Filiación: Persiguiendo La Obediencia

escalera-adn.jpgEsta es la sexta entrega de la serie “Filiación: Hijos e hijas de Dios” del pastor John Julien, esta vez el tema es la santificación.

El pastor nos dice en su exposición que la santificación tiene dos lados: “Un lado del crecimiento es el de ver y tener que enfrentar con nuestra naturaleza pecaminosa a la luz del evangelio; el otro lado es el de ver y perseguir justicia a la luz del evangelio.”

Esta entrega habla del segundo aspecto: La libertad de perseguir justicia.

Persiguiendo La Obediencia:

La Ofensiva Amorosa Del Evangelio

La única cosa que vale es la fé que obra por el amor.”   (Gálatas 5:6)

Santificación:  EL proceso de crecimiento para llegar a ser-parecer como Cristo…

En la lección anterior dijimos:  Jesús ha venido para hacernos libres de el Poder del pecado y la muerte y libres para ser justos – Un pueblo que luce como Cristo – Que persigue la justicia, el amor y que muestra misericordia y que camina humildemente con Dios.  El Evangelio es en sí mismo el poder de Dios para derramar la vida del Espíritu de Dios en nosotros, para ver el pecado más y más derrotado, y crecer en la verdadera práctica de la justicia.

¿Cómo trabaja esto en la práctica?  Existen dos lados de la moneda de la obediencia (Es lo que las escrituras llaman santificación) y que están unidas en el mismo proceso.  “Un lado del crecimiento es el de ver y tener que enfrentar con nuestra naturaleza pecaminosa a la luz del evangelio; el otro lado es el de ver y perseguir justicia a la luz del evangelio”.

En está lección vamos a estudiar el segundo aspecto – La libertad de perseguir justicia.

I.  PERSIGUIENDO EL SER JUSTOS:  ENTENDIENDO DONDE EL EVANGELIO NOS LLEVA

A. Evadiendo los tropiezos de “Jesús para mí”

Son todas las cosas que hemos dicho acerca del Evangelio…

– Que Dios nos ha llamado para ser sus “hijos (as), amados, aceptados y asegurados en Cristo.

– Que Dios nos ha dado tanto el perdón de los pecados como la Justicia de Cristo como la definición de nuestra permanencia en El.

– Que la promesa del Espíritu de Dios es nuestra, y será nuestra por siempre, aún cuando estamos luchando con nuestro pecado y aprendiendo el amor de Dios.

– Que el compromiso del Padre para con nosotros incluye el madurar nuestra Fe de tal manera que incrementemos el aprender a mirar a Cristo solamente y poder entrar y disfrutar el gozo de la Adopción como Hijos e Hijas de Dios.

– Que Dios no está avergonzado de confrontar la naturaleza pecaminosa que vive en nosotros, sino que nos ha expresado el significado de confrontar nuestros pecados incluyendo la liberta de honestamente y repetidamente confesarlo y recibir más de su gracia.

…Todo esto puede volverse “amargo” para nosotros, si tratamos de “usar” el Evangelio para hacernos sentir bien acerca de nosotros mismos y de Dios, e ignorar donde Dios esta llevándonos con todas estas buenas nuevas, amor, misericordia.  (Santiago 4:1-4)   Así es que preguntémonos, ¿Dónde nos está llevando el Evangelio?

B. “Desde entonces comenzó Jesús a predicar, ‘Arrepiéntanse porque el reino de los cielos está cerca'”.   (Mateo 4:17)

“Por medio de Él y en honor a su nombre, recibimos gracia  y el don apostólico para persuadir a todas las naciones que obedezcan a la fe.”   (Romanos 1:5)

1.  El propósito de Dios con el Evangelio no es perdonar, declararnos justos, aceptarnos, amarnos incondicionalmente para así poder mirar a nuestras vidas y decir, “O.K., estoy bien con Dios.  Ahora que quiero hacer con mi vida.”  En cambio el Evangelio son las buenas nuevas, por las cuales Dios en su gran amor, ha venido ha salvar su pueblo para sí mismo, a través de la obra de Jesucristo, quienes serán hechos libres del pecado y capacitados a través del don del Espíritu santo para ser hechos un pueblo de justicia. Misericordia y caminar humildemente con Dios en cada área de nuestra vida; un pueblo que vivirá bajo la autoridad de Dios como su Rey y que persigue la agenda de su Reino, de la manera para la cual el hombre fue creado para vivir.

Jesús es El Cristo. “Cristo” no es el apellido. Es su Título.  El es   el ungido de Dios que ha venido, como el rey soberano, para establecer este “Reino de Dios” – Su reinado y su dominio en la tierra.  El Evangelio es el “Evangelio de el Reino”.                                  (Isaías 9:6,7; 11:1-5; 42:1-4)

“Jesús recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas, predicando las buenas nuevas de el Reino…”   (Mateo 4:23)

“Durante dos años completos permaneció Pablo en la casa que tenía alquilada y recibía a todos los que iban a verlo. Y predicaba el Reino de Dios y enseñaba acerca del Señor Jesucristo sin impedimento y sin temor alguno.”   (Hechos 28:30,31)

“El nos libró del dominio de la oscuridad y nos trasladó al Reino de su amado Hijo, en quién tenemos redención, el perdón de pecados.”   (Colosenses 1:13,14)

“Al que nos ama y que por su sangre nos ha librado de sus nuestros pecados, al que ha hecho de nosotros un Reino, sacerdotes al servicio de Dios su Padre, ¡A El sea la gloria y el poder por los siglos de los siglos!  Amén.”   (Apocalipsis 1:5,6)

2.  Cristo ha venido para hacerte libre y hacerte miembro  de su reino, una persona verdaderamente justa por la gracia – Lo que significa una vida de Fe en Cristo a través del creer el mensaje de el evangelio.

¿Pero que significa exactamente ser “justo”? ¿Qué significa ser “como Cristo”?

a.  Dios mismo tiene varias maneras para sintetizar lo que significa ser “justo”

– Los diez mandamientos.  Éxodo 20

– Los dos mandamientos mayores.  Mateo 22:37,40

“Amar a el Señor tu Dios con todo tu corazón…y a tu prójimo como ti mismo”

– Un nuevo mandamiento Juan 13:34

“Ámense los unos a los otros…como Yo les he amado”

b.  ¿Qué significa éste “amor”? Dios mismo ha definido justicia y verdadero amor por nosotros de ésta manera:

El Centro, La definición, El tema central de el Reino de Dios, para ser “justo”, para “amar” para ser “como Cristo”, esta resumido para nosotros en Miqueas 6:8- “Ya se te ha declarado lo que es bueno! ¡Ya se te ha dicho lo que espera de Ti espera El Señor: Practicar la Justicia, amar la misericordia, y caminar humildemente delante de tu Dios”.

Practicar la Justicia…

Estar seguro de que tú, personalmente tratas a otros con toda bondad, justicia en toda situación de la vida. Como Comerciante (Levítico 19:36) como empleado (Santiago 4:4,5), como Esposo (a) (Efesios 5.), como ciudadano (Romanos 11) aún como dueño de casa (Deuteronomio 22:8). Amando el desplazado o extranjero            (Levíticos 19:33. Números 35:8).

A la vez que tomes una posición activa en ayudar a otros cuando tu ves que son tratados con injusticia. En otras palabras, hacer todo el bien que podamos por aquellos que han sido oprimidos. (Isaías 58:10) . Y por la gente que es más vulnerable a la injusticia, y aquellos por los cuales Dios nos llama que pongamos más atención como lo son, la viuda, el huérfano, el inmigrante, y el pobre.  (Jeremías 22:16, Santiago 1: 27, Levítico 19:10,33,34; Éxodo 23:9).

Amar Misericordia…

Para ser el tipo de persona que se deleita en mostrar la compasión por gente en necesidad – cuando vemos gente sufriendo, en miseria, en agonía, tomar la decisión de tomar acciones que alivien estas necesidades. Esto se aplica a todo tipo de necesidades, ¡Pero Dios nos llama a poner atención a necesidades físicas obvias: Hambriento, Refugio para gente sin hogar, Desnudez, Enfermedad.  (I Juan 3, Lucas 10, Isaías 58).

Lo que no es usual en cuanto a la misericordia de Dios,    es que esta proviene de un Dios de Gracia: Extendemos un tipo de ayuda que aún la gente más indigna que merezcan todo lo contrario, aún así mostramos misericordia a nuestros enemigos.  (Mateo 5:43 ss., Romanos 12:17).

Caminar Humildemente delante de nuestro Dios…

No perseguir este tipo de vida desde una posición de arrogancia, superioridad o condescendencia, sino de un Caminar humilde con nuestro Dios. Una humildad en la cual hace su voluntad, su plan, no importan lo que otros piensen, lo que Satanás diga, o lo que nuestros propios corazones puedan hablarnos. Una humildad cuyo significado implica  el no descansar en ninguna fortaleza humana, sino en el Poder del Espíritu de Dios (Zacarías 4:6), aún jactándonos en nuestras debilidades  (2 Corintios 12:9 ss).

Esta humildad provendrá primero por el ver nuestra propia necesidad de y el recibir la misericordia de Dios y su favor en nuestras vidas a través del evangelio, de tal manera, las obras de justicia y compasión no serán catalogadas por una motivación que nos haga sentir bien o importantes a nosotros mismos, sino que son obras hechas como un genuina expresión del amor de Dios, con una preocupación por aquellos en verdadera necesidad y silenciosamente, sin atraer demasiada atención hacia nosotros.  (Isaías 42:1,4)

Estas tres características  (justicia, misericordia, y humildad) están en el corazón del carácter de Dios.  Como hijos de su Reino, todas las promesas de su Evangelio, su disciplina, amor, cuidado paternal están buscan moldear nuestras vidas como pueblo que se caracteriza por estas tres características.

Ni Dios ni tu propia conciencia pueden aceptar un crecimiento negligente en éstas áreas, al mismo tiempo, tú tienes que saber que tú no puedes crecer sin continuamente ser refrescado en el evangelio.  Que el evangelio te inunde una y otra vez.

II. BUSCANDO OBEDIENCIA EN EL CONTEXTO DE EJERCITAR FÉ EN EL EVANGELIO

A. Crecimiento genuino requiere el ejercicio de su          voluntad para escoger el ser justos (La Voluntad de Dios)

Como hijo(a) de Dios tu eres Responsable (Responder, tener   la voluntad de)-Gálatas 6:7,10 y comparar con Hebreos 12:12-16

Tu puedes y estás llamado a clamar para ti mismo la justicia, pues aún pensamientos pecaminosos, actitudes o características de comportamiento que pueden marcar tu obediencia, esto es aceptable pues esta cubierto por la Justicia de Cristo.  Romanos 6:12-14, I Pedro 2:4-12.

¡Recuerda! Estas llamadas de obediencia vienen para gente como o como yo que aún luchamos con nuestra naturaleza pecaminosa. El llamado a la obediencia viene con el reconocimiento de que éste es el caso, esa es la realidad,    y la esperanza de El Evangelio es la esperanza.

B. El ejercicio de tu voluntad en cuanto a escoger la justicia de Cristo, (La Voluntad de Dios) significa que se debe llevar a cabo a través de una verdadera colaboración del Poder del Espíritu de Dios, recibido a través de el creer en el Evangelio          Romanos 1:5, Tito 2:11-13

1.  (TU VOLUNTAD) – (FE ACTIVA, CREER EN EL EVANGELIO) = PODER HUMANO PARA OBEDECER (CARNE)

La Fe de ayer, o la fe de una hora antes no te dará el poder de Dios para la inmediata necesidad de “amar, hacer justicia, buscar misericordia y caminar humildemente con el Señor”.

Dios nos ha enseñado lo que significa caminar activamente por Fe por que tenemos la tendencia de creer o descansar en El por un tiempo (corto o largo) y entonces nos movemos a el descansar en nuestras propias fuerzas para vivir la vida cristiana, el amor, el servicio, o ejercitar nuestros talentos.  Cuando somos confrontados por la falta de poder para hacer estas cosas, nuestra necesidad comienza a convertirse en la oportunidad de volver a Dios y confiar en su gracia y en su hijo Jesucristo aún mucho más.

Nota:  Nuestra naturaleza humana no está a gusto      con un tipo de vida en dependencia, esto muestra la debilidad en nuestra voluntad, para escuchar y para aprender de otros. Nos capacita en nuestra naturaleza, en nuestra carne para ser más independientes.

2.  (TU VOLUNTAD) + (FE ACTIVA, CREER EN EL EVANGELIO) = PODER DEL ESPIRITU PARA OBEDECER

TU PROCESO DE SANTIFICACION ESTA DIRECTAMENTE CONECTADO CON TU DESCANSAR EN TU JUSTIFICACION

Tú necesidad de crecimiento requerirá el que tú creas el Evangelio. El “No puedo o no lo lograré” en la carne nos afecta directamente, el acusador trabaja en ésta área y usa las tentaciones del mundo y las vanidades de la vida para empujarnos fuera de nuestro enfoque en Cristo y solo en Cristo.

El creer el Evangelio – el que somos libres en Cristo –    es el enfoque de nuestra Fe y es donde necesitamos continuar creciendo.

En la medida en que aprendemos a creer activamente el evangelio – para pedir libremente por la persona del Espíritu; para tener comunión con el Padre y abandonar mi voluntad para hacer su voluntad – entonces veremos un incremento de nuestra libertad para perseguir la obediencia como hijos(as).

II. PASOS DE ACCIÓN HACIA LA OBEDIENCIA

A. Deja que La Ley sea tu guía.  (Romanos 3:31)

La Ley es buena.  El corazón de la Ley descansa en el amor – A Dios, al Prójimo.

Deja que La Ley se encarne en ti.  En el amor especialmente hacia las viudas, los huérfanos, la justicia, la misericordia,     los enemigos, las esposas (os) los niños, etc.

B. Deja que el Evangelio se apodere de Ti. (Gálatas 5:1-6)

Promesas  vs  “Mi Esfuerzo”

C. Busca el Espíritu de Sabiduría para saber como  Amar.  (Efesios 3:14-19)

Santificación es aprender a amar en una forma real y en el camino.

Busca por expresiones prácticas de esta verdad. “El Reino está entre ustedes”.

Jesús y Pablo en sus exhortaciones siempre hacían un gran énfasis en lo inmediato, en el ahora.

D. Deja que la esperanza del Evangelio determine  como miras a los demás.  (II Corintios 5:16 ss)

Ya sea como nuevas criaturas o como potenciales nuevas criaturas.

1. Ejercita el perdón como un estilo de Vida.

2. Recuerda y cree que Dios está haciendo su obra preciosa de cambiar la vida de las gentes.

3. Mantén el verdadero enemigo en la mira.  En cualquier momento serás tentado a no amar.

E. Llénate de Animo.  Aún en el Riesgo

1. Recuerda: Dios está contigo. Mira cada mandamiento como un llamado basado en la promesa de la gracia de Dios para capacitarte en el hacer su voluntad.

2. Recuerda lo que Jesús mismo nos enseñó a orar:    “Venga Tu Reino”

F. Aprende a perseverar en el amor.  (Gálatas 6:7-10)

1. Tendrás oposición y conflicto. Entre los unos y los otros.

2. Tendrás pruebas

3. No tomes rechazos personalmente, ellos están batallando realmente es con Dios.

1 comentario

  1. […] peluche ha escrito un post muy interessante aAqui es un resumen rapidoQue el compromiso del Padre para con nosotros incluye el madurar nuestra Fe de tal manera que incrementemos el aprender a mirar a Cristo solamente y poder entrar y disfrutar el gozo de la Adopción como Hijos e Hijas de Dios. … […]

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s