¿Qué es lo que debemos hacer?

Siguiendo la línea del post del Alberto que nos habla de lo que debemos decir (para verlo hagan click aquí) quise escribir algo acerca de lo que los cristianos deben hacer. ¿Podemos hacer todo lo que queramos?, ¿Si dejo de hacer algo que quiero estoy siendo cínico?, ¿Tengo doble estándar cuando dejo de hacer algo que yo pienso que no es pecado cuando hay alguien viéndome?

Quiero comenzar con un ejemplo. Yo bebo alcohol ocasionalmente, estoy seguro que no es ningún pecado hacerlo responsablemente, ¿debo hacerlo sin importar con quien estoy? ¿Qué pasa si una de las personas con las que estoy es o fue un alcohólico?, ¿Qué pasa si una de las personas con las que estamos cree que tomar si es un pecado?, ¿qué pasa con el testimonio?. Hay muchas preguntas como estas que podemos hacernos sobre todo cuando el mundo nos llama a “ser nosotros mismos”, a que no nos importe el qué dirán. Creo firmemente que cuidarnos de “el qué dirán” es lo que en la Biblia se llama “guardar el testimonio”.

Podemos ver la respuesta bíblica para esto en la primera epístola de Pablo a los corintios.

El conocido versículo de 1 Corintios 10:23 dice “Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica”. Aunque estemos seguros de que nuestro acto no es malo en si no siempre es lo que debemos hacer. Antes de hacer cualquier cosa debemos pensar si es algo que conviene. Ojo, el versículo no dice “no todo ME conviene”, no está hablando de uno mismo.

Cuando hacemos algo debemos pensar en los demás, debemos preguntarnos si es conveniente para ellos lo que yo voy a hacer. El versículo 24 nos dice: “Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.”

El trozo del texto termina diciendo “No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios; como también yo en todas las cosas agrado a todos, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos…”

La ética de nuestro actuar siempre debe estar con relación a Dios y al amor que debemos tener para con nuestro prójimo. Que Dios nos ayude a no ser piedra de tropiezo de nuestros hermanos.

Anuncios

3 comentarios

  1. Un tema muy interesante.Creo segun lo que leo en la Biblia, que estamos bajo la ley de libertad; es decir que todo me es lícito, y si quiero beberme una cerveza y fumarme un cigarillo no hay ningun pecado en esto. Pero la ley de libertad está limitada UNICAMENTE por la ley de amor a mi projimo. Sin embargo la ley de amor no se puede consignar en mandamientos de hombres, a lo estilo: “No beberás cerveza delante de recien convertidos para no chocarlos”. Hay que andar en el espiritu, y puede ser que precisamente hay situaciones en que es bueno beber una cerveza en vez de una coca cola (además es más saludable) en presencia de recien convertidos para destruir el concepto falso y la mentira que circula en muchos circulos evangélicos que Cristo nunca bebió vino (alcohol), y que nunca transformó agua en vino sino en zumo . Confundir Juan el Bautista que no bebia alcohol y Jesucristo que sí bebía alcohol tiene consecuencias graves. Es deslizarse de la gracia y volver a la ley. Por amor a la verdad y a los hermanos estamos tambien mandados a defender la libertad que Cristo nos dio y no dejar que hombres nos hagan una lista de cosas permitidas segun el parecer de ellos.Así que puedes glorificar a Dios bebiendo una cerveza para defender la liberrtad que nos ganó Cristo en la Cruz, y contristar al E.S. bebiendo coca-cola porque te sometes a mandamientos de hombres legalistas. “Andad en el espiritu, y no satisfagáis los deseos de la carne”. El deseo de la carne puede ser la embriaguez como la abstinencia, el desenfreno como el legalismo.

    Me gusta

  2. mal ejemplo cerveza y cigarrillo

    Me gusta

    • Alexis si no está de acuerdo, expliquenos el porqué con versos y ejemplos. Pero decir mal ejemplo cerveza y cigarillo no edifica a nadie, es solo emitir un juicio general sobre algo que a la verdad depende de la circunstancias.Porque entonces Jesucristo fue un mal ejemplo porque dice la Escritura: “Juan vino sin beber y sin comer… el Hijo del hombre vino bebiendo y comiendo y dicen que tiene demonio” Claro que los que decían esto eran los fariseos…Y todos los chilenos saben que el vino tiene 12 grados de alcohol y la cerveza 3…Es mal ejemplo beber un vaso de vino o una cerveza delante de un pentecostal o de uno que ha sido mal enseñado, o que sale del alcoholismo pero no hay cosa peor que mutilar la gracia para mantener una tradición legalistica. No hay que ofender a los debiles, pero tampoco hay que dejarlos juzgar lo que no han asimilado todavía, como dice Ro.XIV.

      Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s