La inspiración de la Escritura.

soplar.jpgSigo traduciendo la Teología Sistemática de Vincent Cheung, en su capítulo sobre la Biblia.

Esta vez es sobre la inspiración de las Escrituras, con un componente que yo nunca había pensado que es el que Dios inspiró a los autores al momento de escribir pero también fue quien guió la vida de todos ellos para que llegasen a ser lo que eran al momento de escribir.

“Dios no encontró las personas correctas para escribir la Escritura; Él hizo a las personas correctas para escribirla” dice, acertadamente, Cheung.

LA INSPIRACIÓN DE LA ESCRITURA

La Biblia es la revelación verbal o proposicional de Dios. Es Dios hablándonos. Es la voz de Dios mismo. La naturaleza misma de la Biblia indica que la comunicación verbal es la mejor manera de transmitir la revelación divina. Ningún otro modo de conocer a Dios es superior al estudio de la Escritura, ninguna otra fuente de información sobre Dios es más precisa, cuidadosa y completa.

El apóstol Pablo dice:

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra (2 Timoteo 3:16-17).

Todas las palabras de la Biblia fueron inspiradas por Dios. Todo lo que podemos llamar Escritura fue inspirado por Dios. Que la Escritura es “soplada por Dios” se refiere a su origen divino. Toda la Escritura procede de Dios; por lo tanto, podemos correctamente llamas a la Biblia como “la palabra de Dios”. Esta es la doctrina de la INSPIRACIÓN DIVINA.

El contenido de la Escritura consiste de todo el Antiguo y Nuevo Testamento, sesenta y seis documentos en total, funcionando como un todo orgánico. El apóstol Pedro da apoyo explícito a los escritos de Pablo, reconociendo su status de Escritura inspirada:

Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, 16 casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición (2 Pedro 3:15-16).

Pedro explica que los hombres que escribieron la Escritura fueron “inspirados por el Espíritu Santo”, para que ninguna parte de ella fuera “traída por voluntad humana” o por la “interpretación privada” del profeta (2 Pedro 1:20-21).

La Biblia es una revelación verbal exacta de Dios, a tal punto que Jesús dijo “Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido” (Mateo 5:18). Dios ejerció tal control sobre la producción de la Escritura que su contenido, en las mismas letras, es que Él deseaba poner escrito.

Esa elevada opinión de la inspiración escriturística no supone dictado. Dios no dictó su palabra a los profetas y apóstoles como un patrón dicta sus cartas a una secretaria. Al principio, alguien puede tender a pensar que el dictado sería la mas alta forma de inspiración, mas no lo es. Un patrón puede dictar sus palabras a la secretaria, pero él no puede tener control sobre los detalles diarios de su vida – sea en el pasado, presente o futuro – y tiene aun menos poder sobre sus pensamientos.

En contraste, la Biblia enseña que Dios ejerce control total y preciso sobre cada detalle de su creación, a tal punto que hasta los pensamientos de los hombres están bajo su control.

Eso es verdad con respecto a todo individuo, incluyendo los escritores bíblicos. Dios de una u otra forma ordenó, dirigió y controló las vidas y pensamientos de sus instrumentos escogidos que, cuando el tiempo llegó, sus personalidades y sus escenarios eran perfectamente adecuados para escribir aquellas porciones de la Escritura que Dios había designado para ellos:

Y Jehová le respondió: ¿Quién dio la boca al hombre? ¿o quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehová? 12 Ahora pues, ve, y yo estaré con tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar (Éxodo 4:11-12).

Vino, pues, palabra de Jehová a mí, diciendo: 5 Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones… 9 Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca (Jeremías 1:4-5,9).

Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; 12 pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo… 15 Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, 16 revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles, no consulté en seguida con carne y sangre (Gálatas 1:11-12, 15-16).

Entonces, cuando llegó el tiempo de escribir, el Espíritu de Dios supervisó el proceso para que el contenido de la Escritura fuese más allá de la inteligencia natural de los escritores pudiese concebir. El producto fue la revelación verbal de Dios, y ella fue literalmente lo que Él deseaba poner por escrito. Dios no encontró las personas correctas para escribir la Escritura; Él hizo a las personas correctas para escribirla, y entonces, supervisó el proceso de la escritura.

Por lo tanto, la inspiración de la Escritura no se refiere solamente a los tiempos en que el Espíritu Santo ejerció control especial sobre los escritores bíblicos, aunque esto haya acontecido realmente, más la preparación comenzó antes de la creación del mundo. La teoría del dictado, la que la Biblia no enseña, es, en comparación, una opinión inferior con respecto a la de la inspiración, atribuyendo a Dios un control menor sobre el proceso.

Ese punto de vista acerca de la inspiración explica el supuesto “elemento humano” evidente en la Escritura. Los documentos bíblicos reflejan varios escenarios sociales, económicos e intelectuales de los autores, sus diferentes posibilidades, y sus vocabularios y estilos literarios singulares. Este fenómeno es lo que se podría esperar, dado el punto de vista bíblico sobre la inspiración, en el cual Dios ejerció control total sobre la vida de los escritores y no sólo en el proceso de la escritura. El “elemento humano” de la Escritura, por lo tanto, no perjudica la doctrina de la inspiración sino es consistente con ella y, por ella misma, explicado.

6 comentarios

  1. la explicacion que acabo de recibir sobre la inspiracion de las escrituras es excelente felicito al hno. que proporciono esta informacion.
    me ha servido de gran ayuda y no dudo que esta muy claro para quien quiera saber hacerca de esta importante doctrina.
    bendiciones!!!!!!!
    desde El Salvador

    Me gusta

  2. DIOS LES BENDIGA A TODOS esta pagina es muy buena.soy de la iglesia de los trabajadores en republica dominicana, santo domingo.

    Me gusta

  3. Muchas gracias

    Bendiciones

    Me gusta

    • Es muy edificante lo que se dice aqui, y pienso que esto se debe extender más alla que a la epoca de los apostoles. En efecto estoy tambien convencido que las traducciones que tenemos de la Reforma protestante, como la de Lutero para los alemanes, Tyndale y tambien la KJV para los ingleses, Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera son las traducciones que Dios ha querido que tuvieramos. Hoy aparecen montones de nuevas traducciones basadas sobre copias más antiguas segun dicen. (Una copia más antigua no es obligatoriamente más segura). Pero el hecho es que los hombres que tradujeron la Biblia en los siglos XVI y XVII eran hombres que arriesgaron su vida por amor a la Palabra y al pueblo de Dios. No unos eruditos que buscan comercializar su producción o ecumenicos al servicio del papado como hoy en día.Dios es un Dios que hace la Historia, y está muy pendiente que sus elegidos tengan acceso a su Palabra en todos los idiomas de las naciones.Asi que creo que es igual leer y comparar todas las revisiones de la RV a poder leer el Textus Receptus en griego.

      Me gusta

  4. Buen trabajo hermano Marcelo, le felicito.
    Hermana Sarai, me gustaría poder comunicarme con usted pues hace mucho tiempo tuve el gusto de concer a un muy buen amigo de Dominicana, su nombre Felix Cruz, el estudio conmigo en el Instituto Politecnico Nacional una maestria sobre desarrollo urbano regional, sin embargo perdi su huella y me gustaría volverlo a contactar, sé que Dios obre milagros, mi direcció es jlescalante_mx@hotmail.com
    Muchas gracias bendiciones.

    Me gusta

  5. que dios bediga al mundo gracias a estas pagina yo he refleccionado mucho y solo dios sabes cuando a un ser le llega su hora espero conocerlo pronto y k dios lo proteje y lo llene de salud,esperanza,sabiduria ect k dios lo proteja amen k asi sea att anyelina

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s