Revelación: Extención de la Inspiración

sistematica.jpgAunque la sistemática de Buswell estaba en el bolso que hoy me robaron, el aporte del hermano Erwin en el post anterior nos permite subir la segunda entrega del capítulo acerca de la Revelación.

En esta sección Buswell nos enseña de las cinco posiciones en torno a la inspiración bíblica, aceptando como correcta la “inspiración verbal”. Los invito a leer este post para aprender un poco más sobre el Libro de los libros.

Entre los teólogos que han mantenido algún tipo de fe en la revelación sobrenatural hay diversidad de opiniones en cuanto al grado o extensión en que la Biblia es la Palabra infalible de Dios. Sabemos, por ejemplo, que hay errores en la traducción de nuestra versión común. Extraordinariamente pocos, pero la traducción no es inerrable. Sabemos también que hay lecturas variantes en el texto de los idiomas originales como ha llegado a nosotros. Los casos en que no podemos estar seguros de las palabras originales son microscópicos en proporción al total: la milésima parte es el cálculo hecho por Westcott y Hort. Sin embargo, no tenemos un texto absolutamente inerrable en el Antiguo o en el Nuevo Testamento.

Hay algunos que irán más allá de los problemas de traducción y los problemas del texto, y argumentan que la Biblia misma, en el original, solamente contenía la Palabra de Dios, y también contenía «equivocaciones, errores, y discrepancias».

Podríamos clasificar cinco tipos de opiniones:

(1) La opinión de que la Biblia es inspirada en cuanto nos transmite «la Palabra de Dios» en ciertos pasajes y en ocasiones particulares. Esta es, creo yo, una declaración imparcial de la opinión bartiana, pero en ningún sentido está limitada a los que generalmente siguen la teología de Karl Barth.

(2) Hay otros que tienen un punto de vista mucho más alto de la inspiración, esto es, que la Biblia es la regla infalible de fe y práctica en todos los asuntos religiosos, éticos, y espirituales, pero no en otras cosas. Esta fue la opinión del profesor Andrés C. Zenos, quien sostuvo que la palabra «infalible» quiere decir sólo que la Biblia no deja de realizar su propósito religioso, aunque contiene, dijo él, muchas «equivocaciones, errores, y discrepancias».

Es obvio que esta interpretación de la palabra «infalible» es contraria al uso histórico. Además, nuestro sistema cristiano de doctrina esta tan íntimamente relacionado con acontecimientos históricos que si los asuntos históricos y reales no son transmitidos correctamente, el cristiano sencillo no tiene manera de determinar los límites de los así llamados valores religiosos.

(3) La posición mantenida por los teólogos ortodoxos se designa como inspiración «plenaria» o inspiración «verbal». Frecuentemente se juntan las dos palabras para evitar cualquier ambigüedad. Se sostiene que la Biblia entera en todas sus palabras es la Palabra de Dios e «inerrable en los escritos originales». Esto quiere decir que lo que la Biblia dice, cuando se entiende correcta y gramaticalmente en su fondo histórico, es absolutamente verídico en el sentido de que el significado de cada palabra es verdad.

(4) Otra opinión ha sido la de aquellos que han sostenido la inspiración de las letras de la escritura hebrea y griega en un sentido netamente mecánico, rehusando reconocer que la ortografía no es esencial al significado de las palabras y que en los idiomas antiguos la ortografía nunca fue una cosa completamente determinada. Algunos han rehusado creer que los puntos usados para las vocales hebreas no aparecían en los escritos originales. Hasta he leído la opinión de que la forma de las letras hebreas cuadradas es inspirada, porque las letras están en las formas de las ventanas del cielo por las cuales tiene que pasar la luz. Los numerólogos cabalísticos bíblicos asumen alguna forma de la opinión de que las letras son inspiradas.

(5) Ocasionalmente se encuentra la opinión de que tenemos que entender la Biblia literalmente en el sentido de que no se encuentran tropos en ella. Por supuesto, esta es una opinión de ignorancia crasa. Sin embargo, no es raro para los que desean negar la veracidad y confianza en la Biblia que acusen a los cristianos que creen la Biblia de tal literalismo tosco.

En realidad, la principal definición de interpretación literal es sencillamente «la construcción e implicación natural o usual … siguiendo el sentido ordinario y aparente de las palabras». Según esta definición, la interpretación «literal» no deja de reconocer los tropos (lenguaje figurado) y viene a ser lo mismo que la interpretación gramático-histórica. «Literal» como opuesto de «figurativo » es sólo la cuarta de seis definiciones de «literal» en el diccionario.

Entre los usos que hemos notado, el punto de vista ortodoxo es conocido comúnmente como «inspiración verbal» o «inerrancia verbal de los escritos originales». Cabe notar claramente que «inspiración verbal» es un término que se refiere a la extensión de la inspiración y no al modo. Ha habido malentendidos sobre este punto y algunos han tratado de atribuir al término «inspiración verbal» una teoría del modo de inspiración, conocida con el nombre de «dictado mecánico».

En la primavera de 1926, después que el Wheaton College hubo adoptado oficialmente la «inspiración verbal» como una parte de su plataforma doctrinal, algunos de los exalumnos se me acercaron con una objeción formal, por razón de que la inspiración verbal designara un modo mecánico de dictado. Yo contesté que tal no era el significado del término. «Verbal» quiere decir sencillamente que cada palabra es la Palabra de Dios y que cada palabra es verdad. Cuando adopté esta posición, el grupo abrió triunfalmente el diccionario oficial de Webster, edición de 1926, y leyó «… la inspiración verbal extiende la inspiración a cada palabra, que se sostiene haber sido dictada por el Espíritu Santo». Entonces cuando contesté que el diccionario estaba equivocado, parecía estar haciendo el ridículo.

Ahora bien, la C. y C. Merriam Company, editores del diccionario Webster, es una gran autoridad lexicográfica, que emplea a cientos de lectores en todo el mundo de habla inglesa, y que pone todo su empeño en publicar definiciones que reflejen correctamente el buen uso. No me desalenté en lo más mínimo, ni me desconcerté, sino que inmediatamente empecé a reunir datos. La evidencia era bastante abrumadora. Mostró que los únicos que atribuyen dictado mecánico a la «inspiración verbal» son los que rechazan la inspiración verbal, mientras que numerosas autoridades eruditas, defendiendo la inspiración verbal declaran explícitamente que en ella no está implicada ninguna teoría mecánica ni de dictado. «Verbal» se refiere a la extensión de la inspiración, no al modo. Presenté este material a los editores, y cuando la segunda edición apareció en 1934 la frase censurada fue omitida, y la definición que ahora se encuentra en el diccionario Webster no contiene este error.

Tengo que dar mi testimonio que este incidente aumentó mi confianza en la C. y C. Merriam Company. Sus definiciones se basan en la evidencia del uso, y la evidencia comprobó que «inspiración verbal» en buen uso no implica una teoría de dictado mecánico.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s