La infalibilidad de la Escritura

inerrancia.jpg Seguimos en la teología de Vincent Cheung, aprendiendo acerca de la Palabra.

En un tiempo donde el término cristiano y evangélico es usado por muchos, quizás demasiados, Cheung nos muestra que el pensar que la Biblia puede contener errores, de cualquien ámbito (como lo hacen muchos de los “cristianos”), es negar totalmente la efectividad e inspiración de la Palabra.

“Dios es infalible y, ya que la Biblia es su Palabra, ella no puede contener ningún error” dice en su Sistemática.

La infalibilidad bíblica acompaña necesariamente a la inspiración y a la unidad de la Escritura. La Biblia no contiene error alguno; ella está correcta en todo lo que declara. Ya que Dios no miente ni se equivoca y que la Biblia es su Palabra se sigue que todo lo que en ella está escrito tiene que ser verdad. Jesús dijo, “y la Escritura no puede ser quebrantada” (Juan 10.35) y que “más fácil es que pasen el cielo y la tierra, que se frustre una tilde de la ley” (Lucas 16.17).

LA INFALIBILIDAD de la Escritura se refiere a una incapacidad para errar – la Biblia no puede errar. INERRANCIA, por otro lado, enfatiza que la Biblia no se equivoca. La primera hace alusión al potencial, mientras que la última se dirige al estado real de las cosas. Estrictamente hablando, infalibilidad es la Palabra más fuerte, ella acarrea necesariamente la inerrancia, sin embargo, a veces son intercambiables en el uso.

Es posible que alguien sea falible pero que produzca un texto que sea libre de error. Las personas que son capaces de cometer engaños, a pesar de todo, no se equivocan constantemente. Hay aquellos que rechazan la doctrina de la inerrancia pero al mismo tiempo desean afirmar la perfección de Dios y de la Biblia como su palabra, y como resultado, mantienen la imposible posición de que la Biblia es de veras infalible pero con errores. A veces, lo que ellos quieren decir es que la Biblia es infalible en un sentido, tal vez en lo que se relaciona a las cosas espirituales, mientras que contiene errores en otro sentido, tal vez en lo que toca a los acontecimientos históricos.

Las afirmaciones bíblicas sobre las cosas espirituales están inseparablemente unidas a las declaraciones bíblicas sobre la historia, de forma que es imposible afirmar una mientras rechaza a la otra. Por ejemplo nadie puede separar lo que la Escritura dice sobre la resurrección como un evento histórico y lo que ella dice sobre su significado espiritual. Si la resurrección no aconteció como dice la Biblia lo que ella dice sobre su significado espiritual no puede ser verdad.

El desafío para aquellos que rechazan la infalibilidad y la inerrancia bíblica es que ellos no tienen ningún principio epistemológico autorizado por el cual puedan juzgar una parte de la Escritura como cierta y la otra no. Ya que la Escritura es la única fuente objetiva de información a partir de la cual todo el sistema cristiano es construido, alguien que considere cualquier porción o aspecto de la Escritura como falible o con errores debe rechazar todo el cristianismo. Nuevamente, ese es el por qué cuando no hay un principio epistemológico más alto para juzgar una parte de la Escritura como cierta y otra como errada.

No se puede cuestionar o rechazar la autoridad última de un sistema de pensamiento y al mismo tiempo alegar lealtad a él, ya que la autoridad última en cualquier sistema define el sistema entero. Una vez que una persona cuestiona o rechaza la autoridad última de un sistema, él no es más un adepto de él, por el contrario, es alguien que adhiere al principio o autoridad por el cual él cuestiona o rechaza la autoridad última del sistema al cual acaba de dejar atrás. Tener otra autoridad que no sea la Biblia es rechazarla, ya que la propia Escritura reivindica su infalibilidad y supremacía. Alguien que rechaza la infalibilidad y la inerrancia bíblica asume la posición intelectual de un incrédulo y debe proseguir para defender y justificar su cosmovisión personal contra los argumentos de los creyentes a favor de la veracidad de la fe cristiana.

La confusión influye en el estado psicológico que prevalece en el medio teológico de hoy; luego, es mejor afirmar tanto la infalibilidad como la inerrancia bíblica y explicar lo que queremos decir con esos términos. Dios es infalible y, ya que la Biblia es su Palabra, ella no puede contener ningún error. Nosotros afirmamos que la Biblia es infalible en todo el sentido del término y, por lo tanto, ella también debe ser inerrante en todo el sentido del término. La Biblia no puede y no contiene errores, sea hablando de cosas espirituales, históricas o de cualquier otro tipo. Ella es correcta en todo lo que afirma.

9 comentarios

  1. Para la palabra del Dios Altísimo escrita se cumplen las dos palabras, la inerrancia y la infalibilidad porque es Dios mismo poniendo sus pensamientos en un manuscrito, inspirando a hombres que se equivocan, pero con lo que El deseó que se escribiera, ahí se muestra aún mas la fiabilidad de lo infalible que es Dios, que aún usando medios equívocos, cuando Dios los usó no se equivocaron ni erraron, porque fue el mismo Dios inspirando para que el hombre no se equivocara.

    Me gusta

  2. Estamos de acuerdo aunque yo no diría que Dios usó medios equívocos (significaría que Él se eligió los medios equivocados).

    Como complemente a este post puede ser leído El Modo de la Inspiración de la serie “La Revelación”

    Bendiciones

    Me gusta

  3. lo que quiero significar es que Dios usa al ser humano que se equivoca, pero cuando utiliza lo que Dios inspira no se equivoc

    Me gusta

    • No se que versión utilicen, pero pueden revisar 2 Reyes 24:8 y compararla con 2 Cronicas 36:9-10 y ver que contestarían a alguien que pregunte por la diferencia en la edad de Joaquin cuando comenzó a reinar. Se que es bastante irrelevante quizás la edad de este personaje para que la gente conozca a Cristo, pero si debemos estar preparados para responder a quien cuestione.

      Bendiciones,

      Me gusta

  4. No pude abrir el sitio; ¿nos podrías dar en pocas palabras la solución de los 18 o 8 años de aquel rey?

    Me gusta

  5. hola, leí atentamente lo que escribiste y me parece muy bueno, y debo añadir que la Biblia si contiene errores, y los que tiene se deben a mala transcripción del texto original y de las copias resultantes, pero a pesar de ello , la Bilbia es Inefable e inerrante. Por ejemplo David pregunta al respecto de dos edades distintas del rey Joaquín, ¿tenía 8 o 18 al comenzar a reinar?, lo más probable es que tuviera 18 ya que el verso 15 añade “a las mujeres del rey” dando a entender que eran sus concubinas, pero eso no afecta lo que Dios habló acerca de su propósito con el hombre, alguien dirá… ah, ves que la biblia contiene errores! .pero recordemos algo, Dios no inspiró copias, sino originales lo que nos lleva a pensar que aun a pesar de esas fallas, no invalida la inspiración o autoridad de la Escritura o que no sea confiable. Y respondiendo a lo último de tu exposición, si, es irrelevante que sean 8 o 18. No busquemos pintitas de otro color en un cuadro, su palabra es verdadera y nada más. Por último, podrían haberse omitido el libro de Reyes o el libro de Crónicas y así nadie jamás pensaría en un error de ese tipo, pero se mantuvieron en el canon del A.T. y eso nos demuestra además que Dios permitió que estuviera eso allí, dando certeza que Dios utiliza a vasos humanos para transmitir su divino mensaje y que aunque los hombres nos equivoquemos, El no.
    Espero haber respondido en algo a la pregunta de David, y gracias Marcelo por tu magnifica página.

    Me gusta

  6. Lo que dice Felipe es correcto, y hay que subrayar que nadie tiene los originales. Los originales desaparecieron, y solo tenemos copias de copias. Pero la fe sabe que Dios nos ha conservado copias fieles, y que el Textus Receptus y el masorético son las copias más fieles. En la traducción en español sabemos que la RV es la mejor, y todas estas copias contienen el texto original. Solo hay que compararlas y con la ayuda del Espiritu Santo encontramos siempre el sentido correcto del texto original. Yo no sé ni hebreo ni griego pero con las traducciones hechas durante la Reforma, no necesito saber esos idiomas. Suponiendo que supiera griego y hebreo, ¿creeís que podría traducir mejo que los hombres que Dios ha levantado par establecer el protestantismo? ¿ Creeis que traduciría mejor que un Casodorio de Reina o un Cipriano de Valera, o un Lutero, o un Tyndale? Hombres que arriesgaron su vida en ello ( Tyndale fue quemado vivo en la estaca). ¿Creeis que nuestros eruditosde hoy, sentados confortablemente en sus oficinas, son capaces de darnos una mejor traduccion que los escogidos de Dios, usados para propagar la Biblia en todo el mundo?. Yo no lo creo, ni creo en las copias más antiguas que descubren hoy en día. No creo que un Dios sabio guarde las copias buenas para los días de la Apostasía y diera las copias defectuosas para emprender el movimiento del “Sola Scriptura” hace 5 siglos…Cuestión de fe en un Dios que hace la Historia…

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s