¿El Sermón debe ser una especie de monólogo?

Autor: R. Albert Mohler

Autor: R. Albert Mohler

La misma forma en que es formulada esta pregunta es interesante. En primer lugar, creo que la proclamación pública de la Palabra de Dios como un monólogo no es la mejor manera de describirla. Es una voz la que habla, pero esta voz no está hablando en su propio nombre, sino como uno que ha sido autorizado para proclamar y enseñar la Palabra de Dios. Al mismo tiempo, no parece haber ninguna justificación bíblica para un tipo de predicación dialogal. En todo caso, parece que el modelo bíblico asigna la responsabilidad de la predicación a un individuo que se atreve a hablar en nombre de Dios presentando y aplicando la Palabra de Dios.

Estoy pensando en un pasaje como Nehemías 8:1-8. En esa situación, Esdras y sus compañeros “leían en el libro de la ley de Dios claramente, y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura.” Algo más arriba en este pasaje, se nos dice que “los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley.” Aquellos que predicaban lo hacían con autoridad. Al mismo tiempo, no sería correcto sugerir que estos oyentes permanecían pasivos. Eran receptores activos de la Palabra predicada. Estaban “atentos.”

Del mismo modo, la congregación de una iglesia no debe quedarse sentada en los bancos de forma pasiva meramente observando la predicación de la Palabra. Por el contrario, la congregación debe estar involucrada activamente en las disciplinas de escuchar, recibir, y responder a la Palabra de Dios según es predicada por aquel que es investido con los dones y responsabilidades correspondientes.

Un enfoque similar es evidente en el Nuevo Testamento. Cuando Pablo instruye a Timoteo acerca de sus responsabilidades como predicador, no hay nada en el pasaje que sugiera que Timoteo debía involucrarse en una especie de diálogo con la congregación. En vez de eso, Pablo encarga a Timoteo con la sagrada y solemne responsabilidad de predicar la Palabra “a tiempo y fuera de tiempo.” En todo caso, advierte a Timoteo en contra de tener demasiado en cuenta la respuesta de sus oyentes. Esto difícilmente describe una especie de diálogo.

Según lo veo yo, la presión a favor de una forma de predicación más dialogal es una redefinición de la predicación tal y como es descrita en las Escrituras. El cambio parece ir de la mano de los grandes movimientos culturales en contra de la autoridad en la enseñanza y la idea misma de una Palabra autoritativa. Lo último que necesita el evangelicalismo moderno es la sustitución del “diálogo” congregacional por la predicación bíblica. Esto también entra dentro de nuestras tentaciones modernas y, al final, amenaza con expulsar la Palabra autoritativa de nuestra mente.

R. Albert Mohler es el presidente de The Southern Baptist Theological Seminary y ha contribuido en numerosos libros. Puedes encontrar más sobre su obra en www.albertmohler.com

2 comentarios

  1. Creo que este asunto de comparar la predicación con un monologo, ha salido de un movimiento encabezado por Frank Viola, aquel que escribió el libro Cristianismo Pagano. De hecho tiene un capitulo dedicado al Sermon, y efectivamente dice que el sermón es un monologo. Este es un fragmento:

    El sermón cristiano contemporáneo tiene las siguientes características:
    • Es algo que ocurre con regularidad, entregado fielmente desde el púlpito al menos una vez por semana.
    • Es entregado por la misma persona; generalmente, el pastor.4
    • Es entregado a un público pasivo; es esencialmente un monólogo.
    • Es una forma de hablar elaborada, con una estructura específica. Suele tener una introducción, tres a cinco puntos y una conclusión.

    En su resumen dice:
    El sermón es una vaca sagrada que fue concebida en el vientre de la retórica griega. Nació a la comunidad cristiana cuando ex paganos convertidos en cristianos empezaron a traer sus estilos de oratoria a la iglesia. Para el tercer siglo, era habitual que los líderes cristianos dieran sermones. Para el cuarto, pasó a ser la norma.

    Ahora que utilizar un libro para exponer sus enseñanzas suena bastante al monologo que describe :)

    Saludos Marcelo

    Me gusta

  2. El sermon segun entiendo es una enseñanza, no es un foro abierto como es este blog. El autor de este articulo denuncia el espiritu del tiempo que es la destrucción de toda autoridad. No es solo la autoridad del pastor sobre sus ovejas es tambien la del anciano sobre el joven, la del hombre sobre la mujer etc. Babilonia significa confusión, y la confusión empieza por el desmantelamiento de la autoridad instituida por Dios. Las iglesias evangelicas estan llegando a ser la nueva Babilonia. Porque en Roma no hay confusion; el que manda ¡es el Anticristo papal!
    Buen artículo…

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s