Dios y el mal

God and Evil. The problem solvedHace algún tiempo subí un artículo llamado “La solución de Clark al problema del mal” escrito por el Dr. Phil Fernandes. En ese artículo Fernandes hace un análisis, o un resumen, de la posición de Gordon Clark ante el problema del Mal.

Compré el libro de Clark, lo leí y me propuse traducirlo para el blog pero no aún no entiendo muy bien lo de los derechos de autor así que por el momento sólo subiré la introducción al libro.

John Robbins, alumno de Clark y director de Trinity Foundation, introduce el libro y nos explica qué es el problema del mal y nos da luces de la que es la solución de Clark.

INTRODUCCIÓN

Una de las objeciones perennes hacia el cristianismo es el problema del mal.

El problema puede ser declarado como sigue: Si Dios es bueno, y si Dios es todopoderoso, ¿por qué hay pecado y sufrimiento en el mundo? Seguramente si Dios fuera bueno y todopoderoso Él libraría al mundo del mal, o, mejor aún, no debería haber permitido, en primer lugar, que el pecado y el sufrimiento aparecieran en el mundo. Ya que el mal existe, entonces:

1- Dios no es bueno, incluso si Él es todopoderoso, entonces Él no hace ni desea terminar con el pecado ni el sufrimiento; o

2- Dios es bueno pero no es todopoderoso por lo tanto Él no puede liberar al mundo del pecado y el sufrimiento sin importar cuan bueno sea; o

3- Dios no es bueno ni todopoderoso entonces Él no desea ni puede liberar al mundo del mal; o

4- Dios no existe; o

5- Existen mas de un dios, ninguno de ellos es omnipotente y al menos uno debe ser malo; o

6- Dios es impersonal, asumir que él tiene inteligencia o propósitos es una falacia patética.

Si cualquiera de esas alternativas es escogida, la existencia del Dios de la Biblia es desmentida (el argumento continúa), ya que la Biblia habla de un Dios que es bueno y todopoderoso.

Los teólogos han intentado responder este argumento por siglos. Ellos han ofrecido principalmente dos contra argumentos: Primero, ellos han negado la existencia del pecado y el sufrimiento, lo cual, por supuesto, contradice la Biblia. Segundo, ellos han propuesto que el hombre tiene libre albedrío, lo que también contradice la Biblia. El argumento del libre albedrío ha sido la solución propuesta más popular al problema del mal pero, de hecho, resuelve el problema agregando los siguientes problemas: El argumento del libre albedrío admite que Dios no es todopoderoso ya que el libre albedrío del hombre puede y, de hecho, frustra la voluntad de Dios. El argumento del libre albedrío es una capitulación y un acuerdo con el no creyente ya que, al igual que el no creyente, el defensor del libre albedrío es dejado con un dios que puede ser bueno pero no omnipotente, el que no es ni pude ser el Dios de la Biblia.

Ahora, si existe una solución al problema del mal y ha estado en la narices de los teólogos por milenios. Casi todos han sido ciegos ante él. La solución se encuentra en las mismas Escrituras, en la misma descripción de Dios que los no creyentes tuercen en un argumento contra Dios. El Dr. Clark expuso la solución en un periódico británico en 1932 cuando tenía 29 años y lo publicó nuevamente 30 años después en su libro “Religión, Razón y Revelación” del cual este ensayo es tomado.

Sólo en la Escritura es encontrada la solución al problema del mal. Ninguna otra solución propuesta resuelve el problema del mal. Cristianismos falsos, como el Arminianismo y el catolicismo romano, no pueden resolver el problema; de hecho, el problema del mal muestra que esas falsificación son tales. Sus proponentes no entienden la soberanía de Dios, ni el origen de la ley moral, incluyendo los conceptos de bueno y malo, ni la base de la responsabilidad humana. Consecuentemente, los no creyentes, usando el problema del mal como su arma, han herido a arminianos y católicos.

El argumento del mal no tiene peso contra el cristianismo bíblico, el cual niega las aserciones en las cuales el argumento está fundado: (1) que el concepto de bondad tiene algún significado aparte de Dios y es algo superior a Dios; (2) Que Dios es benevolente con todas sus criaturas; y (3) que las acciones de Dios no son por definición rectas, justas y buenas. Una vez que se entienda la doctrina Bíblica de Dios el problema del mal es visto como un argumento que mata dioses pequeños, dioses falsificados, pero que no puede herir al Dios de la Biblia.

John Robbins

2 comentarios

  1. Es lo que quiero ver, cómo ese argumento no hiere al Dios de la Biblia.

    Esperó que pronto publiques tu traducción

    Me gusta

  2. Hno Marcelo Sanchèz, publica el libro. Esto es sumamente interesante.

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s