Cosmovisión cristiana y arte (II parte)

Rev. Jonathan Muñoz

Rev. Jonathan Muñoz

Siguiendo con el tema de la música expuesto por el Rev. Jonathan Muñoz para la juventud de la Iglesia Presbiteriana Nacional, aquí esta la segunda parte.

III. LA CAÍDA Y EL ARTE.

Es claro que las esferas fueron creadas con el propósito de manifestarse y diferenciarse de manera más clara a medida que el orden creado progresara y la raza humana se multiplicara, ya que así se iban a empezar a manifestar los dones artísticos y se iban a empezar a necesitar gobiernos, comercio, etc. Sabemos, sin embargo, que por la soberanía de Dios este progreso de la creación y multiplicación de la humanidad sobre la tierra no se dio de forma inocente (esto es: sin pecado), sino que en un punto entró el pecado a la historia del desarrollo del orden creado y este punto histórico, en el tiempo y en el espacio fue la caída.
La caída es el concepto por el cual entendemos que la vida humana en el mundo, así como todas las esferas que forman parte de ella, no son malas por naturaleza, sino que están torcidas, manchadas y quebradas en muchos aspectos, pero son esferas creadas buenas originalmente y, por lo tanto, no son ni pueden ser jamás malas por sí mismas.
No debemos olvidar que cada esfera que Dios creó son aspectos de la vida humana, manifestaciones concretas del hecho de que el hombre es imagen y semejanza de Dios. Después de la caída, esa imagen y semejanza ciertamente se vio reducida, manchada, torcida, pero no eliminada, ya que aún después de la corrupción de la raza humana, Dios mismo sigue reconociendo que el hombre es su imagen y semejanza (Gn 9.6).
“El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir” dice Jesús en Juan 10.10. Esto implica, claramente, algo que cualquier dualista estaría dispuesto a afirmar: que Satanás está en oposición a la obra de Dios en el mundo y que hará de todo para opacar la gloria de Dios en la creación.
Sin embargo, esto también quiere decir que Satanás no tiene capacidad creativa, sino sólo la capacidad para hurtar matar y destruir aquello que hay de glorioso, bueno, hermoso y bello en la creación. Y eso no lo debemos pasar por alto. Aún cuando el pecado echó a perder y sigue echando a perder lo hermoso de la creación, la gloria de Dios puede verse, aunque sea de forma más opacada, en las esferas del quehacer humano. Nuevamente, el arte no es la excepción.
Por eso, incluso al dualista más radical le ocurre que cuando ve, oye o lee una pieza de arte hermosa creada por un impío sólo puede rechazarla y negarla a través de un buen esfuerzo… y puede incluso llegar a decir: “sí, es bonito, pero no es de Dios, así que es malo”. Pero esto es, desde la cosmovisión bíblica, un absurdo. Porque toda buena dádiva no puede venir de otro sino de Dios (Stg 1.17).
Ahora, debemos reconocer algo: muchas veces vemos hermosura, belleza y creatividad en obras que al mismo tiempo proclaman la mentira y la maldad. ¡Esta es la paradoja que la caída trajo consigo! ¡La caída separó lo que fue creado para estar unido! Y de hecho, fue así en todo ámbito de cosas: nuestra unión con Dios en primer lugar (Gn 3.8‐10), la unión entre marido y mujer (Gn 3.11‐12), la unión entre hermanos (Gn 4.8), etc.
No nos debe extrañar, por lo tanto, ver que la caída haya afectado al arte en general y que esto se muestre de maneras tan tristes y desconcertantes en las obras que muchos impíos virtuosos producen. Vemos hermosura, vemos creatividad y vemos capacidades maravillosas en obras de arte que proclaman la muerte de Dios o que alaban la pecaminosidad humana y sabemos que Satanás no tiene la capacidad de dar dones ni de crear, por lo tanto reconocemos que esas capacidades Dios las dio a esos artistas. Pero sabemos, también, que Satanás, el ladrón, ha robado, echado a perder y destruido los dones hermosos que ellos poseen.
En otras palabras, concordamos hasta cierto punto con la postura dualista que la caída afectó terriblemente las manifestaciones artísticas de los impíos en general, pero no concordamos hasta el punto que no podamos explorarlas, conocerlas e, incluso, apreciarlas y valorarlas en aquellos aspectos que aún poseen y que son manifestación de la gloria y la imagen y semejanza de Dios. Como creyentes, rechazamos radicalmente la disposición de corazón con la cual el impío hace arte, pues su corazón es enemigo de Dios y vive conforme a las pasiones idólatras de este mundo caído y por eso no amamos sus cosmovisiones ni sus inclinaciones (1 Jn. 2.15‐17), sin embargo, sabemos que aún así la gloria de Dios está – aunque torcida, manchada y opacada – en las expresiones artísticas de los incrédulos porque el pecado es poderoso y Satanás es un ladrón eficiente, pero nunca el pecado ni Satanás han tenido ni tendrán más poder que la Palabra de Dios (Sl 138.2; Is 40.8), y el Señor creó y sustenta todas las esferas del mundo por su Palabra (Sl 33.4‐6; Sl 147.15‐18).
Sin embargo, hay un aspecto de la caída que la postura dualista no ve con la debida profundidad y que generalmente no reconoce: que la caída ha afectado terriblemente también las expresiones artísticas de los creyentes. Muchos dualistas desprecian todo el arte incrédulo, llegando incluso a despreciar los dones que Dios dio a los artistas y que provienen de Él, pero junto con esto valoran y aprecian todo arte producido por cristianos como si este no tuviera aspectos horribles que son consecuencia de la caída. Estos dualistas no admiten ninguna crítica a un artista cristiano que ha hecho una canción de adoración, porque las canciones de adoración no son pasibles de críticas para ellos. Florecen las malas novelas, las malas películas y la mala música cristiana, pero los dualistas las han puesto en su mente en una categoría aparte, como si hubieran sido sopladas por el mismo Dios y para ellos son intocables. En este punto, los dualistas son inconsistentes pues no ven los efectos terribles de la caída sobre toda la humanidad. Son comunes hoy en día, por ejemplo, las alabanzas con letras pobres y repetitivas y con arreglos musicales que son verdaderos plagios (falta de creatividad en general) y aún así los dualistas defienden a muerte que esas canciones glorifican a Dios porque la calidad interpretativa es buena; pero la calidad interpretativa de los músicos y cantantes es sólo un aspecto de la música, pero ¿qué pasa con la creatividad en los arreglos? ¿Qué pasa con la originalidad en la composición de melodías? ¿Qué pasa con la poesía en las letras? Recordemos que aunque la letra sea de alabanza a Cristo, si a la letra le falta profundidad y calidad poética, obviamente ya es una alabanza coja.
Así vemos que los efectos de la caída son terribles porque han afectado al arte en general, tanto de los incrédulos como de los creyentes. No hay dudas que el arte de los creyentes, en lo que respecta a su contenido al menos, muestra una mayor gloria de Dios. Eso no lo estamos negando. Sin embargo, también es verdad que en muchos otros aspectos que no son el contenido, el arte de los incrédulos no pocas veces muestra, incluso, una mayor gloria de Dios que las expresiones artísticas de cristianos consagrados.

IV. LA REDENCIÓN Y EL ARTE.

Es en este punto, recién, donde podemos responder a la pregunta ¿qué hacer con el arte entonces? Como vimos más arriba, la postura dualista, debido a que se salta el análisis de la creación, termina comprendiendo mal el daño que la caída ha hecho en el arte y, por lo tanto, el rol redentivo que nosotros, como hijos de Dios, debemos jugar en la esfera artística.
“Cristo vino al mundo para salvarnos de la culpa y del poder del pecado”. Con esta declaración breve podemos presentar muy sencillamente el centro de la redención, sin embargo, esta declaración, con todo lo verdadera y gloriosa que es, puede ser demasiado simplista si no se la entiende en el contexto del plan redentor más amplio de Dios.
Dios envió a Cristo para hacer nuevas todas las cosas (Ap 21.1‐5), ya que un nuevo cielo y una nueva tierra son el plan redentor que Dios está ejecutando: una nueva creación. El centro de la creación es el ser humano, ya que él fue creado y puesto por Dios en el mundo para gobernarlo y ser cabeza del orden creado, por eso el pecado, que está en el corazón humano, afectó a toda la creación porque el centro de la creación es el corazón del ser humano. Pero esto también nos ayuda a entender por qué la obra central de Cristo fue librarnos del pecado, porque allí está la raíz del problema de todo el cosmos y Cristo se ha propuesto no sólo salvar almas, sino hacer una nueva creación (Ro. 8.19‐23; Ef 1.7‐10), pero para lograrlo se ha propuesto empezar por salvar nuestras vidas del pecado.
Esto implica que es el propósito de Cristo que en cada esfera la gloria de Dios vuelva a brillar como lo hacía la creación antes del pecado. Nuevamente, el arte no es la excepción. Cristo viene a redimir todas las cosas, reuniéndolas bajo su señorío y esto incluye la esfera artística. Lo interesante es que los instrumentos, sus sacerdotes, reyes y profetas, a través de los cuales Cristo reúne todas las cosas del cielo y de la tierra bajo sus pies somos nosotros: los creyentes. Por lo tanto aquí debemos nosotros comprender claramente cuál es nuestro papel como sacerdotes, reyes y profetas en la redención del arte (1 Pe 2.9; Ap 1.6; Ap 5.10).

ProfetasSacerdote del arte.

En primer lugar, debemos entender qué significa redimir el arte. Conforme ustedes ya pueden deducir a estas alturas, redimir el arte no significa hacer que todo arte tenga solamente un contenido “cristiano”, aunque desde otra perspectiva sí debemos hacer que todo el arte tenga un contenido y una forma cristiana.
Déjenme explicar: cuando digo “cristiano” (entre comillas) me refiero a un contenido exclusivamente soteriológico, o sea que hable sólo sobre temas relacionados con la salvación de nuestras vidas como individuos o como comunidad, temas como el amor del Padre hacia sus escogidos, la encarnación del Hijo de Dios, la muerte de Cristo en la cruz, su resurrección, su segunda venida, el llamado que el Espíritu nos hace, el nuevo nacimiento, la conversión, nuestra santificación, nuestra comunión espiritual con Dios etc. son temas sobre los cuales nunca habrán suficientes manifestaciones artísticas para expresarlos porque son temas inagotables y hermosos en sí mismos. Sin embargo, es verdad que esos no son los únicos temas sobre los cuales el arte debe tratar. El ejemplo está en la misma Biblia: el Cantar de los Cantares es un libro de poemas eróticos; Ester es un relato histórico sobre el sufrimiento de una etnia perseguida con las aventuras relatadas de forma novelística y no nombra a Dios en ningún momento, aunque Él está presente en todo el libro.
Ahora, cuando digo cristiano (sin comillas), quiero decir un arte legítimamente cristiano en su contenido y en su forma. Y cuando me refiero a arte cristiano en su contenido, me refiero a un arte que trate tanto de temas soteriológicos como creacionales, sociales, románticos, psicológicos, etc. o sea, que hable sobre la hermosura de una ciudad (Salmo 122 y otros) o de paisajes campestres (varios salmos), las costumbres de una nación (Ester, algunas partes de Rut), una historia de amor de pareja (Rut, Cantares) o la denuncia y protesta social (como los oráculos proféticos de Amós) porque todos esos temas deben ser comprendidos desde una cosmovisión cristiana, o sea, bajo Cristo y el señorío de Su Palabra y en ese sentido, el arte que opte por este tipo de contenido será arte cristiano. En este sentido, un buen artista cristiano es un profeta‐sacerdote que, bajo la revelación de Dios (la Biblia) interpreta el mundo y expresa su cosmovisión cristiana (la cual está fundamentada en la Palabra de Jehová) en sus manifestaciones artísticas y, como los levitas del tiempo de David, con sus instrumentos profetizan delante de Jehová (1 Cr 25.3).
Pero también el arte debe ser cristiano (sin comillas, de nuevo) en su forma, o sea un arte que sepa integrar muy bien los distintos aspectos de la realidad creada en sus expresiones porque así fue como Dios decidió reflejar su gloria en la creación. Les doy un par de ejemplos muy básicos y burdos porque no soy un especialista en arte: si el contenido de un cuadro es sobre temas alegres o retratando escenas de júbilo, sería más adecuado el empleo de abundantes colores, pero un cuadro que está hablando sobre un tema triste o trágico, como la muerte, tal vez sea más adecuado matices más oscuros. Así la forma y el contenido estarían debidamente integrados y unificados. Otro ejemplo es el uso de la música rock: un rock pesado puede ser un excelente vehículo para denunciar, protestar o llamar la atención a la sociedad sobre temas que la misma no quiere ver, pero pienso que no sería muy adecuado para expresar quietud, paz o reverencia y, por lo mismo, no creo que sea adecuada para el culto o la adoración. Uds. ya pueden percibir, a estas alturas, que desde una cosmovisión cristiana consistente, el hecho de que un cristiano haga música rock que no sea sólo evangelística es perfectamente legítimo y un acto muy cristiano si el contenido es comprendido desde una cosmovisión bíblica y hay una correcta integración entre contenido y forma: como U2, P.O.D., Johnny Cash y otros.
Así, vemos que los cristianos somos llamados por la iniciativa redentora de Dios a involucrarnos en la redención del arte como profetas‐sacerdotes, haciendo legítimo arte cristiano, según la definición que acabamos de dar. Teatro, poesía, música, pintura, escultura, cine… en fin, todo debe ser llevado a los pies de Cristo y ser un reflejo de su gloria, porque nuestro primer objetivo es glorificar a Dios y nuestro mayor anhelo, como pecadores salvos por gracia, es ver que la gloria de Dios es exaltada en el mundo en todos los aspectos y esferas de la creación; esto está en primer lugar, esta es nuestra mayor pasión porque somos sacerdotes del Dios Altísimo y la vocación del artista cristiano es entregar ante el Señor, como ofrenda, todas sus expresiones artísticas. En segundo lugar, también, está otro objetivo que sirve al primero: comunicar la gloria de Dios y la salvación en Cristo a quienes no creen en Él. El arte cristiano también puede y DEBE servir a este segundo propósito porque de hecho es una parte del primer gran objetivo. Haciendo esto, el artista cristiano está claramente cumpliendo una función profética nuevamente.
El problema de los dualistas con este punto está en el hecho de que, al no tener una comprensión del arte consistente con la cosmovisión Creación‐Caída‐Redención, hacen del segundo objetivo (evangelizar), el primero y, terminan en la práctica sin lograr bien ninguno de los dos objetivos (ni evangelizar ni glorificar a Dios). Por eso vemos, lamentablemente, que sobreabundan las canciones evangelísticas, las películas evangelísticas, el teatro evangelístico, etc. pero que no evangelizan a casi nadie y la razón es que es arte mal hecho, cuya dudosa calidad no atrae a los incrédulos y peor aún: no glorifica a Dios. ¿Se convierten personas a través de estas expresiones artísticas “cristianas”? Sí, pero desde un análisis bíblico estoy convencido que más que convertirse A TRAVÉS de ellas, las personas se convierten A PESAR de ellas. Así, vemos que los artistas “cristianos” dualistas terminan siendo malos profetas y sacerdotes mediocres.

Reyes del arte.

Finalmente, una vez que hemos comprendido, a muy grandes rasgos, nuestro papel como cristianos que producen arte (sacerdotes‐profetas) y en qué consiste en sí el verdadero arte cristiano, debemos preguntarnos ¿qué hacer con el arte producido por los no‐cristianos? Aquí entra, entonces, claramente, un tercer aspecto de nuestro oficio: el de reyes. Debemos como los hijos del postrer Adán, enseñorearnos sobre la Creación para hacerla nueva para la gloria de Dios.
Como ya vimos, el arte producido por no‐cristianos, aunque afectado terriblemente por la caída y el poder de Satanás, no debe ser desechado en su totalidad sino analizado, comprendido apreciado y, cuando corresponda, utilizado para la gloria de Dios. Esto es enseñorearnos como reyes y no como usurpadores ya que todo lo bueno, hermoso y artísticamente relevante en la esfera del arte (y en cualquier otra esfera) que los incrédulos producen pertenece a Cristo porque toda buena dádiva proviene de Dios (Stg 1.17). Y aquí volvemos a las preguntas del inicio de nuestra charla. Cuando llegue a nuestras manos un disco de una banda no‐cristiana, o tengamos la oportunidad de ir a una exposición de un artista plástico incrédulo o, incluso, si somos invitados a una obra de teatro escrita y actuada por impíos, debemos aprovechar la oportunidad para ir, analizar, apreciar, valorar lo rescatable y, si Dios te dio dones artísticos, crear algo original sobre aquello que te gustó o inspiró de esa obra de arte. ¡No copiar! ¡No hacer plagio! Sino llevar a la práctica esa difícil capacidad creativa que tienen los artistas de apoyarse sobre las ideas de otros artistas, pero para crear algo nuevo y original. Como reyes y sacerdotes que se enseñorean y que después ofrecen su botín como ofrenda al Señor1.
En este sentido, la mentalidad dualista peca en querer que los cristianos actuemos como si fuéramos refugiados – menores en cantidad y poder y prácticamente derrotados – en campo enemigo, simplemente aguardando que Cristo regrese. Pero esa no es la visión que Cristo presenta sobre la lucha espiritual hasta su segunda venida. Él siempre habla de esta guerra como una guerra victoriosa para el pueblo de Dios, donde las puertas del infierno no prevalecen contra la iglesia (Mt 16.18) y donde toda la autoridad YA le ha sido dada a Cristo en el cielo y en la tierra (Mateo 28.18) y, por lo tanto, todo lo que debemos hacer es IR, no encerrarnos, no detenernos, sino IR y agresivamente atacar las puertas del infierno.
Somos reyes de la nueva creación y, por lo tanto, no debemos temer el hecho de realizar un buen análisis del arte que nos rodea, desechando lo malo y aprovechando lo bueno (1 Ts 5.21). Cuando un cristiano consistente toma en sus manos una pieza de arte para interpretarla bajo su cosmovisión cristiana, lo que está haciendo es una proclamación gloriosa: “Esto es de Cristo, le pertenece a mi Señor y me arrogo el derecho, como heraldo suyo, de interpretarlo no a la luz de perspectivas subjetivas, sino a la luz de la infalible revelación de Dios, la cual es la Verdad que desnuda todas las cosas”.
Hebreos 4.12 dice que “la Palabra de Dios es eficaz y discierne hasta los pensamientos y las intenciones del corazón”. Cuando un cristiano hace uso de su cosmovisión cristiana consistente (o sea, BÍBLICA) para analizar e interpretar lo que está a su alrededor, incluso el arte, lo que está haciendo en realidad es tomar posesión como un rey, con la espada de la Palabra de Dios, de aquello que le pertenece a Cristo, el Señor de señores.

CONCLUSIÓN.

Antes de concluir, por lo tanto, quisiera que recordemos las cuatro preguntas que debemos hacernos cuando una pieza artística (una canción, un drama, una película, un cuadro, etc.) llegue ante nosotros:
1. ¿Es esta pieza técnicamente excelente?
2. ¿Es una expresión válida de la visión de mundo del artista? ¿Cómo? ¿En qué aspectos?
3. ¿Están la forma y el contenido debidamente integrados?
4. ¿Es comunicada alguna(s) verdad(es)?
Tal vez ustedes me digan en este momento: “Pero, pastor, para poder hacer un análisis como este se requieren algunos conocimientos de arte y estética y estudiar algo sobre la materia y sobre el artista que uno analiza”. Y yo les respondería: “¡Por supuesto! Y eso es lo bueno”. Muchas veces pienso que otro de los problemas de la visión dualista es que estimula la mediocridad no sólo del artista, sino del cristiano común y corriente que se encuentra con el arte todos los días y en todos los lugares.
A donde vamos hay música que transmite mensajes verbales y no‐verbales, hay arquitectura en los edificios, hay publicidad que se expresa a través de determinadas escuelas de artes plásticas, hay esculturas en las plazas, hay diseño en los restaurantes, malls y cafés y es más cómodo y mediocre simplemente hacer como que todo eso no está allí, a no ser que sea algo explícitamente “cristiano” (entre comillas, según la idea dualista). Pero un cristiano con una cosmovisión consistente se ve desafiado a considerar estas preguntas cada vez que se le presenta la oportunidad. El beneficiado será el mismo, porque cada vez que un cristiano hace un análisis serio de estas preguntas él va a terminar sacando más de algo bueno que le aprovechará para crecimiento en su vida personal, en su caminar con Dios, en su relación con los que están a su alrededor, en su relación con el mundo o en su relación consigo mismo. ¿Y la razón de esto? Dios no se ha quedado sin testimonio de sí mismo y de su gloria en la naturaleza y en el desarrollo de la cultura humana (Hch 14.16‐17), por muy corrompida que esta esté. Sepamos una cosa: aunque haya que retirar muchos escombros putrefactos de una obra de arte, siempre habrá algo de la gloria de Jehová que debe ser rescatada, apreciada, admirada y puesta a sus pies.
Cuando una canción, compuesta por un incrédulo o un creyente, es capaz de emocionar nuestro corazón con hermosos pensamientos; cuando una película, hecha por un cineasta cristiano o no‐cristiano, es capaz de desafiar nuestra mente o nos lleva a las lágrimas porque conmueve nuestro corazón; cuando el cuadro de un artista, nacido de nuevo o no, nos hace maravillarnos ante la belleza de los colores y las formas y nos desafía a entender nuestra cultura actual, entonces estamos hablando de buen arte. Arte que glorifica a Dios en alguna medida y la gloria de Dios, abierta o velada, no debe ser despreciada jamás.

1 Acerca de tomar y aprovechar las formas artísticas de los impíos, debemos ser cautelosos y asegurarnos que hemos hecho, primero, un buen análisis de las tendencias artísticas que los incrédulos representan, sobre todo en el aspecto de la integración forma/contenido, ya que puede darse el caso de que una determinada forma artística (tendencia, escuela, etc.) no sea adecuada para expresar el contenido cristiano, ya que, por ejemplo, una forma extremadamente fragmentada, que es en sí misma anti‐forma, como la del pintor Jackson Pollock, muy probablemente no podrá expresar verdades, ya que es una forma que en sí misma no puede ni quiere expresar nada. Por eso, muchas veces será necesario no sólo analizar sino también re‐interpretar o deconstruir no sólo las obras individuales sino las tendencias que ellas representan.

5 comentarios

  1. Vamos al grano, porque es mucho blabla (2 articulos). Dice el reverendo; “ustedes ya pueden percibir que a estas alturas, que desde una cosmovisión cristiana consistente, el hecho de que un cristiano haga musica rock que no sea solo evangelistica es perfectamente legitimo, y un acto muy cristiano si el contenido es comprendido desde la cosmovisión bíblica y hay una correcta integración etc.”
    Las alturas de este señor me parecen más a las profundidades de Satanás…Decir que un cristiano que haga musica rock es un acto muy cristiano es el colmo de la desfachatez. “Todo me es lícito, pero no todo me conviene…todo me es lícito pero no todo edifica…” dice la Palabra. Es cierto que es licito para un cristiano tocar regaeton, champeta, y rock, y tambien en ciertos paises como Colombia o Holanda, le es licito fumar marihuana. Ningun elegido y convertido se ha perdido por tocar bateria o guitarra en un grupo de rock y fumarse unos cigarillos de hierba,(el alcohol es peor si uno se pasa, pues se puede morir de sobredosis de alcohol pero no de marijuana). La cuestión no es de legitimidad sino de conveniencia, de edificación. Es aberrante decir que es un acto muy cristiano tocar musica rock, porque el rock no es una musica de inspiración cristiana sino que proviene de un espiritu de rebeldia contra el “establlisment” y su hipocresía, pero detrás de una protesta contra la hipocresia moralista está el deseo consciente o inconsciente de destruir le correcto, lo honesto y lo decente. Hay una dualidad no en la cosmovisión de nuestro reverendo,sino en nuestra realidad cotidiana que ese reverendo parece ignorar, que se llama: el conflicto de la carne y del espíritu. La carne de nada sirve, y servir a la carne es siempre dejar de andar en el espiritu. Satanas usa la carne para manipular al hombre , sus metodos tienen que apelar a la carne y el rock apela a la carne.
    Es muy triste pero muy clasico ver a eruditos que nos quieren hacer pasar gato por liebre, pero a la carne le encanta…El tricotismo permite ver las cosas más claritas que la cosmovisión de este señor pero es otro tema…

    Me gusta

  2. Hermanos, logro captar la idea del autor y la idea del comentario de arriba, en la cual concuerdo bastante…pero respecto a lo dicho or el autor sobre lo producido por un no-cristiano, ¿puede ser consumido (escuchado, visto, leído) por un creyente que quiere ser un creyente fiel? Ejemplos: poemas de Pablo Neruda, Jaime Sabines, Sheakspear, etc. O películas como “En busca de la felicidad” de Will Smith (supongo que la conocen) o “Pearl Harbor” (sobre la 2a guerra mundial)…¿podemos leer esas novelas/poesías y ver ese tipo de películas como creyentes?

    Me gusta

    • La música es solo el ejemplo de arte. Claramemte en la escritura veo que es un asunto de conciencia y madurez del.creyente, por lo que creo no hay problema ni pecado en ello, teniendo en cuenta: Examinadlo todo y retener lo bueno, no todo conviene y que en conciencia no estés pecando.
      De Jehova es la.tierra y su PLENITUD (y esa plenitud la.coartamos sin darnos cuenta y nos auto esclavizamos a nuestros propios dogmas)

      Me gusta

  3. Hay libros y obras de autores incredulos que son edificantes. Lee por ejemplo “1984” de George Orwell y a pesar de ser un ateo, vio perfectamente lo que es la imagen de la bestia (la TV) y ciertos aspectos del gobierno de Anticristo que pronto surgirá…

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s