, correctamente dijo: – ‘Nosotros no conocemos nada acerca de la naturaleza en absoluto. Nuestro conocimiento es como el conocimiento de un niño escolar…Podríamos conocer un poco más de lo que conocemos ahora. Pero la naturaleza real de las cosas, eso nunca lo podremos conocer, nunca’. A partir de este solo punto, Einstein estaría en lo correcto en afirmar que la Ciencia nunca podrá refutar al Cristianismo como falso. Debido a que la Ciencia es siempre provisional, no tiene base alguna sobre la realidad última. Entonces ¿Porque la gente se sostiene de la Ciencia? La Ciencia, para el secularismo, intenta llenar un vacío, vacío que solo puede ser llenado espiritualmente por la fe, con algo que ellos piensan es probablemente tangible. Esto es así porque muchos científicos no son filósofos y no se toman el tiempo de entender que la Ciencia no tiene respuestas. Independientemente de lo que la Ciencia puede hacer, no tiene ninguna causa justificable para hacerlo. Si crea algo que ayuda a la vida humana, no tiene razón ni base en absoluto de porqué ese algo debería ser usado. O sí sintetiza algo que pueda llevar a la destrucción de la humanidad, como un súper virus, no tiene justificación alguna sobre el porque no debería ese algo ser usado primero en el inventor, luego en el resto de la población. La Ciencia nunca puede hablar sobre Ética. ¡Están poniendo el carro muy lejos antes del caballo!

¿Es útil la Ciencia? Para aquellos que han sido bendecidos por la Revelación Divina y tienen todas las respuestas no contradictorias y consistentes sobre la realidad última, por supuesto que lo es. Las leyes no necesitan ser completamente verdaderas para ser útiles. Las leyes de Newton dieron a luz otras leyes, que luego fueron derrocadas por nuevas ‘leyes’. Fueron útiles, pero estaban en error.

La Ciencia será por siempre incapaz de producir argumentos válidos en contra de la existencia de Dios. Simplemente no está en el humanista secular o científico secular el poder para hacerlo. No tienen ningún argumento válido para discutir en contra de los milagros, la Revelación sobrenatural o la vida en el cielo o en el infierno. La ciencia siempre es falsa, pero es frecuentemente útil.

Fuente: AQUÍ

Anuncios

5 comentarios

  1. Muy buen articulo, lo seguire estudiando para entender un poco mejor, gracias por subri estos articulos, me gustaria leer mas acerca de los problemas de la ciencia con respecto a las verddes.

    Bendiciones

    Me gusta

  2. Esté artículo es de Clak Gordon verdad?

    Me gusta

  3. Muy edificante… necesito más de estos temas

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s