Ezequiel 33:11 y la Libre Oferta del Evangelio

Uno de los textos que a menudo se usa para apoyar la enseñanza de la gracia común de Dios y un deseo sincero de Dios que todos los seres humanos se salven es Ezequiel 33:11 (Ezequiel 18:23, 32 es un pasaje similar). El Rev. H. Hoeksema dio una explicación de este texto en su libro, Het Evangelie, of de Jongste Aanval op de Warrheid der Souvereine Genade (El Evangelio, o El ataque más reciente sobre la verdad de la Gracia Soberana).

Ya que el texto se sigue utilizando en la comunidad reformada para promover la doctrina de la gracia común y porque el libro en el que aparece la explicación del texto de Hoeksema no se ha traducido, he traducido la sección de Het Evangelie que contiene la explicación de Ezequiel 33: 11 (pp. 206-212). Se debe tener en cuenta que la interpretación de Hoeksema del pasaje se dio en el contexto de la controversia con un profesor Heyns (de Seminario Calvin), quien explicó Ezequiel 33:11 como la enseñanza de una gracia universal de Dios y un sincero deseo de Dios de que todos los humanos se salven, es decir, una oferta bien intencionada de salvación.

David J. Engelsma

Una Interpretación de Ezequiel 33:11

Herman Hoeksema

Diles: Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel? (Ezequiel 33:11)

Desde luego, estamos de acuerdo con el profesor cuando dice que estaríamos haciendo violencia al texto, si leemos: “Yo no me complazco en la muerte del impío electo, pero tengo placer en esto, que el pecador elegido vuelva y viva. ¡Volved, oh pecador elegido!” No creo que Heyns haya oído hablar de tal interpretación. Al escribir esto, muestra que no entiende correctamente ni el texto ni la explicación de sus oponentes. De todos modos, no voy a creer que él no escribe sobre estas cosas con toda seriedad. Y así, aquí él hace un hombre de paja, para después, en el párrafo siguiente, demoler con toda seriedad.

Ciertamente, si se puede encontrar a alguien que lea el texto de esa manera, no sólo iba a hacer violencia al texto, sino que también le quitaría al texto su poder. Esto es así, no porque haya en el texto algún consuelo para los reprobados (el pecador que no se vuelve), y mucho menos porque el texto enseñe que Dios ama a los réprobos (el pecador que no se vuelve), ni porque haya una oferta bien intencionada de gracia para la malvados reprobados (el pecador que no se vuelve), incluso para alguien así no sería posible entender el texto de esta manera.

Más bien, la simple razón es que el punto de vista del texto no es el de la soberanía de Dios, la predestinación – ni de elección o de reprobación. El punto de vista es ético. La pregunta es: ¿cómo, pues, viviremos, si nos consumimos en nuestros pecados? ¿Hay esperanza para el pecador con Dios? Y la respuesta es: Sin duda alguna, en el camino de vuelta. El pecador probará que Dios es misericordioso y gracioso, que Él perdona abundantemente, si se vuelve. El punto de vista es profundamente ético. De hecho, el pecador que se vuelve es el elegido, y, de hecho, el pecador que no se vuelve es el reprobado; sin embargo, usted le haría violencia al texto si sustituyera los términos de la predestinación por las palabras impío y convertido.

La demanda divina de volverse no viene solamente a los elegidos, sino también a los réprobos, y no viene a los elegidos y reprobados como tal, es decir, visto como predestinados, sino que viene a ellos como criaturas racionales morales. Y visto así, permanece eternamente cierto que el camino para la vida para el pecador es el camino de la conversión. Heyns tampoco debería tener problemas para ver esto. No leemos el texto en la forma Heyns presenta. En segundo lugar, no debería ser difícil para el profesor Heyns ver también que en este texto no sólo no hay una oferta universal y bien intencionada, sino que, de hecho, no hay ninguna oferta. Por cierto, Heyns afirma la hay, pero nunca será capaz de hacer esto evidente.

Cuando se analiza el texto de cerca y en todas sus partes, se llega a lo siguiente: 1) Dios dice algo acerca de sí mismo. Él dice que Él no se complace en la muerte del malvado; de hecho, que Él se complace en su giro y vida. 2) Dios asegura lo que Él dice de sí mismo con un juramento: ¡ciertamente como vivo yo! 3) Sobre la base de este juramento, en la que Dios revela lo que le agrada, Él viene a la casa de Israel con la demanda y la llamada de volverse. Si Dios realmente tiene el placer en la conversión y la vida de los malos, ¿por qué entonces ellos deben morir? ¡Es sólo porque odian a Dios y aman el camino de la maldad! No hay, por lo tanto, absolutamente ninguna oferta en el texto. Incluso si nos fuera permitido leer el texto así: “Yo no me complazco en la muerte de ninguna persona malvada”, Heyns seguiría sin hacer ningún progreso en probar su idea de una oferta universal. Además el mismo profesor seguramente ve esto.

En tercer lugar, creo también, que no será difícil para mí para convencer a Heyns que no hay en el texto ningún elemento de un amor universal por los pecadores. Si los hombres en las iglesias reformadas cristianos no se hubieran, ya desde hace mucho tiempo, acostumbrado a ese lenguaje, estarían sorprendidos al leer que un profesor en la Escuela de Teología cree en un amor universal por los pecadores. Dígame, ¿cuál es la diferencia, en realidad, entre un amor universal por los pecadores y la salvación universal? Todo el mundo estará de acuerdo en que no hay ninguna diferencia. Él mismo Heyns no puede ver ninguna diferencia. Y ahora ¿cuál es la diferencia entre este concepto y lo que nuestros padres en el Sínodo de Dort han condenado como anti-bíblico y no-reformado? No hay ninguna diferencia. Y aunque Heyns proclame el amor universal por los pecadores sin vergüenza en los párrafos citados arriba. Dios quiere la salvación de todas sus criaturas, escribe el profesor, es decir, Él quiere la salvación de todos los hombres. Por lo tanto, el “malvado” de Ezequiel 33:11 no puede estar limitado. Dios ama a todos los hombres malvados con el deseo de salvarlos, con gran amor por los pecadores. ¡Y Él asegura a esto con un juramento!

Y cuando Heyns escribe todo esto, parece no haber nadie a quien se le paren los pelos, en todo caso, parece no haber nadie más en las Iglesias Cristianas Reformadas que llegue a su pluma. ¡Cómo se ha oscurecido el oro!

Sin embargo, no es difícil convencer incluso a Heyns que el texto de Ezequiel 33:11 de ninguna manera enseña eso, lo enseña tan poco que incluso ni una persona malvada podría tener esta impresión del texto. Ahora no voy a hablar de malvados “elegidos” y “reprobado”, como Heyns supone que debo hacer con el propósito de rechazar una oferta universal. Este no es el punto de vista del texto, como ya dimos es claro.

Pero, de hecho voy a hacer la distinción entre el “malvado que se vuelve” y el “malvado que no se vuelve.” Esta distinción se basa muy claramente en el texto mismo. Y me atrevo a decir que Heyns no tiene el coraje de leer el texto de esta manera: “Yo no me complazco en la muerte del impío, se arrepienta o no.” En primer lugar, esto se opone diametralmente a la Sagrada Escritura. Por el bien de su propio nombre, Dios, de hecho, tiene un placer sagrado, no en esto, que el malvado no se arrepienta, lo que le desagrada, sino que en esto, que Él pone a los malvados que no se convierten en eterna perdición. Dios incluso se ríe de su destrucción. Para probar esto podría aportar un centenar de textos, pero procederé suponiendo que Heyns los conoce tan bien como yo.

En segundo lugar, esta interpretación no tiene en cuenta la segunda parte del texto. Simplemente no hará que los malvados de la primera parte se refiera a todos los hombres malvados sin ninguna distinción. Esta interpretación también es culpable de violentar el texto. Porque en la primera parte, el Señor declara donde Él no se complace; en la segunda parte, declara donde Él sí se complace. Tenemos que ver, por tanto, un contraste. El Señor declara en la segunda parte, que Él tiene placer en esto: que el malvado se vuelva y viva. Tiene el placer, por lo tanto, en la vida de los malvados, sólo si se vuelven. Volverse y vivir están inseparablemente unidas entre sí. Pero a partir de esto se deduce que los malvados que no se vuelvan están excluidos de la primera parte del texto.

Por lo tanto, podemos leer, sin dudas, el texto de esta manera: yo no quiero esto, que los malvados no se vuelvan y mueran, sino que se vuelva y viva. El que no se vuelve es, sin duda muerto por Dios con la muerte eterna, y Dios ciertamente tiene placer en esta muerte como castigo por el pecado, porque es una manifestación de su justicia. Pero quienquiera que se vuelva vivirá, no porque él se vuelva, porque eso nunca podrá ganar la vida para él, ni para borrar los pecados cometidos anteriormente, sino porque Dios no se complace en la muerte de los malvados que vuelven, sino que en eterna misericordia ha borrado su maldad. Y así, Heyns tendrá que estar de acuerdo conmigo, en que no hay amor universal por los pecadores en el texto, sino que un amor por el pecador que se convierte.

Así, al final, Heyns también tendrá que estar de acuerdo conmigo, que aunque aquí no hay ninguna mención de los elegidos y reprobados, como tales, el texto es, de acuerdo con su contenido, tan obviamente particular, que no hay absolutamente ninguna posibilidad de que los malvados reprobados tengan la posibilidad de recibir la impresión de que Dios les promete u ofrece algo. Él no tiene ninguna participación en este asunto. Porque él nunca se vuelve.

Por otro lado, el texto, también en virtud de su contexto, está exactamente intencionado como un rico consuelo para el pueblo elegido de Dios. Porque ellos son los malvados que, de hecho, a su vuelven. Y Heyns estará de acuerdo conmigo en que esta conversión es un don de Dios, un don de su gracia, por medio de su Espíritu y la Palabra. El profesor también estará de acuerdo conmigo, que Dios otorga el don de la conversión a quien Él quiere y que Él lo concede solo por su soberana y pura gracia en sus elegidos.

¿Y si entonces aquellos elegidos, aquellos malvados que se vuelven, no pueden entender que han de recibir la vida en el camino de la conversión, ya que volverse no borra su culpabilidad ni les da ningún derecho a la vida? Entonces Dios jura por sí mismo que no se complace en la muerte del malvado, sino en esto: que ellos deberían recibir la vida en el camino de la conversión.

Volveos, volveos, pues, oh casa de Israel (aquí Dios le habla también a la Iglesia), ¿por qué ustedes deben morir? Si Yo no hubiera sido misericordioso con ustedes con misericordia eterna, ustedes habrían muerto en vuestros pecados; entonces no hay conversión que haga una diferencia, tampoco habría un camino de conversión. Pero ahora la situación es distinta. No hay ninguna razón por la que ustedes deban morir. ¡Volveos a mí y vivan!

Fuente: http://www.cprf.co.uk/pamphlets/ezekiel33v11.htm

5 comentarios

  1. Dime Marcelo, ¿crees que el punto de vista que voy a exponer es bíblico?

    Dios no desea la muerte del pecador. Es decir, Dios tiene complacencia, porque Él en su naturaleza es Bueno, en que los hombres se vuelvan del pecado, que sean buenos.

    Personalmente es esto lo que creo. Es natural, es lógico, y supongo que algunos malentienden este principio. Pienso que no se puede deducir a partir de lo que he dicho que Dios, si se complace en que los hombres sean buenos, entonces intenta activamente salvarlos, Sin embargo, creo que esto pone en contraposición la naturaleza de Dios con las obras de Dios; al menos al nivel de mi poco profesionalismo en la filosofía. Sin embargo esta paradoja, desde mi punto de vista limitado, está muy presente en las Escrituras, como es por ejemplo el tema del pecado mismo.

    Me gusta

    • iSori, creo que tienes razón. Aquí Dios establece una norma: el hombre debe arrepentirse, pero no habla de su interés de salvar a los réprobos.

      Me gusta

  2. El texto establece un principio general, y es que Dios no se complace en la muerte del impío… no que no se complace en la muerte del impío que se va a salvar, eso es un re torcimiento del texto y quita la fuerza e invitación a todo hombre de huir de la ira venidera… niega la libre gracia, principio hipercalvinista; que niega en si la humanidad, y que introduce al hombre en un determinismo horrible, a parte de una insensibilidad total para el perdido.

    En segundo lugar, el texto se dirige a Israel es cierto, pero eso no quita fuerza al principio de ninguna de las maneras. Primero, ¿porque a quien está escribiendo Ezequiel su profecía? a Israel, a su pueblo, ¿cómo iba entonces a hablar el texto de alguien a quien no escribe? Este texto se dirige a Israel y a él habla, por tanto no dice nada directamente ni indirectamente el texto de las naciones. Segundo, no conocía Hoeksema la doctrina de la iglesia visible y la iglesia invisible; ¿no estaba Israel compuesto por un remanente (verdadero pueblo de Dios), y por un Israel externo (pueblo aún no regenerado)? No es esto una invitación especial al pueblo no regenerado, y a la vez una exhortación al pueblo regenerado (Ez. 33:13). Obviamente van a responder solamente los elegidos, pero la oferta es libre a todos, ¿o no es evidente en el texto y la doctrina de la Iglesia visible?Tercero, ¿si entendemos a quien escribe, y entendemos la naturaleza de la Iglesia (Trigo y cizaña), no se ve claramente aquí la libre gracia?

    Encuentro más horrendo el hipercalvinismo que el arminianismo.

    Sirva de exhortación y de arrepentimiento para los impíos que quieren afirmar falsas doctrinas torciendo las Escrituras. Volveos porque Dios no quiere vuestra muerte… y si os volvéis, tendrá significado real la obra de Cristo en la cruz para vosotros; la doctrina de la elección para vosotros nubla la obra de Cristo real en la historia.

    Me gusta

  3. Dios quiere mandar a una muchedumbre al lago de fuego. No se complace en mandarlos al lago de fuego como tampoco se complacio cuando escupian al rostro de su amado Hijo antes de crucificarlo. Pero el se complacio en magnificar la ley y engrandecerla por este medio. Y que tiene que decir el vaso de barro al alfarero? Si El quisiera salvar a todos, bien podria, pero no quiere porque asi le agrado, y què?
    Son los impios que quieren quitar a Dios su soberania y sentar el libre albedrio de ellos en el trono de la gracia, pero “no depende del quiere, ni del que corre sino de Dios que hace misericordia”. La doctrina de la eleccion incondicional es el fundamento de nuestra esperanza.

    Me gusta

  4. Decir que es más horrendo el hipercalvinismo que el arminianismo demuestra una tibieza escalofriante. Denota que el que tal cosa cree, dice de labios para afuera que Dios es soberano. Decir semejante barbaridad es como afirmar que el asesino es menos escalofriante que el violador.

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s