Una vida por fe

cadena1.jpgLa última vez que había predicado expuse el texto de Gálatas 2.15-21, ese sermón llevaba por nombre “Crucificado con Jesús”, en él hablaba de la justificación por gracia.

Recordemos que la carta de Pablo a los Gálatas es una epístola que se hace con un carácter de urgente, en todas las otras cartas Pablo ocupa varios versículos en presentarse y saludar a los destinatarios pero en esta lo hace de forma muy resumida y va directo al punto que desea tratar.

Los Gálatas habían sido enseñado en la verdadera fe por el mismo Pablo pero llegaron ciertos hombres que enseñaban una fe diferente, otro evangelio, que decía que los cristianos debían realizar ritos del Antiguo Testamento como, por ejemplo, la circuncisión.

El texto de la última predicación hablaba de cómo Pablo les mostraba a estos gentiles que la justificación por gracia alcanzaba tanto a los judíos como a ellos ya que todos los pecados de los creyentes han sido llevados en la cruz de Cristo y que ellos han sido revestidos con la justicia de Cristo.

Gálatas Insensatos

Decíamos que el argumento que usaba Pablo estaba cargado de teología, de pensamiento correctamente lógico. También mencioné que los Gálatas ya habían sido enseñados en esto Pablo. Ante el cambio que había sido mostrado en la fe de los Gálatas el apóstol les dice en el versículo 1: “Gálatas insensatos” usando la palabra griega avno,htoj que quiere decir “alguien sin entendimiento”, es la palabra que se usa para nombrar a alguien que es mentalmente deficiente.

Sin dudas Pablo estaba decepcionado, decepcionado y enojado con estas personas que a pesar de conocer la verdad no la abrazaban como suya y no abrazar la fe es despreciarla. Para un hombre como Pablo, y como debería ser para nosotros, es una afrenta, es algo que debería provocarnos indignación.

Sigue mostrando lo poco sabio del cambio que se había producido en los Gálatas al decirles que este debe haber sido provocado por un embrujo. Les dice ¿Quién os puso bajo un hechizo? ¿quién os fascinó?

Volverse de una fe que reconoce una salvación y una vida por gracia a una fe que funciona en base a los méritos es algo que no puede ser explicado racionalmente.

A Los gálatas les había sido predicado todo el evangelio, es lo que Pablo quiere decir cuando les dice que ante sus ojos Jesucristo ya había presentado como crucificado. En 1 Cor.2.2 Pablo dice que lo más importante es conocer a Cristo, a Cristo crucificado. La muerte y crucifixión de Cristo es el centro del mensaje de Pablo, es un evento que trae consigo un cambio en la historia del mundo, da el paso a lo que Pablo llama una nueva creación.

En la canción “Hijo del Rey” del grupo Platurno hay una frase que dice este evento marcaba el paso a la eternidad. No es un evento cualquiera, no es un hecho más en la vida de Jesús sino que el cumplimiento de la promesa hecha a la serpiente en Gén. 3.15 cuando le dice que la simiente de la mujer “le herirá en la cabeza”, o cuando Dios le dice a Abraham en Génesis 22:18 que en su simiente serían benditas todas las naciones de la tierra. Jesús es la simiente de Eva, la simiente de Abraham. En los escritos paulinos la palabra Cristo se usa casi como un nombre, pero en realidad no lo es… es más un adjetivo que quiere decir el prometido, es el Mesías del Antiguo Testamento. Conocer a Cristo crucificado quiere decir conocer la obra de Jesús y reconocer esta justificación regalada por Dios al hombre. Es reconocer que en este evento cósmico, este evento de alcance universal, se encuentra la salvación del pueblo de Dios.

No reconocer esto es una estupidez que demuestra como el estado natural del hombre, que demuestra como su capacidad intelectual está sufriendo los efectos y consecuencias del pecado. Nosotros los cristianos nos empeñamos en clasificar a las personas de acuerdo a las normas dadas por el mundo, llamamos inteligencia a lo que el mundo llama inteligencia. Pensamos que alguien que tiene un montón de conocimientos es alguien inteligente, pero no nos damos cuenta que esa persona no conoce la verdad más básica: que Dios existe, que el universo es su creación. Todo el conocimiento que no parte de Dios es tan falso como un billete de 10 pesos.

Sólo esto quiero saber de vosotros

En medio de su discurso, en el versículo dos Pablo hace a los Gálatas una pregunta retórica. Una pregunta retórica es una pregunta que se hace pero que no espera respuesta, es una pregunta que pretende que el receptor del discurso se ponga a pensar.

Pablo pregunta ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? Recordemos que Pablo está mostrando las diferencias entre la verdadera fe y el judaísmo, entre el cumplir la ley y la fe y cómo medio para obtener salvación. Y cuando pregunta si fue de una manera o la otra claramente está diciendo que ambas no se pueden complementar.

En Romanos 3:28 Pablo dice “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.” La ley es muy importante tanto para los cristianos como para los judíos pero nos enfrentamos a ella desde diferentes perspectivas.

Encontré dos frases judías que representan su posición con respecto a la ley, el rabino Hananiah ben Akashiah dijo “Dios quiso permitir que Israel lograra méritos y, por eso, le dio mucha Torah y mandamientos; como se dijo: le agradó a Yahvé hacer la Torah grande y poderosa para otorgar mérito a Israel” y Hillel, un famoso líder judío del primer siglo, dijo: “donde hay mucha carne hay muchos gusanos; donde hay muchos tesoros, muchos cuidados; donde hay muchas mujeres, mucha superstición… y donde hay mucha ley ahí hay mucha vida”

Ambas declaraciones muestran que para los judíos la ley era la “sustancia de la vida”, era el medio por el cual ellos podían ganar el favor y la bendición de Dios. Es por esto que los judaizantes que enseñaron a los Gálatas les decían que debían que cumplir con los ritos judíos.

La visión de Pablo, y por lo tanto también de Dios, acerca de la ley es muy diferente. Encontramos en la Biblia tres funciones para la ley:

1.- Mostrar el pecado del hombre. Romanos 3:20 dice “porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado”

2.- Restringir el pecado es el uso civil de la ley.

3.- Mostrar la voluntad de Dios.

En ninguno de estos tres casos es posible conseguir el favor de Dios por medio de ella.

La única forma de recibir el Espíritu, que quiere decir tener una relación eterna con Dios es por medio de oír la fe, oír la Palabra. Nuestra versión de la Biblia más leída es la Reina Valera de 1960 y en este pasaje dice: “oír con fe” pero otras versiones son más claras al respecto y dicen, por ejemplo, “creyendo en lo que oyeron” (New Interpreter’s Bible), “por oír la fe” (King James), “por la predicación de la fe” (Biblia de Almeida).

La salvación sólo es posible por medio de oír la predicación del evangelio de Cristo. Hechos 10:44 relata la conversión de algunos gentiles y dice “Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso.” El Espíritu Santo se manifestó salvíficamente en estos hombres luego de escuchar la palabra predicada por Pablo.

¿Tan insensatos sois?

Ahora, si la pregunta de Pablo surtió efecto, si hizo pensar a los Gálatas la respuesta es clara. Pablo sigue lanzando preguntas, en el versículo 3 nuevamente les muestra lo tonto de su conducta, les dice “¿tan insensatos sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?”

La pregunta del versículo dos apunta al comienzo de la vida cristiana, esta a la continuación, al diario vivir.

El apóstol les llama nuevamente insensatos. ¿Qué es lo insensato que hacían los Gálatas? Quedó claro en el versículo dos que el comienzo de su vida cristiana es por fe, ahora ellos pretenden agradar a Dios por medio de las obras de la ley.

Si el comienzo de la vida cristiana es por el Espíritu, es un regalo y una obra de Dios es insensato pensar que ahora nosotros podemos confiar en nosotros mismos para ganar el favor de Dios. Recordemos que cuando habla de la “carne” quiere decir los esfuerzos propios del hombre.

Lutero dice en su comentario a este pasaje: “los gálatas «acabaron por la carne» no porque se hayan entregado a excesos y placeres libidinosos o alguna otra forma de vida carnal, sino porque buscaban las obras de la ley y la justificación por medio de éstas y hacían caso omiso de la fe.”

Es probable que los Gálatas supieran, que ellos estuvieran seguros de que habían recibido la salvación como un regalo pero lo que ellos querían hacer ahora era perfeccionarse a sí mismos por medio de sus esfuerzos, por medio de cumplir la ley.

La fe, entonces, no sólo es necesaria para nuestra conversión sino que también es el medio por el cual Dios nos bendice.

La vida por fe se basa en tres aspectos:

  1. Conocimiento-Hay un contenido en la fe. No se trata de lanzarnos al vacío.
  1. Asentimiento-Damos nuestra conformidad a la veracidad de este conocimiento.
  1. Confianza-El elemento más importante. «¿Tú crees que hay un solo Dios? ¡Magnífico! También los demonios lo creen, y tiemblan.» (Stg 2:19). Los demonios tienen un conocimiento de Dios, y hasta dan su conformidad a la veracidad de este conocimiento. Pero no hay confianza en Dios, ni dependencia de él, ni una relación con él.

ILUSTRACIÓN. Una niña pequeña está atrapada en un edificio en llamas. Se asoma por una ventana del segundo piso y ve a su padre, que le está diciendo que se lance. Ahora bien, antes de que se lance, ¿qué tiene que pasar? Primero, tiene que tener algo de conocimiento acerca de su padre, como por ejemplo que es lo suficientemente fuerte como para agarrarla. También tiene que dar su conformidad a ese conocimiento. Es decir, tiene que aceptar que es verdad y no una mentira inventada por los vecinos. Finalmente, antes de lanzarse, tiene que confiar en su padre, que él sí la agarrará. Sólo entonces se lanzará.

Fe es estar aferrado a Cristo, descansar en Él, confiar en Él y creer en Él.

John Owen, un teólogo puritano del siglo XVIII, escribió un libro llamado “la muerte de la muerte en el muerte de Cristo”, también una frase que dice: «Nuestra lucha en vivir la vida cristiana no es hacer, sino creer.»

Ahora yo quiero hacer una pregunta: ¿Qué tiene que hacer usted para mostrarse justo delante de Dios?

La respuesta es simplemente creer. Sólo creyendo que sólo en Dios está la salvación usted puede agradar a Dios.

Anuncios

1 comentario

  1. […] Luis H. ha escrito un post muy interessante aAqui es un resumen rapidoSe asoma por una ventana del segundo piso y ve a su padre, que le está diciendo que se lance. Ahora bien, antes de que se lance, ¿qué tiene que pasar? Primero, tiene que tener algo de conocimiento acerca de su padre, como por ejemplo … […]

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s