Revelación: Testimonios

sistematica.jpgLa serie “Revelación” continúa, esta vez con un texto que nos habla de los testimonios que iglesias y teólogos nos entregan con relación al concepto de Inspiración.

J. Oliver Buswell. Jr. ocupa en su teología sistemática cuatro testimonios, a saber: Denominacional, la La «Afirmación» de Auburn y teólogos como B. B. Warfield y Samuel R.L. Gaussen.

A continuación la explicación de cada uno de estos testimonios.

Denominacional

Que la iglesia ha enseñado que la Biblia es la Palabra infalible de Dios por todos los siglos es indiscutible. En mi opinión, el punto de vista que la iglesia ha mantenido históricamente se resume correctamente en la declaración de la Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana en los EE.UU., adoptada originalmente en 1910, repetida en 1916 y otra vez en 1923. Las palabras de la declaración son: «Es imprescindible a la Palabra de Dios, y a nuestras normas, que el Espíritu Santo moviese, guiase, e inspirase a los autores de las Sagradas Escrituras para guardarlos del error».

La «Afirmación» de Auburn

La historia de esta declaración, como muchas cosas de importancia en el testimonio cristiano, es una historia de tragedia. La declaración sobre las Escrituras fue acompañada por otros cuatro puntos de doctrina introducidos por la misma fórmula: «Es imprescindible a la Palabra de Dios y a nuestras normas que …» Los otros cuatro puntos fueron: el nacimiento virginal de Cristo, la expiación por sustitución, los milagros de Cristo, y la resurrección corporal de Cristo. Poco después de la declaración de la Asamblea General en 1923, se publicó un documento llamado «La afirmación de Auburn» y fue firmado por el diez por ciento de los ministros ordenados de esa denominación. Llamada una afirmación, fue enteramente una negación. La primera parte del documento negó que la Asamblea General de la denominación tuviera el derecho de legislar en cosas doctrinales. Por supuesto que esto era verdad, pero la Asamblea General no había aprobado legislación alguna. Actuando bajo sus poderes constitucionales, había declarado lo que históricamente era la doctrina de la iglesia.

La segunda parte de la afirmación de Auburn fue una negación de los cinco puntos de doctrina que la Asamblea había declarado. Se dijo que la doctrina de la inerrabilidad de las Escrituras era «una doctrina muy dañina», y declararon que los otros cuatro puntos -el nacimiento virginal, la expiación sustitucional, los milagros, y la resurrección corporal de Cristo- eran sólo teorías que los ministros debidamente acreditados podían o no mantener. Desde 1923 la posición de los afirmacionistas ha llegado a predominar en la denominación.

Por supuesto, la posición adoptada en esta obra es que las asambleas generales de 1910, 1916, y 1923 tenían razón y que los afirmacionistas de Auburn estaban equivocados. En la época de la publicación de la afirmación de Auburn, la constitución de la denominación a la cual los signatorios pertenecían exigía que cada ministro ordenado debía dar una contestación afirmativa a la pregunta: ¿Creéis que las Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento son la Palabra de Dios, la única regla infalible de fe y conducta? (Forma de Gobierno, Cap. XV, párrafo 12).

Me refiero a la historia de esta denominación en particular porque en general es típico de lo que ha acontecido en años recientes en las grandes denominaciones.

B. B. Warfield y otros sobre la inspiración

En mi opinión, el más grande y claro exponente que hemos tenido de la verdadera doctrina de la inspiración de las Escrituras fue el Dr. B.B. Warfield (1851-1921) del antiguo Seminario de Princeton. Los escritos de Warfield sobre este tema se coleccionaron en un tomo intitulado Revelation and Inspiration [La revelación y la inspiración], publicado por Oxford Press, 1927. Desgraciadamente este tomo se ha agotado, pero la mayoría de los artículos fueron impresos de nuevo en un tomo intitulado The Inspiration and Authority of the Bible [La inspiración y la autoridad de la Biblia], publicado por The Presbyterian and Reformal Publishing Company en 1948.

Warfield permaneció intransigente, con fuerte lógica, en la posición histórica de la iglesia. Era un agustiniano y un calvinista.

Gaussen, Harris, y Henry

Entre las obras más antiguas sobre la inspiración de la Biblia es de valor preeminente el libro Theopneustia por Gaussen, publicado primero en París en 1840, reimpreso por Moody Press hace algunos años. Samuel R.L. Gaussen fue profesor de teología sistemática en Ginebra.

Entre las obras más recientes son muy recomendables el libro Inspiration and Canonicity of the Bible [La inspiración y la canonicidad de la Biblia] por mi amigo y colega, el doctor R.L. Harris, Zondervan, 1957, y Revelation and the Bible [La revelación y la Biblia] por Carl H.F. Henry (editor) Presbyterian and Reformed Publishing Company, 1958, que contiene artículos por veinticuatro eruditos bíblicos y conservadores. Mantiene un alto nivel de materia valiosa con muy pocos puntos débiles, considerando la variedad de autores.

5 comentarios

  1. Hola felicidades creo que al pueblo reformado nos falta mucho conocer todas estas posturas, por favor sigan compartiendo, y que Dios bendiga su ministerio.

    Me gusta

  2. Hermano Germiniano:

    Gracias por sus palabras de ánimo… siga visitándo el blog.

    Que el Señor lo bendiga

    Me gusta

  3. Hola a todos, me disculpan pero no me quedo claro ralmente en que consiste “la afirmacion de auburn” Alguien me lo podria aclarar.
    Gracias y Bendiciones.

    Me gusta

  4. Otra consulta este material que subiste, de que libro lo sacastes por que me parece averlo leido, si me puedes dar el nombre te lo agradeceria para corrovorar la informacion. Gracias

    Me gusta

  5. Hola Víctor

    Gracias por la visita y la pregunta.

    La afirmación de Auburn fue en realidad la negación de lo que la Asamblea general de la Iglesia Presbiteriana de Estados Unidos había aceptado en sus asambleas de 1910, 1916 y 1923. En ellas asambles la iglesia dijo que sólo se aceptarían pastores en esa denominación que afirmaran cinco puntos que ellos consideraron básicos: La inerrancia de la Escritura, el nacimiento virginal (y la divinidad de Cristo), la expiación por sustitución, los milagros de Cristo y la resurrección corporal de Cristo.

    En 1924 un grupo de pastores liderados por Robert Hastings Nichols escribió esta afirmación donde se negaba, en nombre de la libertad y unidad de la iglesia, la autoridad para poner esos requisitos y al mismo tiempo se afirmaban cinco puntos contrarios a los que se habían afirmado antes. Este hecho dio pie al liberalismo de la PC(USA) que hoy está a punto de ordenar homosexuales.

    El texto de la serie es parte de la Teología Sistemática de Oliver Buswell.

    Saludos

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s