La Fe en Hebreos 11 (I)

Hebreos 11.6 nos dice que “sin fe es imposible agradar a Dios.” Nos damos cuenta entonces que la diferencia entre quien agrada a Dios y quien no le agrada es la fe de ambas personas.

¿Qué entendemos por fe? Muchos diran que fe es mero hecho de creer pero W. Gary Crampton en su artículo “La Fe en Hebreos 11″ nos enseña qué es lo que la Palabra dice sobre la fe.

Traduje este artículo que encontré en el sitio de la Trinity Foundation y lo postearé en dos partes. Dios bendiga su lectura.

Dos definiciones de “Fe”

La palabra “fe” (pistis), como se encuentra en el Nuevo Testamento, se usa tanto subjetiva como objetivamente. El uso subjetivo se relaciona con el acto de creer, como lo encontramos en pasajes como Romanos 1.16-17 y 10.17. Ahí encontramos que lo que los Estándares de Westminster llaman “fe salvadora.”[1] De acuerdo al Catecismo Menor (P.86), “La fe en Jesucristo es una gracia salvadora por la cual recibimos a Cristo como nos es  ofre­cido en el Evangelio, y confiamos solamente en él para la salud.”

El uso objetivo, por otro lado, se relaciona con lo que es creído. Este último sentido es usado frecuentemente en el Nuevo Testamento como la fe. De acuerdo a Gordon Clark, en el sentido objetivo, la fe “es el contenido doctrinal del cristianismo.”[2] Por ejemplo, en Judas 3 leemos que nosotros estamos para “contender ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.” En 1 Timoteo 6.12 Pablo exhorta a Timoteo a “pelear la buena batalla de la fe.” Antes, en la misma epístola, Pablo escribió “que algunos han rechazado y naufragaron en lo que toca a la fe” (1.19). Este uso objetivo es usado poderosamente en Gálatas 3.23 & 25, donde Jesús mismo, o su institución de la época del Nuevo Testamento, es llamado la fe. En cada uno de estos versículos, la fe a la que se refiere no es el acto subjetivo de creer la veracidad de la Palabra de Dios; sino que es la misma Palabra. Funciona como una metonimia, esta es “el contenido doctrinal del Cristianismo”, o aquello que es creído. En el sentido objetivo, la fe son las proposiciones reveladas por Dios en la Escritura.

Fe y creencia son lo mismo

En el Nuevo Testamento hay sólo una palabra para creencia y Fe, pistis, y su forma verbal pistein, creer. No hay una palabra diferente para fe y quellos que dicen que fe es algo diferente o superior a creer no tienen soporte en la Escritura. Gordon Clark comentó que los traductores de la Biblia podrían haber evitado mucha confusión si ellos no hubieran usado la palabra “fe” que viene del latín y hubieran usado simplemente “creer” y “creencia” en toda la Biblia, como los escritores del Nuevo Testamento usaron pistis y pistein en toda la Biblia en griego.[3]

¿Cómo se relacionan la fe objetiva y la subjetiva?

Debemos distinguir entre la fe subjetiva del creyente (esto es, su acto mental de creer) y la fe objetiva de la Palabra de Dios (“la fe”). Pero nunca debemos separar la salvadora fe subjetiva de “la fe (objetiva)” que es creída. La razón es que la fe que salva siempre cree “el contenido doctrinal del Cristianismo”. Es este contenido doctrinal, lo creído, lo que hace salvadora a la fe salvadora. En las palabras de Hebreos 4.2, es esencial que la verdad del cristianismo sea “acompañada de fe” en aquellos que oyeron para que sean salvos. La Confesión de Fe de Westminster (14.2) lo dice de esta manera:

Por esta fe [salvadora], un cristiano cree que es verdadera cualquier cosa revelada en la Palabra, porque la autoridad de Dios mismo habla en ella; y esta fe actúa de manera diferente sobre aquello que contiene cada pasaje en particular; produciendo obediencia hacia los mandamientos, temblor ante las amenazas, y abrazando las promesas de Dios para esta vida y para la que ha de venir. Pero los principales hechos de la fe salvadora son: aceptar, recibir y descansar sólo en Cristo para la justificación, santificación y vida eterna, por virtud del pacto de gracia.

En ninguna parte de la escritura se encuentra más claramente que en Hebreos 11, un capítulo sobre los “héroes de la fe” del Antiguo Testamento. Las palabras que abren el capítulo confirman esto: “Es, pues, la fe la certeza [hupostasis]   de lo que se espera, la convicción [elenchos] de lo que no se ve.” Como John Owen afirmó, esta declaración no puede ser hecha simplemente en consideración con nuestra creencia subjetiva. Esto es, nuestra creencia subjetiva no es sólo “la certeza de lo que se espera,” aunque la fe salvadora es la convicción de las cosas que no se ven[4].

La Palabra de Dios (ver Hebreos 1.3) es la verdad del Dios trino (Juan 17.17; Lucas 1.1-4; Proverbios 22.17-21); la Palabra es el Dios Hijo (Juan 1, Salmos 31.5; Juan 14.6; 1 Juan 5.6). El presbiteriano J. Oliver Buswell indicó: “El sistema de doctrina al cual adherimos, la verdad que se centra en nuestro Señor Jesucristo, es la sustancia y evidencia de todas las promesas graciosas de Dios en referencia a las cosas no vistas que se realizarán escatológicamente en la vida futura.”[5] El teólogo luterano R. C. H. Lenski escribió: “La Fe [Subjectiva] nunca es su propia base… la fe descansa en algo fuera de ella y no en ella misma… Evidencia, prueba, etc., es el contenido objetivo de la Palabra [de Dios], el fondo, base, el poder productivo de la fe.”[6] Habacuc 2.2-4 es un poderoso ejemplo de esta enseñanza, ahí leemos que la doctrina de “salvación sólo por fe” (versículo 4) está fundada sobre la certeza y la verdad de la Palabra de Dios (versículos 2-3).

Por eso, concluye Owen, la única forma que Hebreos 11.1 puede aplicarse al acto de fe subjetiva es si esa “fe se mescla e incorpora con la Palabra de promesa.”[7] Esto es, para decirlo más claramente, sólo cuando la fe cree en las proposiciones de la Escritura es Fe salvadora, “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” Jonathan Edwars estaba de acuerdo. De acuerdo a Edward, los santos de Hebreos 11 pusieron su fe, esto es, su “esperanza” (esperanza, como confianza, es creer una proposición o varias de ellas en una oración en futuro) en las promesas de Dios en Cristo: “Esperanza es nuestro consentimiento y confianza en la verdad de Dios y la suficiencia como  lo que concierne a nuestra felicidad futura.”[8] Y nuevamente: “Buscar a Dios en la Escritura comúnmente implica creer en Dios o en el ejercicio de la verdadera fe.”[9] Comentando Hebreos 11.1-2 Matthew Henry escribió: la fe salvadora “Es una firme persuasión y expectativa de que Dios cumplirá todo lo que nos ha prometido en Cristo… Es la plena demostración de todo lo revelado por Dios como santo, justo y bueno.”[10]

Esto es precisamente lo que el autor de Hebreos enseña en 11.13. Fue “lo prometido” que ellos “creyeron” lo que volvió a estos santos del Antiguo Testamento agradables a Dios. Esto está mucho más en la línea con lo que el autor dijo antes en 10.23: “Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.”


[1] Ver el capítulo 14 de la Confesión de Fe de Westminster, “De la Fe Salvadora”

[2] Gordon H. Clark, The Pastoral Epistles  (The Trinity Foundation, 1983), 190

[3] See Gordon Clark’s What Is Saving Faith?  The Trinity Foundation, 2004.

[4] John Owen, The Epistle to the Hebrews,  VII:11

[5] J. Oliver Buswell, Jr., A Systematic Theology of the Christian Religion,  2:185.

[6] R.C.H. Lenski, The Interpretation of the Epistle to the Hebrews  and the Epistle of James, 375-376.

[7] Owen, The Epistle to the Hebrews, VII:9

[8] The Works of Jonathan Edwards,  II:809-810; see also John H.  Gerstner, The Rational Biblical Theology of Jonathan Edwards,  I:330-331, 378ff.

[9] Cited in Gerstner, Rational Biblical Theology, I:387

[10] Matthew Henry, Commentary on the Whole Bible, VI:938

About these ads

10 comentarios

  1. Muy buen post, esperamos la segunda parte
    Dios te bendice
    Saludos

    Me gusta

  2. [...] esta parte Crampton nos ayuda a aplicar las definiciones de fe que vimos en la primera parte al leer el texto de Hebreos 11 y así poder entender el pensamiento y la enseñanza del autor de la [...]

    Me gusta

  3. HOLA HERMANOS QUE ME UNA PROMESA DE DIOS CUMPLIRA TODAS SUS PROMEASA SACADA DEL NUEVO TESTAMENTO

    Me gusta

  4. Dios los bendiga para tener una fe solida se nesesita tener un conocimiento profundo de Dios para de esta manera no fallecer en los momentos dificiles y saber que Dios siempre cumplira sus promesas

    Me gusta

    • Hola Pablo, tienes razón. La fe es aceptar lo que la Biblia dice y para poder aceptarla debemos conocerla. Este conocimiento ciertamente nos ayudará a enfrentar las situaciones difíciles de nuestra vida.

      Dios te bendiga

      Me gusta

  5. Solo me queda compartir una reflexión sobre este hermoso tema qur añade valor a la definición y al concepto de fe. Al recordar el gran trono blanco de Apocalipsis (21:11-16); encuentro que nuestro anelo por concretar la verdad a travéz del regresoo de Cristo; habiendo sido fieles a la palabra sustentadora y substancia d nuetra fe; resulta no ser suficiente para enfrentar con gracia y seguridad el juicio del Rey; cualesquiera que sean nuestras circunntancias actuales;, debemos hobrar (actuar) conforme a su palabra y evitando transgresiones;pues serán nuestras obras. Romanos 2:-10 nos enseña que serán las obras la base del juicio de los condenados a perdició eterna. Sus obras pecaminosas demestran que es culpable y que merece el castigo. No obremos pues hermanos pecaminosamente, que nuestra fe sea verdadera y que cada una de las cosas que hagamos este concebida bajo el deseo de actuar conforme a la Palabra de Dios.

    Me gusta

  6. Ricardo, gracias por compartir tu reflexión. Tienes razón, las obras condenan al hombre. Pero los que hemos creído tenemos la seguridad que la condena por nuestras malas obras ya fue cumplida en la cruz. Y ahora, por medio de la fe, Dios mira en nosotros las obras de Cristo. Hemos sido justificados por gracia! Eso debe traer alegría y esperanza a nuestros corazones. Eso también debe hacernos arrepentirnos verdaderamente de nuestros pecados, no pensando en una posible condenación sino pensando en agradar a Dios como una forma de agradecer lo que Él nos ha dado.

    Me gusta

  7. Se han dado cuenta que en Hebreos 11 la fe no recibe algo egoísta, como lo escuchamos hoy por todas partes com definición de fe? Los héroes de la fe estuvieron dispuestos a dar aunque murieron y no recibieron lo prometido. . . . C. H. Spurgeon dijo que fe es: Conocer, Creer y Confiar, y todo eso se aplica a Cristo, en quien poniendo nuestra fe: Conocer, Creer y Confiar, tenemos la vida eterna. Dios los bendiga.

    Me gusta

  8. muy buen articulo. La fe salvadora cree automaticamente que la Biblia es la Palabra infalible de Dios y capacita para entenderla. Pero su esencia es la revelación personal de la persona de Jesus como Dios-hombre. Todos nacimos arminianos dijo acertadamente Spurgeon, y muchos no mueren calvinistas, pero son salvos a pesar de ello. Un teólogo calvinista excelente no es más salvo, que una niña que no sabe nada de la doctrina de la gracia. Ambos son salvos porque Jesús les fue revelado como su todo, aunque uno sabe un poco de lo que significa ese todo, y la otra casí nada.

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.568 seguidores