Estamos en tus manos

Durante la semana pasada un gran temporal se dejó sentir en gran parte de Chile. Todos los informativos nos mostraban los estragos que este temporal causaba en el sur de Chile. Talca, la capital de la región del Maule apareció en todos los canales debido a que era una de las ciudades más afectadas. Unos kilómetros más al sur se encuentra nuestro amado campamento, más específicamente en Huapi Alto, Linares.

El fin de semana nos enteramos que el temporal también afectó al terreno de la IPNA, el río que todos los veranos recibía a los bañistas que iban a nadar después de una reparadora siesta o de el disputado partido de fútbol creció y creció con tal furia que ya se llevó gran parte del terreno. Ya no está el bosque de pinos, ni los baños viejos, y tampoco la cancha de fútbol donde tantos goles se hicieron y donde tantos goles se perdieron.
En el blog de la JUPNA un hermano escribió que el río se llevó parte de la historia de la iglesia, creo que la historia del campamento seguirá pero ya no estará el lugar donde ocurrieron muchas de esas historias. Romances, peleas, risas, llantos, más risas eran cosa común en el que era el sector de los jóvenes.
Creo que al recordar el terreno que fue arrastrado por el río todos sentimos una gran tristeza, quizás muchos se harán preguntas, quizás muchos se preguntarán por qué a nosotros. Sin dudas hemos sufrido una gran pérdida pero no somos los primeros ni seremos los últimos en sufrir una perdida de este tipo.

Se me ocurren un par de historias que la Palabra de Dios nos enseña, las historia de Job y David. El primer versículo del libro de Job hace una pequeña descripción de su protagonista, nos dice que Job era un “hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.” No era perfecto en el sentido de que no pecara (13.26; 14.16-17) sino que en el sentido de que era uno hombre que buscaba a Dios en todas las situaciones de su vida.

Dios lo llama “mi siervo” en su diálogo con Satanás (1.8), Dios mismo había bendecido a Job con su familia y con sus muchas riquezas. Ciertamente Job no era el hombre que más merecía un castigo en la tierra pero Dios, por medio de Satanás, hace caer la desgracia en su vida. De un momento a otro Job se quedó sin sus hijos, sin sus criados y sin sus riquezas. Sin lugar a dudas Job sufrió una pérdida mayor que la que nosotros lamentamos en estos días.

La historia de David que vino a mi cabeza es similar, y a la vez diferente. David es uno de los héroes de la fe que el autor de Hebreos menciona en el famoso capítulo once, el mejor de los reyes de Israel, el autor de la mayoría de los Salmos. Podríamos decir que David debería ser un ejemplo para nosotros. Aún así la Biblia nos narra uno de sus pecados, un día David estaba en el terrado de la casa real y vio a una mujer hermosa, una mujer hermosa pero que estaba casada con Urías uno de los valientes del ejercito de David (1 Cr. 11.41). A pesar de la condición de Betsabé, David durmió con ella y Betsabé se embarazó del rey. Como si esta infidelidad no fuera algo suficientemente malo David terminó haciendo un plan para que Urías muriera y no despertar sospechas ante el pueblo

Jehová, por medio del profeta Natán, castigó a David y le dice que el hijo de esta unión iba a morir. El niño fue herido por Jehová y al tiempo, a pesar de las oraciones y los días de ayuno de David, el niño murió. Sin lugar a dudas David sufrió una pérdida mayor que la que nosotros lamentamos en estos días.

El motivo de narrar estas dos historias no es sólo saber que hay personas que sufren más que nosotros. Mal de muchos, consuelo de tontos; dice un refrán. Lo que quiero es que reflexionemos en las respuestas de Job y David.

Job 1:20-21 dice que luego de enterarse de las tragedias que le quitaron sus familiares y posesiones “Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.”
Después de saber que su pequeño hijo había muerto “David se levantó de la tierra, y se lavó y se ungió, y cambió sus ropas, y entró a la casa de Jehová, y adoró” (2 Sam. 12:20).

La respuesta de ambos hombres de Dios ante la adversidad fue la misma: adorar a Dios. Ambos reconocían que Dios es soberano sobre todas las cosas y ambos sabían que el propósito de Dios es justo y bueno.
La historia del mundo, la historia de la IPNA y la historia de cada uno de nosotros es nada más y nada menos que la ejecución del eterno plan de Dios, es por ello que debemos dar gracias por cada uno de los acontecimientos de nuestra vida y adorarle.

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien” es una hermosa promesa que encontramos en el libro de Romanos, es una hermosa promesa para todo el pueblo de Dios, es una hermosa promesa que nos ayuda a adorar a nuestro Padre incluso en nuestras grandes perdidas.

Gracias Señor porque nuestra vida está en tus manos, el mejor lugar donde pueden estar.

2 comentarios

  1. QUERIDO HERMANO, ME PARECE MUY SABIO TU COMETARIO DE LO SUCEDIDO EN HUAPI, LUGAR EN DONDE DISFRUTAMOS Y GOZAMOS DE LA COMUIÓN CON LOS HERMANOS, PERO COMO BIEN TU O DCES, SABEMOS QUE ES LA VOLUNTAD D DIOS Y DEBEMOS DAR GRACIS Y ADORAR POR ELLO, AUNQUE NUESTRO CORAZÓN ESTÉ TRISTE.
    Y NO OLVDAR ORAR POR LA FAMII DE JOSÉ Y MAGDA.
    DIOS TE BENDIGAHERANO MARCELO

    Me gusta

  2. Hola marcelin. Bueno como “Casi” siempre, un comentario muy acertado para un mmento dificil. Es bueno recordar que todas las cosas están en las manos de nustro Padre, y poder confiar en que El hará conforme a su buena voluntad.
    Que siempre podamos ser como Job, hermosa e impacante declaración de un hombre justo en aflicción:
    “Jehová dio, Jehová qitó; sea el nombre de Jehová alabado”
    Cariñosy bendicioes

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s