El perdón y la pena de muerte

Dr. Francis N. Lee

Dr. Francis N. Lee

Desde ayer he estado participando en una conversación acerca de la pena de muerte en el grupo Apologética para principiantes en facebook. Uno de los asuntos que se consideraron fue nuestra obligación de perdonar a quienes pecan contra nosotros y cómo eso se relaciona con la aplicación de la pena de muerte.

Esto hizo que me acordara del testimonio del Rev. Francis N. Lee, que evangelizó en la cárcel al asesino de su padre, y lo traduje para colocarlo en el blog.

Espero que les sea de bendición.

La Soberanía de Dios en la salvación del asesino de mi padre.

Por el Rev. Prof. Dr. F. N. Lee

En abril de 1994, fui invitado a viajar alrededor del mundo y exponer el Padre nuestro en los EE.UU. durante el mes de septiembre. Después de haber adquirido el pasaje de avión, como hijo único que yo era estaba con muchas más ganas de visitar a mis padres en Barrydale (cerca de Swellendam en Sudáfrica) en mi camino de Australia a América.

Sin embargo, en julio de 1994, mi padre (de casi 86 años) fue asaltado y dejado para morir en su casa. Mi madre (después de haber perdido la razón y el uso de algunas de sus funciones corporales) estaba hospitalizada de forma permanente. Una semana después de haber sido asaltado, mi padre murió en el hospital y se fue para estar con el Señor.

A mi llegada a Sudáfrica, en septiembre, me dirigí a Swellendam (donde mi madre todavía está en el hospital). Ahí, me sorprendió que la policía había detenido a un joven en relación con la muerte de mi padre, y que el joven había firmado una declaración según la cual sólo él había atacado a mi padre. También me enteré de que mi padre, antes de morir, le había dado una descripción a la policía del joven (cuya descripción estaba del todo en armonía con la apariencia del acusado) y que éste se encontraba detenido en la cárcel precisamente en Swellendam, a la espera de su juicio preliminar sólo una semana después de mi propia llegada allí.

Inmediatamente me contacté con la cárcel, pidiendo permiso para ir a hablar con el acusado (a quien se acusaba de haber matado también a otra persona, incluso antes de atacar a mi padre). La policía apoyó con gusto mi petición, pero me informó que el acusado tenía el derecho de negarse a verme. Él, sin embargo, habiendo sido informado de quien yo era, estuvo de acuerdo e incluso pidió reunirse conmigo.

El 15 de septiembre fui a la cárcel, donde me dijeron que debía entregar mi cámara y grabadora y cualquier arma de fuego que pudiera haber portado. Me acompañaron a una habitación donde tres policías armados y su oficial estaban haciendo trabajo de oficina. Un minuto más tarde, el acusado fue llevado a través de la puerta de la habitación y se paró allí, delante de mí.

Era un hombre fuerte de tamaño medio, respondiendo exactamente a la descripción dada por mi padre a la policía. Se quedó allí, mirando hacia el suelo. En silencio oré a Dios para orientación en cuanto a qué hacer a continuación. Entonces me levanté de mi silla, me dirigí a él cortésmente por su nombre completo; lo saludé con un apretón de manos, le di las gracias sinceramente por haberme concedido la entrevista, y solicitando que se sentara antes de que yo lo hiciera de nuevo.

Entonces le dije: “Sr. W., ¿está usted recibiendo suficiente para comer aquí?” Él respondió: “Sí, gracias.” Le dije: “¿Está tranquilo aquí?” Él respondió: “Señor, yo estoy muy infeliz. He estado orando a Dios en mi celda durante las últimas tres noches, pero es como si mis oraciones rebotan en el techo y no pasan.”.

Entonces le dije: “Sr. W., yo soy el único hijo del anciano que fue dejado como muerto detrás de la puerta de su casa en Barrydale en el 10 de julio a quien a usted se le acusa de haber asaltado. Yo estaba buscando con ganas pasar una semana con él en septiembre, pero como se puede ver ahora esto es imposible”. El joven asintió con la cabeza; miró hacia abajo, y no dijo nada.

Luego continué: “Sr. W., mi padre no era cristiano hace muchos años, pero llegó un momento en su vida en que se apartó de sus pecados y recibió a Jesús como su Señor y Salvador. Es por eso que ahora está en el cielo, y esperando que me uniera a él.

“Le aseguro Sr. W., que si haces las paces con Dios – si usted muere en este momento de un ataque al corazón, o que vayan a ser condenado a muerte por asesinato, o morir de forma natural más adelante – usted también irá al cielo. También le aseguro de que mi padre, a quien se le acusa de haber asesinado, será el primero en darle la bienvenida allí. Sin embargo, Sr. W., si ustedes no se arrepiente y si usted muere en sus pecados, te lo aseguro que va a pasar la eternidad en el fuego del infierno y la condenación para siempre!”

“Señor W., si usted se arrepiente y se convierte en cristiano, o si se endurece y muere en sus pecados, tenga seguridad de que si es declarado culpable por el tribunal me gustaría que usted reciba la pena máxima.”

“Voy a declarar sin indulgencia alguna para usted, incluso si usted se convierte en un cristiano, pero estoy ofreciéndole la vida eterna en el cielo después de su muerte, si se arrepiente y viene a Jesús.”

“Señor W., tres hombres murieron en una pequeña colina llamada Calvario. Dos eran ladrones culpables. Pero el que estaba en el centro, el Señor Jesús, era inocente. Ladrones, como usted sabe, incluyen a los que salen golpeando gente mayor y que los dejan como muertos después de haberles robado. Ambas ladrones se burlaban de Jesús inocente crucificado entre ellos.

“Pero entonces uno de los ladrones se arrepintió, se dirigió al otro, y dijo: “Estamos siendo condenados con justicia porque recibimos el castigo debido por nuestros hechos, pero este hombre (Jesús) no ha hecho nada malo!” Entonces el ladrón penitente le dijo a Jesús: “Señor, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino!” Entonces Jesús les dijo: “De cierto os digo, que hoy estarás conmigo en el paraíso.”

“Señor W., ¿no te ves a ti mismo como uno de esos dos ladrones al lado de Jesús en el Calvario? ¿Va a morir en sus pecados e ir al infierno como el ladrón no arrepentido? ¿O será que, al igual que el otro ladrón, se arrepentirá de sus pecados, recibirá a Jesús como su Señor, y estará seguro de que va a ir al cielo cuando muera?

“Señor W., si lo desea, voy a salir de esta cárcel en este momento. Pero si lo prefiere, yo tendría el privilegio de mostrarle ahora cómo usted también puede convertirse en un cristiano. ¿Qué prefiere?”

El Sr. W. luego trató de mirarme a los ojos. Él dijo: “Señor, ¿podría por favor enseñarme a ser cristiano?” Entonces me di cuenta de que los cuatro policías en la habitación habían dejado sus lápices; habían dejado de trabajar, y se esforzaban por escucharnos. Así que dije: “Oficial, ¿podría usted amablemente conseguirnos una Biblia?”

El oficial se fue trotando de la habitación y regresó inmediatamente con una Biblia y la puso en mi regazo con gran respeto. La abrí al Juan 3:16, y pregunté al señor W. si podía leer. Cuando él lo indicó, le entregué la Biblia, y le pedí que leyera. En voz alta y con claridad, leyó, y luego dijo: “¡Yo soy un gran pecador!” Pero yo le respondí: “Sr. W., aquí dice: “todo aquel”, lo que lo incluye también, siempre y cuando usted ponga su confianza en Jesús.”

El ambiente era eléctrico. En toda esa habitación se sentía la impresionante presencia de Dios el Espíritu Santo. El silencio era aterrador. Entonces le dije: “Sr. W., ¿vienes a Jesús?” Él respondió: “Lo haré!”

Así, dos pecadores merecedores del infierno, Rev. Prof. Dr. Nigel Lee y el asesino de su padre, el Sr. W., a continuación, se postraron sobre sus rodillas en esa cárcel juntos. Puse mi brazo alrededor de su hombro, y oré primero. Di gracias a Dios por nuestro encuentro, (re) confesé todos mis nuevos pecados al Señor, y luego le pedí que tuviera misericordia del Sr. W., por el amor de Cristo.

Sr. W. oró. Él dijo: “Señor, yo soy un miserable pecador. Por favor, no permitas que Satanás me destruya. Me arrepiento de todos mis pecados Perdóname, por amor de Jesús, que murió por la gente como yo!”

A continuación, nos paramos. Le aseguré: “Sr. W., si eras honesto al decir eso, ahora eres mi hermano. En ese caso, aquí está mi mano derecha de la comunión. Voy a ayudarle en todo lo que pueda. Aquí está mi dirección en Australia. Si me escribe, me comprometo a responder a todas las cartas que pueda escribir, por el resto de mi vida. ¿Cuándo es tu juicio?”

Él respondió: “El jueves 22 de septiembre.” Le prometí orar por él en ese día (cuando yo estaría en el extranjero), que se haría justicia y que iba a continuar recibiendo la gracia de Dios, independientemente del resultado. Entonces otra vez le di la mano y salí de la cárcel, ante el asombro de ambos la policía agradecidos y los convictos desconcertados que ahí simplemente seguían mirándome con asombro.

Conduciendo de vuelta a Barrydale, alabé a Dios y cantaba sus Salmos todo el tiempo – percibiendo de nuevo que Dios no está muerto, sino que muy vivo en este gran planeta tierra. Porque Dios había revivido mi alma – y, confío, las de todos en esa habitación en la cárcel.

Cuatro días más tarde, visité la cárcel de nuevo. En esta ocasión el Sr. W. me estaba esperando con una sonrisa. Había estado leyendo la Biblia desde la última vez que lo vi, y afirmó tener paz. Yo le animé a hablar con los otros presos acerca de lo que le había sucedido; de contar toda la verdad en el juicio.

También le insté a trabajar y testificar por el Señor para el resto de su vida en la tierra (ya sea a corto o largo). Luego oró por los dos; dio gracias a Dios por mis visitas, y con valentía le pidió al Señor que me bendiga donde quiera que fuese (ese mismo día a Inglaterra, y posteriormente a los Estados Unidos).

Dios escuchó su oración. En Londres, el Señor habló poderosamente incluso a través de las cosas relacionadas con los eventos anteriores. En Estados Unidos, el efecto fue electrizante, y la grabación de mi testimonio se está extendiendo como un incendio y produciendo consultas y resultados impresionantes. Lo utilicé allí, como una ilustración, mientras predicaba en la quinta petición en la oración del Señor: “Perdona a los hombres sus ofensas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.”

Mi compañero pecador, ¿cómo se encuentra con su alma? ¿Está usted seguro de que está bien con Dios por el tiempo y la eternidad? Porque Jesús nos asegura: “Si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.”

Oh aquel Dios puede derretir los cielos y descender, tocar y revivir sus hijos tercos aquí en la tierra! ¿Tiene la certeza de que todos sus pecados han sido perdonados, por el amor de Cristo? Si no es así, resuelva este asunto sin demora.

Atentamente en el servicio del Señor, de un pecador salvado por la gracia

(Rev. Prof. Dr.) F. N. Lee,

Queensland Presbyterian Theological Seminary, Ret.

Brisbane, Australia.

———————————————————–

El Dr. Lee falleció en diciembre del 2011, pero parte de su obra puede encontrarse online en http://www.dr-fnlee.org

6 comentarios

  1. Mucha sinceridad y verdad en este artículo. Así es la predicación del Evangelio.

    Me gusta

  2. Me impresiono este bonito testimonio.k grande es el poder de Dios en un corazon arrepentido.. perdonar a quien te golpeo un ser querido… gracias marcelo

    Me gusta

  3. En este tema son muchos los que tienen confusión. A primera vista, esta historia pareciera ser muy piadosa y que puede usarse como ejemplo para los cristianos; sin embargo dista mucho de lo que la Palabra de Dios enseña acerca del perdón. Obviamente hay que recalcar que todos los casos son diferentes, por lo que habría que preguntarse que hubiera pasado con un padre de una niña que ha sido brutalmente torturada y abusada antes de que el asesino la mate. Les puedo asegurar que la diferencia que podría sentir un hijo cuyo padre es un anciano que tiene 86 años, y que lo ve de vez en cuando; a la de un padre cuya hija pequeña ha sido arrebatada tan brutalmente. En estos temas abunda la gente religiosa, pero no son mas que hipócritas, porque si a ellos les sucediera que les asesinen un hijo, reaccionarían completamente diferente a lo que predican.
    El tema del perdón ha sido por años mal enseñado, y ha causado tremenda confusión y condenación. De ninguna manera esta historia debería ser el modelo a seguir para los cristianos, porque sino cada vez que alguien muere a manos de un asesino, tendríamos la obligación de ir a la carcel a perdonar al agresor; qué tremenda ridiculez !!!.
    Por otra parte este tipo de evangelismo arminiano es el que ha causado que las iglesias estén llenas de falsos convertidos.

    Me gusta

    • Hola Fernando, claro que no es una obligación para todos los cristianos visitar a quien cometió un crimen contra él en la cárcel. Pero si existe la obligación de perdonar. Creo que lo que el Dr. Lee hizo refleja muy bien lo que Jesús enseña en Mt. 5:38-42.

      Me gusta

    • Por cierto, si un cristiano no puede hacer lo que predica (y esto está de acuerdo con la Palabra), el problema no está en lo que predica sino en el corazón del cristiano.

      Me gusta

  4. Muy bueno testimonio. No tiene nada que ver con arminianismo y calvinismo…

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s