Armonía de las Confesiones Reformadas: La Santa Trinidad

Jesús no es el Padre ni el Espiritu, éste tampoco es el Padre pero todos son Dios

Jesús no es el Padre ni el Espíritu, éste tampoco es el Padre pero todos son Dios

“¿Debe ser mostrado que la doctrina de la Trinidad es un elemento fundamental en el evangelio?…No digo que un acabado pensamiento teológico sea un punto esencial de la fe sino que, simplemente, es esencial para la salvación creer en las tres personas en una divinidad, así como es revelado en la Escritura.”

La anterior es una frase de Archibald A. Hodge y habla de la importancia de la doctrina de la Trinidad. Si alguien dice conocer a Dios pero no cree en que es un Dios en tres personas entonces no cree en el Dios de la Biblia sino en un ídolo.

Que Dios nos ayude, por medio de la lectura de las confesiones, a conocerlo como Él quizo revelarse a nosotros.

Confesión belga

Artículo 8
Según y esta Palabra de Dios, así creemos en un solo Dios(1); el cual es una única esencia en la que hay tres personas, real, -verdadera-, y eternamente distingas según sus incomunicables atributos, y que son: El Padre, y el Hijo(2), y el Espíritu Santo.

El Padre es la causa, origen y principio de todas las cosas, tanto visibles como invisibles. El Hijo es el Verbo, la Sabiduría y la Imagen del Padre(3). El Espíritu Santo es el eterno Poder y Potencia, procediendo del Padre y del Hijo. De tal manera, sin embargo, que esta distinción no hace que Dios sea dividido en tres, ya que la Sagrada Escritura nos enseña(4) que el Padre, y el Hijo, y el Espíritu Santo, cada uno tiene su independencia, distinta por sus atributos; de tal manera, no obstante, que estas tres Personas son un solo Dios. Así pues, es sabido que el Padre no es el Hijo, y que el Hijo no es el Padre, y que asimismo tampoco el Espíritu Santo es el Padre, ni el Hijo. Entretanto, estas Personas, tan distintas, no están divididas, ni tampoco mezcladas entre sí. Porque el Padre no se ha encarnado, ni tampoco el Espíritu Santo, sino solamente el Hijo. El Padre nunca ha sido sin su hijo(5), ni sin su Espíritu Santo; porque los tres son coeternos en una sola misma Esencia. Allí no hay primero, ni último; porque los tres son uno solo en verdad, en potencia, en bondad y en misericordia.

1. Cor.8:6.
2. Jn.5:17-18,32, 36-37; Col.1:15-18.
3. I Cor.1:24; Jn.1:14; I Jn.1:1; Ap.19:13; Prov.8:22; Heb.1:3.
4. Mt.28:19; 3:16-17.
5. Jn.1:14; Miq.5:2.

Artículo 9
Sabemos todo esto, así por los testimonios de la Sagrada Escritura, como también por sus operaciones, y mayormente por aquellas que en nosotros sentimos. Los testimonios de las Sagradas Escrituras, que nos enseñan a creer esta Santa Trinidad, están descritos en muchas partes del Antiguo Testamento: los cuales no es necesario enumerar, sino sólo elegir con discernimiento o juicio.

En Gn. 1:26-27(1), Dios dice: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza… Y Creó Dios al hombre a su imagen…; varón y hembra los creó.” Asimismo, Gn. 3:22(2): “He aquí el hombre es como uno de nosotros”. De ahí resulta evidente que hay más de una persona en la Divinidad, cuando El dice: “Hagamos al hombre a nuestra semejanza”; y después nos indica El la unidad, cuando dice: “Y creó Dios”. Bien es verdad que El no dice cuántas son las personas que hay; pero lo que para nosotros es algo oscuro en el Antiguo Testamento, está muy claro en el Nuevo. Pues, cuando nuestro Señor fue bautizado en el Jordán(3), fue oída la voz del Padre, que decía: “Este es mi Hijo amado”; el Hijo fue visto en el agua, y el Espíritu Santo se manifestó en forma de paloma. Además, en el bautismo de todos los creyentes fue instituida por Cristo esta fórmula(4): “Bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. En el Evangelio de Lucas, el ángel Gabriel dice a María, la madre del Señor, lo siguiente: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios(5). Asimismo(6): “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros”. Y(7): “Tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y tres son uno”. En todos estos lugares se nos enseña sobradamente, que hay tres Personas en una única esencia Divina(8). Y si bien esta doctrina excede en mucho la inteligencia humana, no obstante la creemos ahora por la Palabra, esperando hasta que gocemos del perfecto conocimiento y fruto de la misma en el cielo.

Además de esto, también hay que hacer notar los oficios y operaciones particulares de estas tres Personas con respecto a nosotros: el Padre es llamado nuestro Creador, por su poder; el Hijo es nuestro Salvador y Redentor, por su sangre; el Espíritu Santo es nuestro Santificador, por su morada en nuestros corazones.

Esta doctrina de la Santísima Trinidad ha sido siempre sostenida y mantenida en la Iglesia verdadera, desde los tiempos de los Apóstoles hasta ahora, contra los judíos, mahometanos y algunos falsos cristianos y herejes como Marción, Manes, Praxes, Sabelio, Samosato, Arrio y otros semejantes, los cuales fueron justamente condenados por los santos Padres. Por lo tanto, con respecto a este punto, aceptamos gustosamente los tres sumarios de fe, a saber, el de los Apóstoles, el de Nicea y el de Atanasio; así como también lo que fue resulto por los antiguos en conformidad con estos sumarios.

1. Gn.1:26-27.
2. Gn.3:22.
3. Mt.3:16-17.
4. Mt.28:19.
5. Lc.1:35.
6. II Cor.13-14.
7. I Jn.5:7.
8. Hch.2:32-33; I Pe.1:2; I Jn.4:13-14; Gál.4-6; Ef.3:14-16; Tit.3:4-6; Jds.1:20-21; Rom.8:9; Hch.10:38; 8:29, 37; Jn.14:16.

Catecismo de Heidelberg

P. 24. ¿Cómo se dividen estos artículos?
En tres partes:
Primera: Dios Padre y nuestra Creación;
Segunda: Dios Hijo y nuestra Redención y
Tercera: Dios Espíritu Santo y nuestra Santificación.

P. 25. Si sólo hay un Dios: ¿Por qué hablas de tres: Padre, Hijo y Espíritu Santo?
Porque así es como Dios se ha revelado a sí mismo en Su Palabra: Estas tres Personas distintas son el Dios uno, eterno y verdadero.

Segunda Confesión Helvética

Artículo II – De Dios, su unidad y Trinidad
Igualmente creemos y enseñamos que ese Dios infinito e indivisible e in mezclable es diferenciable en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y esto de la siguiente manera: El Padre ha engendrado al Hijo desde la Eternidad; el Hijo ha nacido en forma inenarrable; el Espíritu Santo proviene de ambos desde toda eternidad y ha de ser adorado con ambos. Esto significa que no se trata de tres dioses, sino de tres personas esencialmente iguales, igualmente eternas, igualmente en todo y no obstante diferentes entre sí, siguiendo una a la otra ordenadamente y siendo siempre iguales. Conforme a su naturaleza y esencia están unidas de manera tal entre sí, que hay un solo Dios, pero poseen la esencia divina en común el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Las Sagradas Escrituras nos han comunicado claramente el poder diferenciar entre las tres personas, cuando el ángel dice a María, entre otras cosas :«E1 Espíritu Santo vendrá a ti y quedarás a la sombra del Altísimo; y por eso lo santo que será egendrado, será llamado Hijo de Dios» (Luc. 1:35). Pero también en el bautismo de Cristo se oyó una voz del cielo que llegó hasta Jesús, diciendo: «Este es mi hijo amado» (Mat. 3:17); y, al mismo tiempo, apareció el Espíritu Santo en forma de paloma (Juan 1:32). Cuando el Señor mismo dio el mandato de bautizar, señaló que el bautismo se realizase «en nombre del Padre, del Hijo y del Espírit Santo (Mat. 28:19). En otra ocasión dice él en el Evangelio: «Pero el Consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi nombre…» (Juan 14:26). También dice: «Cuando venga el Consolador, el cual yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mi» (Juan 15:26). En resumen: Nosotros aceptamos la confesión de los apóstoles, confesión que nos transmite la tradición de la verdadera fe.

Por eso condenamos el parecer de los judíos y mahometanos y todos cuantos blasfeman sobre esa santísima Trinidad digna de adoración. Igualmente condenamos todas las falsas doctrinas y a todos los falsos maestros, según los cuales el Hijo y el Espíritu Santo son Dios únicamente de nombre o que en la Trinidad se trata de algo creador y servidor o, también, de que lo uno esté supeditado a lo otro o que la Trinidad contenga diferencias, cosas grandes y pequeñas, cosas corporales o corporalmente formadas, cosas, en fin, distintas en su modo de comportarse y en sus deseos, o que existan en la Trinidad mezcolanzas o unidades, o que el Hijo y el Espíritu Santo sean solamente situaciones o formas especiales del Dios Padre… Así es cómo han creído los monarquianos o los noecianos, como Praxeas, o los patripasianos, como Sabelio, el Samosateno, Ecio y Macedonio, los antropomorfitas y, finalmente, como Arrio y tantos otros.

Confesión de Fe de Westminster

Cap. 2 – De Dios y De La Santisima Trinidad
En la unidad de la Divinidad hay tres personas de una sustancia, poder y eternidad; Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. (1) El Padre no es engendrado ni procede de nadie; el Hijo es eternamente engendrado del Padre, (2) y el Espíritu Santo procede eternamente del Padre y del Hijo. (3)

1. 1 Juan 5:7; Mateo 3:16,17 y 28:19; 2 Corintios 13:14.
2. Juan 1:14, 18.
3. Juan 15:26; Gálatas 4:6.

Catecismo Menor de Westminster

P. 6. ¿Cuántas personas hay en la Divinidad?
R. Hay tres personas en la Divinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; y estas tres personas son un solo Dios, las mismas en sustancia, iguales en poder y gloria.

Mateo 3:16‐17; 28:19; 2 Corintios 13:14; I de Juan 5:6‐8; Hechos 5:34; Hebreos 1:3.

Catecismo Mayor de Westminster

P. 9. ¿Cuántas personas hay en la divinidad?
R. Hay tres personas en la divinidad, el Padre, el Hijo y e1 Espíritu Santo; estas tres son un eterno y verdadero Dios, las mismas en sustancia, iguales en poder y en gloria, aun cuando se distinguen por atributos personales. (1)

1. Juan 5:7; Mat. 3:16, 17; 28:19; II Cor. 13:16; Juan 10:30.

P. 10. ¿Cuáles son los atributos personales de las tres personas de la Divinidad?

R. Es propio del Padre haber engendrado al Hijo, (1) y del Hijo ser engendrado del Padre, (2) y al Espíritu
Santo proceder del Padre y del Hijo ab eterno. (3)

1. Heb. 1:5, 6; Juan 1:14;
2. Juan 1:14;
3. Juan 15:26; Gal. 4:6.

5 comentarios

  1. “Si alguien dice conocer a Dios pero cree en que es un Dios en tres personas entonces no cree en el Dios de la Biblia sino en un ídolo.”

    Buenas macerlo lei este articulo y solo una pregunta que no me quedo claro al terminar de leer aceptas al Dios trino o no?? solo eso jeje :D

    Me gusta

  2. WeNlUt

    Me equivoqué al escribir, pero creo que las confesiones establecen claramente que el Dios de la Biblia es trino.

    Gracias por la pregunta

    Me gusta

  3. see eso me parecio por eso me extraño xD si puedes corrigelo para que no se de a malas interpretaciones… saludos y que bueno que andes de vuelta jeje
    el tiempo a veces es un gran enemigo :(

    Me gusta

  4. […] Fuente: https://reformadoreformandome.wordpress.com/2009/02/10/armonia-de-las-confesiones-reformadas-la-santa… […]

    Me gusta

  5. El que no cree en la Santísima Trinidad no tiene a Dios. Dios en 3 personas es un misterio inefable, pero Dios no pide que expliquemos el misterio sino que lo creamos. Está bien tener confesiones, pero ¡cuantos recitan su credo de Nicea, o la confesion belga pero no tienen el conocimiento espiritual de Dios!, es un conocimiento mental, que es util únicamente para el que tiene el conocimiento espiritual. Una vez que uno cree en su corazón que Jesús es Jehová,, tiene al Espiritu que se lo reveló´y tiene tambien al Padre. Como decía Spurgeon: “Una palabra de Dios pesa más para nosotros que una biblioteca de tradiciones humanos”.

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s