Armonía de las Confesiones Reformadas: La Divinidad del Espíritu Santo

George Gillespie, teólogo escocés miembro de la Asamblea de Westminster

George Gillespie, teólogo escocés miembro de la Asamblea de Westminster

Después de que en el año 325 se afirmara la divinidad de Cristo en el concilio de Nicea surgió Macedonio de Constantinopla, quien negaba la divinidad del Espíritu Santo; para él el Espíritu Santo era una criatura que sólo difería de los ángeles en grado. En el primer concilio de Constantinopla esta herejía fue condenada y se al credo Niceno la frase «Creo en el Espíritu Santo, que procede del Padre a través de hijo.» De ahí en adelante la doctrina de la divinidad del Espíritu Santo no ha sufrido grandes ataques desde dentro del cristianismo.

Quizás la claridad con que la Biblia y los credos afirman la divinidad del Espíritu Santo hizo que los autores de las confesiones no le dedicaran mucho espacio al tratamiento de este asunto.

Veamos lo que las confesiones dicen sobre la divinidad del Espíritu.

Seguir leyendo

Armonía de las Confesiones Reformadas: La Divinidad del Hijo

Samuel Rutherford, delegado escocés en la Asamblea de Westminster

Samuel Rutherford, delegado escocés en la Asamblea de Westminster.

Para J. I. Packer la divinidad del Hijo es «la verdadera piedra de tropiezo del cristianismo. Es en ella que fracasan judíos, mahometanos, unitarios, testigos de Jehová y muchos otros… Es por causa de no creer, o de la errada creencia al respecto de la encarnación que generalmente surgen dificultades en otros puntos de la historia del evangelio». Esas dificultades de las que habla Packer son el nacimiento virginal, los milagros, el sacrificio y la resurrección.

Como vemos la divinidad de Cristo tiene un papel fundamental y diferenciador para el Cristianismo, por ello es importante el estudio de esta importante doctrina a la luz de las Confesiones Reformadas.

Tengan buena lectura.

Seguir leyendo