Las Objeciones de Romanos 9: N°2 Poniendo en Duda la Justicia de Dios (Romanos 9:14ab)

Dios es justo...

Dios es justo…

En el artículo anterior vimos cómo Pablo responde una objeción implícita nacida de la situación actual del pueblo de Israel en su tiempo, a saber, que la promesa de Dios contrasta con la incredulidad del pueblo de Israel, dando la impresión superficial de que la promesa de Dios había fallado. Pablo responde esta objeción afirmando que los hijos de la promesa son aquellos a quienes Dios ha elegido para salvación, y no los descendientes carnales de Abraham. Para más información, pueden leer el artículo anterior AQUÍ.

Ahora, Pablo enfrentará una segunda objeción. Esta objeción va dirigida a la justicia de Dios; sin embargo, Pablo refuta este nuevo ataque de tal forma que solo alguien enseñado por el Espíritu Santo puede hacerlo. Vamos, entonces, a la epístola a los Romanos. Seguir leyendo